proyecto libera

Proyecto Libera: operación “liberar la naturaleza”

Somos los ciudadanos quienes nos debemos hacer responsables de los vertidos y desechos que terminan en el medio ambiente, pues los humanos, además de ser la causa, podemos suponer también la solución a este problema que pone en riesgo la supervivencia del conjunto de especies del planeta Tierra, incluida la nuestra.

Por ello, hace dos años las organizaciones SEO/BirdLife y Ecoembes crearon el proyecto LIBERA, una iniciativa que pretende atajar el littering en este país (empezando por castellanizar el término y proponiendo en su lugar el de “basuraleza”, en referencia a restos como colillas, latas, envases y otros envoltorios que se arrojan a entornos naturales y acaban contaminando ecosistemas completos).

Millones de toneladas de residuos se abandonan cada año en la naturaleza. Esto supone una amenaza real para los espacios naturales, y puede incluso llegar a comprometer nuestra propia seguridad alimentaria. Así, el proyecto LIBERA invita a la ciudadanía a “liberar” conjuntamente al medio ambiente de la basura, y cada año desde la creación del proyecto organiza operaciones de limpieza colaborativa, llamadas “1m2 por la naturaleza”. Como parte de estas batidas, el próximo 15 de junio se movilizará de nuevo a la población para recoger residuos en ríos y playas, en bosques y montes y en el campo.

Las zonas de limpieza que se recorrerán durante esta jornada serán diversas: de acuático interior, agrícola y parameras, bosque Atlántico, bosque Mediterráneo, bosque de ribera, costero y, por último, montaña y rocoso. Se puede encontrar información más específica sobre éstas en el listado oficial de la acción.

El objetivo es, principalmente, sensibilizar a los ciudadanos. Se trata de que no sólo participen en la recogida colaborativa de residuos sino de que sigan promoviendo los espacios libres de basura en su día a día y así conseguir, de una vez por todas, acabar con la basuraleza. Aunque en otras batidas se ha llevado a cabo un proceso de caracterización de residuos —como parte de su rama de “ciencia ciudadana” para conocer el origen del problema— en esta se trata únicamente de “hacer ruido”, en palabras de Miguel Muñoz, coordinador de LIBERA de SEO/BirdLife.

Según Muñoz, en la batida del año pasado hubo cerca de 400 puntos de recogida, a propuesta de los propios voluntarios —organizados en empresas, asociaciones o de manera particular— y este año, por el momento, ya hay cerca de 70 puntos convocados, y se espera que en los próximos días se sumen muchos más.

Todos los interesados pueden elegir la manera en que participarán. Por una parte, hasta el día 9 de junio se puede organizar a un grupo de personas para hacerse cargo de la limpieza en una localización concreta (es decir, abrir un punto). Por otra, existe la posibilidad de unirse a los grupos que ya están formados, siempre que sea antes del 14 de junio. La última opción, menos activa aunque también necesaria, es compartir el hashtag #Libera1m2 en redes sociales y difundir la información de este proyecto.

El éxito de LIBERA, en cifras

Según consta en la memoria del proyecto de 2018, el año pasado se recogió en las playas y mares un total de 29.789 unidades de basura. En campos, bosques y montes la cantidad recolectada rondó las 37. 344 unidades y en ríos, embalses y pantanos fue un total de 16.699 unidades.

En cuanto a la participación, la batida de 2018 contó con alrededor de 28.816 voluntarios, gracias a los cuales se consiguió caracterizar hasta 108.912 objetos de basura. Esto generó 3702 impactos en medios de comunicación y derivó en el apadrinamiento de 80 espacios naturales.

En el contexto de LIBERA se han desarrollado además tres campañas de comunicación: #Setehacaido, #Tenemosunproblema y #Basuraleza, las cuales obtuvieron un importante impacto en redes sociales. El proyecto cuenta además con 18 alianzas científicas y numerosas iniciativas en torno a la educación, al considerar sus promotores que ésta es una de las principales herramientas de cambio.

Así, el proyecto trata de abordar tres dimensiones: conocimiento, ya que es necesario saber con exactitud la cantidad y origen de los residuos que se tiran en la naturaleza; prevención, con nuevas formas de comunicación y campañas de sensibilización y educación; y por último, participación, pues si los ciudadanos no se movilizan difícilmente se podrán cumplir los objetivos anteriormente planteados.

Aunque en la próxima batida (15 de junio) no se hará caracterización de residuos, LIBERA usa generalmente una aplicación, MARNOBA, con la que se recogen los datos sobre el tipo de restos que se van encontrando. La idea, según Muñoz, es que sepamos más sobre el tipo de basura que se arroja a la naturaleza para poder atajar el problema desde la raíz, y fomentar la prevención de aquellos objetos que se desechan con más frecuencia (por ejemplo: las colillas).

LIBERA y la FEMP

También en el marco de LIBERA, SEO/BirdLife y Ecoembes consiguieron firmar un convenio de colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias, que pretende desarrollar una serie de prácticas para favorecer la mejora en la gestión de la basuraleza, además de impulsar la reducción, reutilización y reciclaje de la basura.

El acuerdo tiene una visión a largo plazo que permitirá a ambas entidades promover acciones de sensibilización en la ciudadanía en favor de espacios naturales sin residuos que calen por completo en la sociedad.

Algunas de las medidas que se han acordado con la FEMP incluyen la colaboración por parte de esta federación en la comunicación sobre el problema de la basuraleza entre sus socios y su público así como su apoyo a las batidas “1m2 por la naturaleza”.

No Comments