¿Qué es el yute? Usos e impacto de este tejido sostenible

El yute es una fibra natural derivada de la planta del yute. Aunque puede que no estés familiarizado con su nombre oficial, puede que reconozcas un término más comúnmente asociado a este tejido: «

«arpillera».

El atractivo del yute tiene varias caras: este tejido de origen vegetal no sólo es biodegradable y se produce con una huella de carbono mínima, sino que también proporciona beneficios tangibles para el medio ambiente.

El yute es la segunda fibra vegetal más producida -el siempre popular algodón ocupa el primer lugar. El yute es conocido por su resistencia y durabilidad, aunque este tejido grueso no se utiliza tanto en la ropa como en materiales industriales y de almacenamiento.

Primer plano de pimientos rojos en venta en el mercado

Las fibras vegetales ofrecen claras ventajas frente a las fibras sintéticas, como su naturaleza no corrosiva, su elevada relación resistencia-peso y su sostenibilidad. Por esta razón, las fibras vegetales son cada vez más populares como fuente de textiles para la ropa, con rincones del mundo de la moda que adoptan una postura consciente del medio ambiente.

¿Cómo se fabrica el yute?

Existen algunas variantes vegetales del yute. Los dos tipos principales son el yute blanco y el yute oscuro, también conocido como yute de tossa. La planta del yute requiere unas condiciones de cultivo y un suelo especiales, ya que debe cultivarse en climas cálidos y húmedos que tengan estaciones monzónicas anuales.

Campo de yute en Savar, Dhaka, Bangladesh

Las condiciones de cultivo del yute son muy similares a las del arroz. Más del 80% de la producción mundial de yute tiene lugar en el delta del Ganges, siendo Bangladesh e India los principales productores. China, Myanmar y Tailandia son otros de los principales países productores de yute.

La fibra de yute procede del tallo y la piel exterior de la planta de yute, que crece en tallos altos y sencillos. La planta necesita crecer durante unos cuatro o seis meses, tras los cuales se empieza a cosechar. La cosecha suele tener lugar después de que la planta haya florecido.

Aunque el yute es conocido principalmente por su fibra, se puede utilizar cada parte de la planta. Las hojas de yute se cocinan en agua y se comen como verdura, mientras que el palo restante puede utilizarse como forma de combustible o material de construcción. 

Fibra de yute cruda colgada para su secado al sol

Después de cosechar la planta de yute, hay un proceso de varios pasos para preparar las fibras antes de que puedan utilizarse para fabricar tejidos. Los tallos se ponen en remojo en agua durante aproximadamente 20 días, un proceso conocido como enriamiento, que ayuda a que las fibras se separen del tallo. Una vez completado el proceso de enriamiento, las fibras largas y brillantes pueden separarse del tallo y se peinan en largas cuerdas. A continuación, las fibras se hilan en telares para convertirlas en hilo.

Después de la hilatura, se pueden llevar a cabo varios pasos de acabado. El hilo de yute puede teñirse o aplicarse con procesos químicos para hacerlo resistente al fuego o al agua. 

Después de esta etapa final, las fibras de yute se envían a las fábricas textiles, donde se utilizan para fabricar prendas de vestir y textiles industriales. Las fibras de yute pueden tejerse tanto en telares mecánicos como en telares manuales para crear esteras, alfombras y una amplia gama de otros tejidos, todos ellos realizados en tramas únicas.

El tejido de yute y su uso

El yute es un tejido duradero y áspero que puede utilizarse de muchas maneras, como en la confección, la agricultura, la industria, los suelos y el hogar. La fibra de yute es gruesa y fácil de trabajar, y también resulta ser muy transpirable, lo que la convierte en un material ideal para los climas cálidos y húmedos. 

Ropa

Debido a su naturaleza áspera, el yute no se utiliza tanto en la ropa, especialmente en los países occidentales. Sin embargo, en la India y otros países del sur de Asia, el yute ha tenido un significado cultural durante siglos y se utiliza más comúnmente como tejido para la ropa.

Aunque la mayoría de los tipos de fibra de yute son de color marrón claro, también hay formas blancas de yute, que son opciones populares cuando se utiliza el yute para la ropa. 

En la cultura india anterior, el tejido de yute se asociaba normalmente con las clases bajas, en gran parte debido a su asequibilidad. El tejido de yute era también un componente importante utilizado para crear un traje ghillie, que es más o menos un antiguo uniforme militar que se utilizaba para ayudar a los francotiradores a mezclarse con el paisaje natural.

Street Style - Berlín - Agosto, 2021

Hoy, sin embargo, los diseñadores de alto nivel están empezando a apreciar el ángulo medioambiental y el atractivo de diseño del yute. Las técnicas avanzadas de procesamiento del yute también lo están haciendo cada vez más accesible, lo que ha provocado el aumento de prendas como chaquetas, cardigans y jerséis de yute. En la cultura india, el yute se está transformando en kurtis, túnicas y saris estampados. 

Artesanía, muebles y más

Hay una gran diversificación en la utilidad de la tela de yute fuera de los tejidos para la ropa. La tela de arpillera es una forma más ligera de tejido de yute, que es la que se suele utilizar para hacer bolsas de arpillera. La arpillera también puede fabricarse con fibras de cáñamo o sisal. Durante mucho tiempo, los sacos de arpillera se han utilizado para transportar frutas, verduras, granos y otras mercancías.

La utilidad del yute también va más allá de los sacos de arpillera. El material de arpillera se ha utilizado como aislante en los suelos y para transportar mercancías. En aplicaciones agrícolas, el yute se ha utilizado para controlar la erosión y las malas hierbas, así como para proteger las semillas. Las raíces de los plantones se envuelven en yute como protección cuando se trasplantan, y debido a su naturaleza biodegradable, las raíces de los plantones pueden atravesar el tejido de yute sin resistencia. 

Artículos de punto de yute natural hechos a mano para la decoración del hogar, estilo escandinavo, tonos beige sin gente, decoración sostenible y detalles de interior

El yute se utiliza para fabricar muebles, fundas para sillas, alfombras, cortinas y otros artículos de decoración para el hogar. Los muebles envueltos en cuerda de yute, como un cabecero, una silla colgante o una hamaca, son un fantástico complemento para un espacio de inspiración bohemia. El estilo natural y texturizado del yute es un acento elegante frente a la ropa de cama suave y los cojines de felpa.

Aunque las fibras se pueden teñir de casi cualquier color, el yute se suele utilizar en su tono natural, que es un bronceado claro o un tono dorado. Mezclado con otras fibras, con el yute se pueden hacer cordeles, cuerdas y cordajes.

El yute también es un material popular que se utiliza en manualidades y proyectos creativos de bricolaje. Este tejido con textura puede utilizarse para hacer posavasos, manteles individuales o para acentuar un jarrón de flores.

Impacto medioambiental

Además de su versatilidad, el yute ofrece numerosas ventajas medioambientales. La planta requiere un uso mínimo de fertilizantes y pesticidas, sobre todo en comparación con el algodón, lo que disminuye los efectos secundarios sobre el medio ambiente. Además, la planta de yute es renovable y las raíces y hojas sobrantes que se desprenden de la planta enriquecen el suelo y aumentan su fertilidad.

El tejido de yute es fácil de producir, y el proceso tiene un menor impacto en el medio ambiente que muchos materiales sintéticos. En general, las fibras naturales, como el yute, cáñamo y lino, tienen una huella de carbono mucho menor que las fibras de vidrio y minerales. Incluso la fibra caducada del yute puede reciclarse más de una vez, lo que hace que todos los aspectos del yute -desde la semilla hasta la fibra caducada- sean sostenibles.

Brasil - Fábrica de yute

El yute es muy beneficioso para el medio ambiente en muchos aspectos. Mediante los procesos de absorción de dióxido de carbono y emisión de oxígeno, la planta de yute ayuda a limpiar el aire. Cada hectárea de cultivos de yute absorbe aproximadamente 15 toneladas de dióxido de carbono y libera 11 toneladas de oxígeno.

Las empresas concienciadas con el medio ambiente se sienten atraídas por el yute, ya que sus fibras son 100% biodegradables, lo que significa que cualquier producto fabricado con fibras de yute se descompone por completo al final del ciclo de vida del producto.

No sólo se utilizan todas las partes de la planta, sino que incluso ofrece beneficios nutricionales. Las hojas de yute contienen vitamina C, calcio y hierro, son ricas en antioxidantes y también se utilizan en tratamientos ayurvédicos.

Alternativas al yute

El yute es una fibra distinta con características únicas, aunque se pueden establecer algunas comparaciones entre el yute y otras fibras naturales, como la fibra de sisal. El sisal es otra fibra de origen vegetal que se utiliza habitualmente para tejer cestas y esteras, así como para hacer forros y cuerdas.

El yute es más suave que el sisal, por lo que es más flexible y fácil de trabajar. Sin embargo, el sisal es más duradero y fácil de limpiar, y también crece más fácilmente en diversos tipos de suelo.

Aunque la naturaleza rígida de la fibra de sisal no la convierte en un sustituto viable del tejido de yute, esta fibra respetuosa con el medio ambiente puede ocupar el lugar del yute para alfombras, moquetas y productos más industriales con menos limitaciones en las regiones en las que puede crecer. 

El futuro del yute

A pesar de sus muchas ventajas, el tejido de yute también tiene algunos inconvenientes. El tejido puede ser quebradizo, es propenso a desprenderse de la fibra, amarillea con la luz del sol y no tiene una buena caída. Para sus fines más industriales, estas cualidades no importan tanto. Sin embargo, para la confección, estas desventajas son más significativas y pueden considerarse un factor disuasorio para los diseñadores y las empresas de confección que prefieren utilizar tejidos más suaves y fáciles de trabajar. 

Tela de yute de color rojo, blanco y azul, material para manualidades

Por suerte, hay formas de superar algunos de los retos del yute. El yute puede procesarse con enzimas para reducir parte de su rigidez. Una vez tratado, el yute también puede teñirse más fácilmente. Los colores naturales del yute se vuelven mucho más vivos cuando se tiñe después del tratamiento enzimático. Estos procesos hacen que el tejido de yute sea más fácil de trabajar cuando se trata de crear prendas de vestir. 

Con la creciente celebración de todas las cosas sostenibles y el aumento constante de la innovación en la industria de la moda, los diseñadores y las empresas de ropa pueden incorporar cada vez más prácticas ecológicas en sus prendas, incluidas las fibras utilizadas.

Estos avances están diversificando los productos de yute, que cada vez tienen más valor en el mercado de consumo. Alpargatas, chaquetas de punto, jerséis, alfombras y textiles de alta gama son algunos de los productos de yute que están surgiendo en el mercado. Las técnicas avanzadas de procesamiento y los diseñadores creativos podrían hacer del yute el tejido del futuro.

{«@context»: «https://schema.org»,»@type»: «FAQPage»,»mainEntity»: [{«@type»: «Question»,»name»: » ¿Cómo se fabrica el yute? «,»acceptedAnswer»: {«@type»: «Answer»,»text»: «Existen algunas variantes vegetales del yute. Los dos tipos principales son el yute blanco y el yute oscuro, también conocido como yute de tossa. La planta del yute requiere unas condiciones de cultivo y un suelo especiales, ya que debe cultivarse en climas cálidos y húmedos que tengan estaciones monzónicas anuales.» } }] }

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad