¿Qué significa realmente ecológico? Prácticas alimentarias y agrícolas

Aunque la agricultura ecológica ha cobrado un inmenso impulso en las dos últimas décadas, el término se acuñó en realidad en la década de 1940. El agrónomo inglés Walter James lo utilizó por primera vez para describir una granja como un «organismo» vivo, mientras que el fundador del Instituto Rodale publicó sus propios métodos de cultivo que se abstenían del uso de productos químicos por la misma época. A medida que crecía la preocupación por la seguridad del uso de fertilizantes y pesticidas sintéticos en los alimentos a lo largo de la década de 1990, también lo hizo la popularidad y la demanda de productos ecológicos. En 2018, el mercado mundial de productos ecológicos supera los 100.000 millones de dólares anuales, con unos 2,8 millones de productores ecológicos que operan en todo el mundo.

¿Pero qué significa realmente «ecológico»? En esencia, lo ecológico se refiere a los alimentos que han sido gestionados, criados y cultivados de forma que se conservan los recursos naturales y la biodiversidad. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), los alimentos ecológicos certificados se cultivan y procesan de acuerdo con directrices federales específicas, incluidas las que se refieren a la calidad del suelo, las prácticas de cría de animales, el control de plagas, el control de malas hierbas y el uso de aditivos. La mayoría de las veces, los agricultores ecológicos utilizan sustancias naturales, así como métodos físicos, mecánicos o de base biológica con la mayor frecuencia posible.

Para poner la etiqueta oficial de certificación ecológica del USDA en los alimentos, los productores deben seguir un estricto conjunto de normas establecidas por el departamento. Las granjas o empresas pueden ser certificadas por entidades privadas, extranjeras o estatales que han sido acreditadas por el USDA como agentes certificadores situados en todo el mundo. También hay que pagar tasas, y los costes de la certificación varían -desde unos cientos de dólares hasta miles de dólares- en función del agente certificador y del tipo, tamaño y complejidad de la empresa. El USDA gestiona un programa de costes compartidos de certificación ecológica (básicamente un programa de ayuda financiera) que puede reembolsar hasta el 50% de los costes de las operaciones que cumplan los requisitos.

Una vez que una granja o empresa ha obtenido la certificación ecológica, el trabajo no termina ahí. También se requiere un proceso de recertificación anual para mantener el estatus, que incluye inspecciones in situ y actualizaciones.

Productos y cultivos

Los productos ecológicos se cultivan en suelos a los que no se han aplicado sustancias prohibidas durante al menos tres años antes de la cosecha.  Las sustancias prohibidas van desde sustancias tóxicas naturales como la estricnina y el arsénico, hasta la mayoría de los fertilizantes, herbicidas y pesticidas sintéticos.

¿Quién decide lo que está permitido y lo que no? Es el Consejo Nacional de Normas Ecológicas, que está formado por miembros nombrados por el Secretario de Agricultura, entre los que se encuentran voluntarios públicos, cultivadores y manipuladores ecológicos, científicos y agentes certificadores acreditados por el USDA.

La ingeniería genética (OGM) y los lodos de depuradora no están permitidos, mientras que las operaciones también deben utilizar semillas ecológicas y material de siembra ecológico siempre que sea posible. Cuestiones como las plagas, las malas hierbas y las enfermedades se controlan principalmente mediante prácticas de gestión ecológica, pero existe una lista de sustancias aprobadas en caso de que estos métodos resulten insuficientes.

Mientras se procesan y manipulan los productos y cultivos ecológicos, no pueden entrar en contacto con productos no ecológicos o sustancias prohibidas en ningún momento.

Ganado y aves de corral

Pollos en libertad en una granja ecológica

La normativa del Departamento de Agricultura de EE.UU. exige que los animales se críen en «condiciones de vida que den cabida a sus comportamientos naturales». Por ejemplo, las vacas deben poder pastar en los prados y tener acceso al aire libre durante todo el año, a excepción de las consideraciones sanitarias o el clima peligroso. El ganado ecológico también debe criarse en tierras certificadas como ecológicas y alimentarse con piensos 100% ecológicos, con la excepción de los oligoelementos y vitaminas necesarios para satisfacer las necesidades nutricionales del animal. Además, se gestionan sin el uso de antibióticos ni de hormonas de crecimiento añadidas, así como de otros ingredientes prohibidos en los piensos, como los subproductos aviares y los compuestos de arsénico.

Si un animal enferma, hay una lista de productos sintéticos y tratamientos aprobados a su disposición, como analgésicos y antiparasitarios. A excepción de las vacunas, los ganaderos ecológicos no pueden utilizar la mayoría de los medicamentos habituales para prevenir enfermedades y parásitos. Según las normas de bienestar animal, el ganado puede recibir sustancias no aprobadas si eso significa salvar su vida (y si los tratamientos aprobados fracasan), pero después no pueden venderse como ecológicos certificados.

Alimentos procesados y con múltiples ingredientes

Cualquier producto que se venda, se etiquete o se presente como ecológico debe tener al menos un 95% de contenido ecológico certificado. Eso significa que los alimentos que tienen múltiples ingredientes (galletas, pan, sopas, mermeladas, etc.) tienen que cumplir las mismas normas ecológicas con consideraciones adicionales.

Los alimentos procesados ecológicos tampoco pueden contener conservantes, colorantes o aromas artificiales. Los productos alimenticios envasados etiquetados como «hechos con ingredientes ecológicos» deben contener al menos un 70% de ingredientes de producción ecológica (aunque no pueden utilizar el sello ecológico del USDA).

Gestión ecológica

Dado que los agricultores y ganaderos están limitados en cuanto a las medidas preventivas contra las enfermedades y las plagas, muchos aplican prácticas que minimizan los impactos negativos en su entorno, como el uso de estiércol como compost o abono para evitar la escorrentía de estiércol, o el uso de la rotación de cultivos y los cultivos de cobertura para mantener la calidad del suelo y del agua.

Uno de los mayores obstáculos para los alimentos ecológicos es el hecho de que a menudo cuesta más comprarlos que los productos convencionales y, por tanto, son menos accesibles para quienes tienen un presupuesto reducido o viven en determinadas zonas. La cuestión de si los alimentos ecológicos merecen el precio más elevado es siempre un tema de debate candente, que ha dado lugar a diversos estudios científicos.

Una revisión sistemática publicada en 2019, por ejemplo, echó un vistazo a 35 artículos revisados por expertos para evaluar las pruebas relacionadas con la salud humana en las dietas ecológicas frente a las no ecológicas. Aunque pocos de los ensayos clínicos encontraron mejoras directas en los resultados de salud asociados al consumo de alimentos ecológicos, la mayoría evaluaron medidas indirectas como las diferencias en la exposición a los pesticidas (que se ha relacionado con numerables problemas de salud). El informe también halló resultados positivos significativos en estudios longitudinales que asociaban las dietas ecológicas con una menor incidencia de infertilidad, defectos de nacimiento, desarrollo de alergias, IMC elevado, linfoma no Hodgkin y síndrome metabólico. Además, los investigadores indicaron un número creciente de resultados de investigaciones observacionales que vinculaban los beneficios para la salud con el consumo de alimentos ecológicos.

¿Es la agricultura ecológica mejor para el medio ambiente?

Mano de un agricultor comprobando la salud del suelo antes del cultivo

Se ha demostrado que la agricultura ecológica fomenta la biodiversidad y, en general, se considera una opción más ecológica y sostenible. Desde el punto de vista ético, la ganadería ecológica debería (en teoría) estar diseñada para ofrecer mejores condiciones de vida a los animales. Sin embargo, en el caso de la producción de cultivos, la cosa puede complicarse un poco más.

Uno de los mayores argumentos contra la agricultura ecológica tiene que ver con la preocupación por su menor rendimiento en comparación con la agricultura convencional. Un estudio sistemático realizado por investigadores de la Universidad de Berkeley, mediante un metaanálisis de 115 estudios, descubrió que los rendimientos ecológicos son algo más de un 19% inferiores a los convencionales, aunque los resultados varían en función de las especies de cultivo y las prácticas de gestión. Otros estudios, sin embargo, sitúan la cifra mucho más alta.

Lo preocupante es que la agricultura ecológica requiere más tierra para satisfacer la demanda de alimentos, sobre todo teniendo en cuenta que la población mundial es cada vez mayor. Sin embargo, teniendo en cuenta la cantidad de comida que se desperdicia en los países del primer mundo, es posible que el problema no sea tan frecuente en el futuro si se ajusta el comportamiento de consumo. La preocupación es aún mayor en los países en vías de desarrollo, en los que aumenta la presión sobre la tierra para que proporcione suficientes alimentos a sus habitantes, lo que también se traduce en una mayor conversión de tierras de hábitats naturales a tierras de cultivo.

Este descenso en el rendimiento se ha relacionado con un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, concretamente en el Reino Unido, donde un estudio reveló que un cambio total a la agricultura ecológica podría aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 21%. Según el estudio, la agricultura ecológica a gran escala (es decir, el cambio de todo un país a la agricultura ecológica) podría aumentar la dependencia de las importaciones de productos cultivados de forma convencional para compensar la falta de producción.

Por otra parte, una investigación de la Universidad de Oxford muestra que las granjas ecológicas mantienen un 34% más de especies de plantas, insectos y animales que las granjas convencionales. En el caso de los polinizadores, el número de especies diferentes es dos veces mayor en las granjas ecológicas. También se ha demostrado que los métodos de la agricultura ecológica construyen y mantienen la calidad del suelo a lo largo del tiempo e incluso reducen la contaminación del agua en las vías fluviales de Estados Unidos.

{«@context»: «https://schema.org»,»@type»: «FAQPage»,»mainEntity»: [{«@type»: «Question»,»name»: » ¿Es la agricultura ecológica mejor para el medio ambiente? «,»acceptedAnswer»: {«@type»: «Answer»,»text»: «Se ha demostrado que la agricultura ecológica fomenta la biodiversidad y, en general, se considera una opción más ecológica y sostenible. Desde el punto de vista ético, la ganadería ecológica debería (en teoría) estar diseñada para ofrecer mejores condiciones de vida a los animales. Sin embargo, en el caso de la producción de cultivos, la cosa puede complicarse un poco más.» } }] }

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad