Consumo responsable en navidad

Consumo responsable en navidad: 10 opciones sostenibles

Gusten o no las tradiciones, lo cierto es que las fiestas de Navidad son una buena excusa para pasar más tiempo con la familia y los amigos, y para organizar planes, cenas y juegos que, como el “amigo invisible”, nos permiten hacer regalos a compañeros del trabajo o personas con quienes normalmente no tenemos estos detalles. La otra cara de la moneda -y motivo por el que mucha gente dice detestar este periodo- es el extremo consumismo en torno a estas fiestas, y su consecuente impacto sobre el medio ambiente. Pero la buena noticia es que podemos hacer un consumo responsable en Navidad.

Sin embargo, la cada vez mayor sensibilización en la ciudadanía acerca de problemas ambientales causados por el hombre -como el cambio climático o la contaminación y degradación de los ecosistemas- ha impulsado la puesta en el mercado de iniciativas sostenibles, alternativas de regalos y planes más respetuosos con el planeta y en línea con la economía circular.

Como no podemos enumerarlas todas -afortunadamente, la cifra de iniciativas sostenibles navideñas es exponencial- os listamos diez opciones que pueden servir para hacer de estas fiestas unas más sostenibles.

  1. Cosmética sostenible

Desde el maquillaje vegano -no testeado en animales- a los jabones naturales y libres de aceite de palma… Ya sea por presión de la demanda o por oportunidad de negocio, el sector de la cosmética se ha transformado y cada vez nacen nuevos negocios bajo la promesa de no comercializar productos que contienen aceite de palma, pues el cultivo de la palma aceitera ha significado importantes pérdidas de masa forestal, sobre todo en lugares como Borneo (Indonesia), donde la quema masiva de bosques para la plantación de palma aceitera ha reducido de forma considerable las poblaciones de orangutanes, tras sufrir la destrucción de su hábitat.

  1. Perfumería

En este ámbito son destacables iniciativas como, por ejemplo, “El jardín de las lilas”, un pequeño negocio a manos de una mujer emprendedora que abandonó su trabajo para dedicarse a la perfumería ecológica. Ella misma recoge las flores con que fabrica sus perfumes, los cuales vende por internet.

  1. Alimentos agroecológicos

Desde la botella de vino que se suele llevar como invitado a una cena, al festín que se cocina en casa cuando toca ser el anfitrión o anfitriona del convite, hay distintas formas de, activamente, hacer que las comidas navideñas sean sostenibles. La apuesta para ello, como se repite año tras año, está en los alimentos agroecológicos, de temporada y de producción local. Hacer la compra en puntos de venta a granel, de forma que se reduzca al mínimo cantidad de bolsas y envoltorios innecesarios, también puede ayudar a hacer las fiestas más “verdes”.

  1. Cerveza que combate la pobreza energética

Un plan recurrente para celebrar con amigos las vacaciones de invierno es salir a tomar unas cervezas. Este diciembre existe la opción de hacerlo y, de paso, recortar la factura de la luz. El último proyecto de la Asociación de Ciencias Ambientales -conocida entre otras de sus funciones por ser quien elabora los informes sobre pobreza energética en España- ha llevado Puntos de Información al Consumidor Energético (PICE) temporales a los bares de ‘La Virgen’, la cervecera madrileña. A través de los llamados “grifos solidarios”, los consumidores pueden ahora disfrutar de una cerveza al tiempo que se informan, de la mano de los expertos técnicos de ACA, sobre cómo rebajar su consumo energético, ajustar su tarifa como mejor convenga y, en definitiva, reducir el gasto (económico y ecológico) eléctrico de su hogar.

  1. Mobiliario y artículos de decoración ecológicos

Los elementos de decoración del hogar dan pie a multitud de opciones sostenibles. Empezando por el “DIY” (Do It Yourself) o la fabricación casera de muebles con materiales de artículos en desuso como, por ejemplo, emplear palets como asientos o mesas, botellas de vidrio para sujetar velas, o bombillas como vasos de cóctel o como floreros… La cuestión aquí es dar rienda suelta a la creatividad de cada uno y otorgar nuevas oportunidades a los objetos que considerábamos obsoletos. Y, si uno no se siente con la imaginación o el tiempo suficiente para hacer manualidades, hay marcas, como ECOdECO, que se han especializado en la venta de muebles y artículos de decoración sostenibles, a partir de materiales ecológicos y/o reciclados.

  1. Ropa reciclada, de segunda mano o “upcycling”

De  moda sostenible ya hemos hablado en anteriores ocasiones, pero siempre quedan historias de proyectos interesantes en el tintero. Uno de ellos es “I Owe You Project”, una plataforma online en la que uno puede adquirir prendas y conocer el recorrido de las mismas, así como la historia de la persona que la ha diseñado, de los artesanos y de los intermediarios. Es una buena forma de concienciarse sobre el impacto social que tiene la moda, y de apoyar iniciativas de comercio justo y ecológico.

  1. Calcetines ecológicos

Colgar los calcetines de la chimenea para rellenarlos con caramelos y pequeños regalos puede, de entrada, parecer una “americanada”, pero es una tradición exportada ya a muchos otros países del mundo. Los calcetines son, además, un regalo muy útil, sobre todo en invierno, cuando más se agradece tener los pies calentitos. Una iniciativa danesa, SOLOSOCKS, decidió romper con el emparejamiento clásico de los calcetines y venderlos de cinco en cinco o de siete en siete. En su modelo de calcetines dispares, todos los de un mismo pack combinan, pero no hay dos iguales. Alegan que, de esta forma, se ahorra uno el tiempo que normalmente invierte en buscar ese calcetín que parece haberse comido la lavadora, y se evita también el tener que desechar un calcetín por no haber logrado encontrar su pareja. Por otra parte, los calcetines que diseña, fabrica y vende esta firma son sostenibles, hechos con algodón orgánico y tinta ecológica.

  1. Relojes que reforestan

Dos jóvenes empresarios españoles, que son además hermanos, pusieron en marcha hace cerca de tres años una tienda online de relojes y gorras de madera FSC con la que pretenden reforestar el Amazonas. Con cada compra de un producto de ONE OAK, la firma se encarga de plantar el equivalente a 500 kg de madera autóctona en la selva amazónica. También tienen campañas en España, donde han trabajado junto a la oenegé Trees4Humanity para plantar castaños, hayas y nogales en Galicia y también en la comunidad de Madrid. En el marco de estas campañas, las personas que compran un reloj o una gorra reciben por email una foto de su árbol plantado, bautizado con el nombre que el cliente ha elegido para el mismo y, pasado un tiempo, se les envía una segunda foto cuando la planta ya está algo crecida.

  1. Turismo gastroecológico

Pero siempre están los que prefieren que en Navidad les regalen -y regalar- experiencias antes que recibir objetos que, saben, terminarán acumulando en sus trasteros. Un viaje puede ser una opción tentadora para estas personas y, para hacerlo sostenible, proponemos optar por transportes de cercanía, así como planear actividades que sean respetuosas con el medio ambiente. Una tendencia en este sector del ecoturismo es la gastronomía ecológica. En este sentido, una plataforma online, ECOVAMOS, reúne en su catálogo las posibilidades de viajar de forma sostenible, con comentarios, valoraciones, rankings, etcétera. Es una suerte de TripAdvisor o ElTenedor para los más sensibilizados con la conservación ambiental.

  1. Salidas a la naturaleza

Y ¿qué hay más adecuado para los sensibilizados con la protección del entorno natural que pasar tiempo en el mismo? Llevar las reuniones familiares o de amigos al campo, pernoctar en una casa rural, avistar aves, dar paseos en bicicleta… las opciones son numerosas y en el medio ambiente hay espacio para todos. Sólo hace falta ropa de abrigo, buena compañía y respeto por la naturaleza.

No Comments