Cómo reducir los gases de efecto invernadero de tu coche

Gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático global, se emiten en gran parte por la combustión de combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas natural. La mayor parte de las emisiones de los combustibles fósiles proceden de las centrales eléctricas, pero el segundo lugar lo ocupa el transporte. Además de dióxido de carbono, los vehículos de motor liberan contaminación por partículas, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos y compuestos orgánicos volátiles.

Quizá ya hayas ajustado muchos aspectos de tu estilo de vida para reducir tu huella de carbono, como instalar luces LED, bajar el termostato y comer menos carne. Sin embargo, en la entrada de tu casa hay una prueba evidente de una fuente de gases de efecto invernadero de la que no has podido deshacerte: tu coche. Para muchos de nosotros, especialmente en las zonas rurales, ir en bicicleta o caminando al colegio y al trabajo puede no ser una opción, y el transporte público puede simplemente no estar disponible. No te preocupes; aún puedes tomar medidas para reducir la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero que produces al conducir.

Economía de combustible frente a emisiones

En general, suponemos que un vehículo con mayor consumo de combustible también emitirá menos emisiones nocivas, incluidos los gases de efecto invernadero. La correlación suele ser cierta, con algunas salvedades. Los vehículos de hace décadas se construyeron bajo una normativa de emisiones mucho más relajada y pueden ser prodigiosos productores de contaminación a pesar de tener una sed de combustible relativamente modesta. Del mismo modo, puede que consigas 80 millas por galón en ese viejo scooter de dos tiempos, pero ese humo contendrá contaminantes mucho más dañinos, gran parte de ellos procedentes de la gasolina parcialmente quemada. Y luego están los coches con sistemas de control de emisiones que liberan cantidades ilegales de contaminación, como los señalados con el dedo durante el infame escándalo de los motores diésel pequeños de Volkswagen.

El punto de partida obvio para reducir las emisiones, por supuesto, es elegir un vehículo moderno con el mejor ahorro de combustible posible. Los modelos pueden compararse con una herramienta web útil elaborada por el Departamento de Energía de EE.UU. (DOE). Sé realista sobre tus necesidades: ¿cuántas veces al año vas a necesitar realmente una camioneta, un vehículo deportivo o un monovolumen? Las prestaciones son otro factor de ahorro de combustible, pero si realmente quieres un coche más deportivo, opta por un modelo de cuatro cilindros con turbocompresor en lugar de un coche más grande de seis u ocho (¡o doce!) cilindros. El turbo entra en acción cuando se le pide, y los cuatro cilindros, más frugales, hacen el trabajo el resto del tiempo.

Manual vs. Automático

No hace mucho tiempo, las transmisiones manuales proporcionaban un mayor ahorro de combustible que las automáticas. Era una buena excusa para aquellos a los que les gusta remar sus propias marchas, pero las transmisiones automáticas modernas, que ahora tienen 5, 6 e incluso más marchas, proporcionan un mejor kilometraje. Las transmisiones variables continuas (CVT) son incluso mejores a la hora de mantener las revoluciones del motor a la velocidad adecuada, superando incluso a los más hábiles entusiastas del cambio de marchas.

Coche antiguo, coche nuevo

Los coches más antiguos se diseñaron y construyeron en el contexto de una normativa de emisiones mucho menos restrictiva que la actual. Se hicieron muchas mejoras en la década de 1960, con el desarrollo del convertidor catalítico y la inyección de combustible, pero no fue hasta la subida de los precios de la gasolina en la década de 1970 cuando se lograron verdaderos avances en la eficiencia del combustible. Las enmiendas a la Ley de Aire Limpio mejoraron gradualmente las emisiones de los coches a partir de 1990, con importantes avances en 2004 y 2010. Por lo general, un coche más reciente tendrá una mejor tecnología para reducir las emisiones, como la inyección electrónica directa de combustible, unidades de control electrónico más inteligentes, un menor coeficiente de arrastre y transmisiones mejoradas.

Mantenimiento

Probablemente hayas oído esto antes: simplemente mantener los neumáticos inflados al nivel adecuado te ahorrará costes de combustible. Los neumáticos mal inflados te costarán hasta un 3% en costes de combustible, según el DOE. Mantener la presión adecuada también mejorará tu distancia de frenado, reducirá los riesgos de derrape, vuelco y reventón. Comprueba la presión adecuada en una pegatina situada en el hueco de la puerta del conductor; no te guíes por el valor de la presión impreso en el lateral del neumático.

Sustituye el filtro de aire del motor en el intervalo especificado en el manual del propietario, o con más frecuencia si conduces en condiciones especialmente polvorientas. Cuanto más sucio esté el filtro de aire, más combustible consumirás.

No ignores las luces de comprobación del motor encendidas, incluso cuando te parezca que el coche funciona con normalidad. A menudo el sistema de control de emisiones tiene un fallo, lo que significa que estás contaminando más de lo habitual. Lleva el coche a tu mecánico para que haga un diagnóstico adecuado, puede ahorrarte daños más caros más adelante.

Modificaciones del coche

Las modificaciones de rendimiento posteriores al mercado abundan en algunos tipos de coches: tubos de escape más ruidosos, tomas de aire modificadas, inyección de combustible reprogramada. Todas esas características aumentan las necesidades de combustible de tu motor, así que deshazte de ellas o, mejor aún, no las instales en primer lugar. Los neumáticos más grandes y los elevadores de la suspensión también deben desaparecer. Los portaequipajes y las cajas de carga deben guardarse cuando no se utilicen, ya que afectan gravemente al ahorro de combustible, especialmente en los coches pequeños. Vacía también el maletero de tu coche, ya que se necesita más combustible para llevar esa bolsa de golf que nunca tienes tiempo de sacar, o esas cajas de libros que quieres dejar en la tienda de segunda mano.

¿Cuál es tu estilo de conducción?

El comportamiento al volante es otro aspecto en el que puedes marcar una gran diferencia en tus emisiones y en el uso de combustible sin gastar dinero. Disminuye la velocidad: según la AAA, ir a 100 km/h en lugar de a 110 km/h en un trayecto de 32 km te ahorrará una media de 1,3 litros durante la semana de trabajo. Acelera y detente con suavidad, y desplázate por la costa mientras puedas. Mantén las ventanillas subidas para reducir la resistencia; incluso el funcionamiento del aire acondicionado requiere menos energía. Dejar el coche al ralentí por la mañana es innecesario, consume combustible y produce emisiones inútiles. En su lugar, calienta suavemente el motor acelerando suavemente y manteniendo una velocidad baja hasta que el coche alcance su temperatura de funcionamiento.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad