Cómo evitar el cambio climático

Cómo evitar el cambio climático

¿Qué entendemos por Cambio Climático?

El Cambio Climático es un cambio en los resultados estadísticos de los patrones meteorológicos durante un período de tiempo muy largo (que puede abarcar desde décadas a millones de años).

Puede aludir a un cambio promedio en la variación temporal meteorológica o en las condiciones meteorológicas resultantes a largo plazo (por ejemplo, que se produzca un mayor o menor número de fenómenos meteorológicos extremos).

Sus causas pueden ser de naturaleza diversa: variaciones en el grado de radiación solar recibida por la tierra, cambios en la estructura de la placa tectónica, erupciones de volcanes y también el grado y tipo de actividad humana influyen en el calentamiento global.

En los últimos años hemos visto cómo las palabras “cambio climático” han acaparado titulares y se han ido haciendo un hueco considerable en la agenda pública. Hay quienes -desde el mundo empresarial, el político, la sociedad civil…- ya se han sumado al compromiso para combatir este fenómeno. Otros, en cambio, todavía contemplan la lucha con algo de escepticismo, al considerar que se trata tan sólo de “una moda pasajera”. Es cierto, el cambio climático es tendencia, pero no es para menos.

¿Por qué es importante el cambio climático? 

Parece que es algo lejano, pero la realidad es que los efectos del calentamiento global ya son palpables, sobre todo en el círculo polar Ártico -que se calienta el doble de rápido que el resto de la Tierra- pero también, en menor medida, son notables en otras áreas del planeta. Estos impactos incluyen, entre otros:

  • La pérdida de especies. WWF calcula que más de la mitad de las especies de las zonas más biodiversas del planeta -como son el Amazonas o las Galápagos- podrán desaparecer a finales de este siglo como consecuencia del cambio climático.
  • El aumento del nivel del mar y de la probabilidad de inundaciones como resultado.
  • Las sequías cada vez más largas y pronunciadas
  • El aumento en la intensidad y frecuencia de huracanes y otras catástrofes naturales
  • La reducción en la productividad laboral por condiciones cada vez más duras debido a las temperaturas extremas (especialmente en el sudeste asiático, según un informe del Instituto Internacional de Salud Global, de la Universidad de las Naciones Unidas). Se estima que esta bajada en productividad podrá costarle a la economía global más de 1.800 millones de euros de aquí al 2030.
  • Los desplazamientos forzosos de personas que tienen y tendrán que abandonar su hogar como consecuencia -directa o indirecta- de alguna de las anteriores razones (refugiados climáticos)

Consecuencias del cambio climático en la naturaleza

Cómo afecta el cambio climático a las especies

El aumento de la temperatura media del planeta, a consecuencia de la acción humana mediante la emisión de gases de efecto invernadero, está incidiendo sobre  la salud de los ecosistemas de diversas formas.

Un ejemplo de ello es la migración de las aves. En España, sin ir más lejos, vemos como cada vez más cigüeñas se asientan durante períodos más largos, incluyendo a veces los inviernos. Así, muchos ejemplares han dejado de emprender sus tradicionales viajes a África, o al menos acortan las estancias, porque aquí encuentran temperaturas cada vez más cálidas (y comida en los vertederos).

El sedentarismo inesperado de algunas aves, del mismo modo a como sucede con las especies “invasoras”, puede afectar a toda la cadena trófica, poniendo en jaque al ecosistema en su conjunto e incidiendo por tanto en la seguridad alimentaria de nuestra especie.

Aumento del nivel del mar

Oímos hablar del aumento del nivel del mar pero, ¿por qué sucede exactamente? Una de las causas de este fenómeno -quizás la más obvia- es el proceso de deshielo del “aire acondicionado” de la Tierra: principalmente los territorios de Groenlandia y la Antártida Occidental. Además, la formación de lagos en la superficie de esta capa helada acelera el proceso, pues la filtración de este agua dulce actúa como lubricante para las corrientes de hielo y hace que se deslicen más rápido hacia el mar.

Al mismo tiempo, los glaciares y casquetes polares se derriten y, al contrario a como ha sucedido históricamente tras los veranos, el hielo ya no vuelve a su forma habitual. El calentamiento global hace que los inviernos se retrasen y que las primaveras se adelanten, por lo que el hielo no termina de recuperarse por completo. Por otra parte, y este es un factor intrínseco a la naturaleza del agua, el aumento en la temperatura del agua provoca que ésta se dilate y que, como resultado, los océanos ocupen más espacio.

Sequías más largas, lluvias destructivas y suicidios de agricultores

Un reciente estudio publicado por el Centro Helmholtz para la Investigación del Medioambiente (UFZ) de Alemania reveló que, sólo en Europa, la extensión de “regiones secas” podría aumentar hasta el 26 % si la temperatura media sube 3 grados centígrados durante los próximos 80 años.

La sequía, que deriva en problemas como hambruna y desnutrición por falta de cosecha, podrá llevar a hasta 700 millones de personas a abandonar sus hogares antes del 2030, según los escenarios que contempla la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Cuando sí llueve, además, las precipitaciones pueden ser mucho más destructivas y acabar con las cosechas de los agricultores. En la India, por ejemplo, las oleadas masivas de suicidios de granjeros han sido relacionada con el cambio climático y sus efectos sobre sus producciones agrícolas. Un estudio de la Universidad de California concluyó que por cada grado que aumenta la temperatura por encima de los 20 grados se dan 67 suicidios más en el país asiático.

 

Desde la Cumbre del Clima COP 21 celebrada París en 2015 nadie duda de que el cambio climático existe, que es de carácter antropogénico (provocado por la acción humana) y que es urgente combatirlo. Sus efectos nos afectan a todos y en todos los lugares del mundo. Por tanto, es deber de todos, gobiernos, administraciones locales, organismos internacionales, empresas, ONG y ciudadanos pasar a la acción. Te explicamos cómo evitar el cambio climático y de quien es la responsabilidad.

Soluciones globales evitar el cambio climático

A nivel internacional existe la certeza de que el cambio climático es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad para combatirlo. Y que el momento es ahora o nunca. Ante esta realidad se ha llegado a diversos acuerdos para tomar las medidas relativas a contener las causas que lo provocan -en la mayor parte, la emisión de gases de efecto invernadero– y a mitigar sus efectos, sobre todo fenómenos climatológicos adversos por el calentamiento de la superficie de la Tierra:

  • Cumplir con el Protocolo de Kyoto que contiene los objetivos para luchar contra el calentamiento global desde 2014 hasta 2020. Se firmó en 2008 un primer período que finalizó en 2012 y tras el que se reforzaron las acciones que en un principio se proponían reducir en un 5,2% las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, con relación a los niveles de 1990.
  • Lograr que funcione el Acuerdo de París, que sustituye al anterior, y que se alcancen sus objetivos: mantener el aumento de la temperatura media del Planeta por debajo de los 2ºC, y si es posible de los 1,5ºC. El IPCC recomendaba en su Quinto Informe disminuir las emisiones acumuladas de CO2 procedentes de todas estas diversas fuentes antropógenas desde 1870.
  • Llevar a cabo la transición energética hacia un modelo de producción y consumo de energía accesible para todos, limpia y sostenible.
  • Incrementar la eficiencia energética y disminuir la demanda de energía, tanto en la electricidad y la climatización como en el transporte.
  • Combatir la deforestación y aplicar prácticas sostenibles en la agricultura y ganadería.
  • Alcanzar una movilidad más sostenible tanto en las ciudades y entre ellas como por mar y por aire.
  • Implantar criterios ecológicos y sostenibles en la construcción y la edificación.

Medidas para luchar contra el Cambio Climático desde casa

También a nivel doméstico todos y cada uno de nosotros podemos contribuir a reducir emisiones poniendo en práctica estos hábitos:

  • Consumir productos frescos, cercanos y de temporada. Así se evita que se gaste energía, y por tanto se liberen emisiones, al reducir las actividades de producción y transporte.
  • Realizar las tareas domésticas de un modo más sostenible. Por ejemplo, racionalizando el uso de tus electrodomésticos poniendo en marcha el lavavajillas o la lavadora a plena carga y con agua fría, y utilizando el calor residual apagando el fuego o la vitrocerámica unos minutos antes.
  • También es importante mirar la etiqueta energética de este tipo de aparatos a la hora de comprarlos y seguir los consejos de la marca para utilizar los programas más ecológicos.
  • Reducir el consumo, reutilizar los productos adquiridos y reciclar los residuos separándolos y depositándolos en los contenedores correspondientes o en un punto limpio.
  • Aislar las viviendas para consumir menos energía. Trucos como bajar las persianas por la noche cuando hace frío o por el día cuando hace mucho calor contribuyen a usar menos la calefacción y el aire acondicionado. También es importante tener unos buenos cerramientos en ventanas y puertas para mantener la temperatura.
  • Usar bombillas LED. Según el Instituto Español para la Diversificación y el Ahorro de Energía, IDEA, pueden llegar a generar ahorros de hasta el 80%.
  • Contratar energías renovables. Como dice la página web de la iniciativa Comunidad #PorElClima producen energía sin emitir emisiones de CO2 y se renuevan de forma natural ya que proceden del sol, de las mareas o del viento, entre otras fuentes.

La Comunidad #PorElClima también recomienda utilizar termostatos para regular la temperatura, minimizar el uso del stand by, utilizar las escaleras en vez del ascensor, entre otras.

Consejos para combatir el cambio climático al salir de casa

Según el IPCC, las emisiones antropogénicas anuales de GEI corresponde de forma directa a los sectores del suministro de energía (47%), la industria (30%), los edificios (3%) y el transporte (11%). En España, el sector transporte representa el 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y casi el 40% de las emisiones de los sectores difusos Para reducir las que corresponden a este último sector, los expertos recomiendan:

  • En la ciudad, evitar el coche particular y en su lugar usar el transporte público o la bicicleta. Esto podría disminuir las emisiones de dióxido de carbono en un 11% en un plazo de 35 años según un estudio del Institute for Transportation and Development Policy ITDP y la Universidad de California Davis.
  • Compartir o alquilar coche. Cada día es más fácil ya que los ciudadanos están más concienciados y se ponen de acuerdo si realizan los mismos trayectos. Además, los servicios de car sharing eléctricos implantados se han multiplicado en los últimos años en muchas ciudades españolas.
  • Practicar una conducción eficiente, como circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones. En la web del Comisariado Europeo del Automóvil CEA hay más consejos.
  • A la hora de realizar largos desplazamientos es conveniente utilizar el medio de transporte más sostenible en cada momento. En general, el tren es el medio más sostenible, si se tiene en cuenta el número de personas, los kilómetros realizados y las emisiones liberadas, ya que se estima que emite 14 gramos de dióxido de carbono y sería el que transportaría a más personas: 156.

 

En Junio de 2018,  el presidente Donald Trump ha declarado su firme decisión de sacar a EEUU del Acuerdo de París contra el Cambio Climático.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump no ha parado de generar polémicas con sus decisiones políticamente poco correctas y, a veces, ofensivas. Hasta ahora nos ha demostrado un carácter fuerte, una actitud pasional e indiferencia ante críticas cuando ha tomado medidas sociales, políticas o económicas.

Sin embargo, ahora se ha puesto en juego la aplicación y viabilidad de una medida climática a nivel mundial. Desde La Economía Circular Verde vamos a intentar analizar las causas y consecuencias de esta noticia e intentar dar una respuesta a las siguientes preguntas:

¿Por qué ha tomado una posición de negacionismo el  presidente? ¿Es descabellada como todos los medios de comunicación nos quieren hacer creer? ¿De qué manera perjudica el incumplimiento estadounidense? ¿Qué aspectos contempla el Acuerdo de París y por qué es tan importante la participación de la ciudadanía estadounidense en el mismo?

Comencemos.

¿Qué es el Acuerdo de París?

¿Qué aspectos contempla el Acuerdo de París?

  • Un control sobre el porcentaje de contaminación emitida por cada país a escala global. En este control, las naciones que participan y promueven el acuerdo anuncian los resultados que obtienen durante los plazos que han sido establecidos y participan en las negociaciones posteriores.
  • Intenta reducir la explotación de las energías fósiles contaminantes y promover el uso de las energías renovables.
  • Anima a los estados que se encuentran en óptimas condiciones económicas a financiar y a ayudar a estados en vías de desarrollo para adaptarse mejor y afrontar las consecuencias del cambio climático.

Causas de la oposición del presidente de EEUU al Cambio Climático

 

Donald Trump llegó a la presidencia de los EEUU con la idea de cumplir un objetivo muy claro dentro de su programa electoral: asentar una política proteccionista que fomente la economía interna del país y la exportación en detrimento de actores competidores extranjeros y del comercio de importación.

Es una medida que, desde un punto de vista objetivo, no tiene por qué ser necesariamente mala. En principio lo hace porque quiere lo mejor para su país y para su gente.

“América First”– ok Donald Trump.

Al parecer, la presión de los senadores del partido republicano ha tenido mucho que ver en el resultado de la balanza. Personas, que aunque actúen en favor de la economía y de la industria interna del país, “parecen haber olvidado” que el Cambio Climático no es algo que solamente afecte a un país, nos afecta a todos a escala global.

También ha puesto de su parte, Scott Pruitt (el máximo responsable en el país que fue nombrado por Donald Trump para dirigir la agencia medioambiental) negando la contribución humana al calentamiento global.

Muy bien Scott Pruitt, todos estamos equivocados menos tú.

 

¿De qué manera perjudica al Acuerdo de París la salida de EEUU?

 

Aunque EEUU sea el segundo país más contaminante a nivel mundial (solo lo supera China), quizás sea más beneficiosa que perjudicial su abstención en la participación del Acuerdo.

Para empezar porque, desde antes de alcanzar la presidencia, Donald Trump había dejado clara su falta de interés por aspectos medioambientales (anteponiendo siempre los económicos).

Siendo el presidente de los EEUU, si continuase dentro del Acuerdo de París, hubiera tenido el poder de ralentizar o vetar cada medida de carácter económico que se quisiera aplicar para este fin.

China, en cambio, cubrirá los vacíos de liderazgo mundial que va a dejar EEUU a partir de ahora. Continuará con su política: liderando la defensa del libre comercio, reduciendo las emisiones de su industria y poniéndose a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático.

 

Irónicamente EEUU puede salir perdiendo

Aunque Donald Trump haya actuado de esta manera para preservar los intereses económicos de su país, puede haber cometido un grave error.

Los daños colaterales de esta decisión podrían traducirse en una pérdida de fuerza de la credibilidad o capacidad de negociación del país en cuestiones comerciales o de terrorismo.

También va afectar a miles de empleos en estados unidos donde se votó a favor de Trump.

Por último cabe señalar que, tal y como han observado muchas compañías (entre ellas Exon, Apple, Levis, Mars o Nike) mantener y promover a la larga un modelo económico contaminante no es rentable.

No es rentable por cuestiones de liderazgo, responsabilidad social corporativa y, sobretodo, por cuestiones de negocio.

“Construir una economía eficaz energéticamente en los Estados Unidos asegurará la competitividad de nuestro país y la posición de las empresas estadounidenses como líderes en el mercado global, al mismo tiempo que hacemos lo correcto para nuestro planeta”, aseguró el responsable de una de esas empresas a The New York Times.

Aunque actitudes como las que sostiene Donald Trump puedan ofrecernos un panorama internacional desalentador, todos tenemos que contribuir a frenar las consecuencias del Cambio Climático.

¿Y tú? ¿Qué opinión te merece esta problemática global?.

No Comments