Qué hacer en caso de un apagón

Aún no hemos salido del paso, amigos… A este verano sofocante, que bate récords, todavía le quedan unas cuantas semanas, en las que los agotados aparatos de aire acondicionado y los frigoríficos/congeladores repletos de hielo seguirán haciendo horas extras, ejerciendo una presión adicional sobre las ya agotadas redes eléctricas. A estas alturas, algunos de vosotros ya habréis experimentado las condiciones de las caídas de tensión, una reducción temporal del voltaje de alrededor del 8 por ciento -técnicamente denominada «caída», aunque nos gusta el uso mucho más dramático que hace Gizmodo de la palabra «estrangulamiento»– en la que las empresas de servicios públicos limitan intencionadamente la cantidad de energía que fluye a través de las líneas eléctricas sometidas a tensión para evitar un cierre completo del sistema, también conocido como apagón.

Un apagón rotativo es una criatura totalmente diferente a un apagón total, ya que, al igual que las caídas de tensión, son iniciados y controlados por las empresas de servicios públicos para aliviar la tensión de las redes sobrecargadas durante las horas de mayor consumo. Los apagones son un poco raros fuera de California y Texas, y se consideran más un último esfuerzo de emergencia que las caídas de tensión y suelen durar más, entre 60 y 90 minutos, según la Comisión de Energía de California. En EE.UU., un apagón siempre va acompañado de una advertencia por parte de las compañías eléctricas.

A diferencia de los apagones continuos, es posible que ni siquiera te des cuenta de que se está produciendo una caída de tensión, aunque un signo revelador suele ser el parpadeo o la atenuación de las luces (incluso una ligera reducción de la tensión puede afectar a su brillo). Durante las caídas de tensión, el voltaje rara vez baja de 120 o 110 a menos de 105. Sin embargo, durante las situaciones de caídas de tensión y posibles apagones, es posible que el voltaje baje a niveles potencialmente dañinos, y cuando lo haga, querrás protegerte a ti mismo y, sobre todo, a tus preciados aparatos y dispositivos. He aquí algunas cosas que debes hacer antes -y durante- una caída de tensión en verano.

Desconecta la energía

Antes de una caída de tensión, es conveniente apagar y desenchufar los aparatos eléctricos y electrónicos. Durante las olas de calor, los electrodomésticos con motor y los dispositivos de almacenamiento de datos, como los ordenadores, son los más vulnerables a los daños causados por las reducciones de tensión, planificadas o no. Es mejor ir a lo seguro. Dicho esto, cuando las luces empiecen a atenuarse, es mejor no sacar el secador de pelo, meter una cena de Lean Cuisine en el microondas y poner una carga de ropa en la secadora. Esas cosas pueden esperar. Y si apagar el aire acondicionado, aunque sea durante un par de horas, significa que te vas a derretir, súbelo unos grados (de 75 a 78 grados F es lo óptimo) desde tu configuración ártica preferida para reducir aún más la tensión. Confía en nosotros: Sobrevivirás.

Utiliza protectores contra sobretensiones

Además de desenchufar y apagar los aparatos electrónicos vulnerables durante las caídas de tensión, es una buena idea invertir en protectores de sobretensión si aún no lo has hecho. Aunque un protector de sobretensión no servirá de mucho mientras se produzca una caída de tensión (al fin y al cabo, protegen contra los picos de tensión), la nueva sacudida de jugo después de un apagón parcial o total puede causar estragos en tus aparatos electrónicos. Algunos tipos de regletas avanzadas, además de proteger contra las subidas de tensión, ofrecen protección contra las caídas de tensión. Y si te tomas en serio la protección de tus aparatos electrónicos, también hay en el mercado sistemas de respaldo de batería/UPS (sistema de alimentación ininterrumpida) específicos para caídas de tensión y apagones. APC y Belkin son dos marcas populares que debes tener en cuenta.

Reúne (y carga) lo esencial

Aunque un apagón programado puede ir y venir sin incidentes, es mejor prepararse en caso de que las cosas se pongan peor. Durante las olas de calor, asegúrate de sacar tus linternas y lámparas recargables de sus escondites (normalmente en el fondo del cajón de los trastos de la cocina) y renueva sus pilas si es necesario. Nos gusta especialmente este modelo versátil, ideal para las cenas en las que no hay luz. Como siempre, procede con la máxima precaución cuando utilices velas y asegúrate de que los kits de emergencia y tu reserva de alimentos secos o enlatados están guardados en lugares fáciles de encontrar. Y como es muy posible que hayas apagado a regañadientes el aire acondicionado y desenchufado los ventiladores durante un apagón, asegúrate de mantenerte bien hidratado. Además, las caídas de tensión y los apagones son una buena excusa para desnudarse hasta la ropa interior y desfilar (con cuidado) por la casa. Tal vez quieras bajar las persianas primero.

Intenta que sea divertido

Aunque un apagón puede ser un inconveniente, aprovéchalo al máximo. No todos los días nos vemos obligados a desprendernos del zumbido y las distracciones de la vida moderna cotidiana, así que aprovecha al máximo un apagón, por muy molesto que sea. Si no hace demasiado calor, ve al jardín y ponte debajo de un árbol con un buen libro y una bebida fría, haz una excursión improvisada a un parque local o a una zona de recreo (puntos extra si hay una piscina o una playa), o acércate con los niños y una linterna para una ronda de historias de fantasmas mientras acampa fuera bajo las estrellas. Y si pasar mucho tiempo al aire libre no es una opción, acude a un museo, cine o centro comercial para buscar alivio al calor (siempre que no hayan oscurecido también).

MNN foto de humor: Shutterstock

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad