6 hortalizas de raíz de invierno que debes conocer

Lástima de las pobres hortalizas de raíz. Sucias, deformes, no tienen el atractivo tentador de los tomates, la moda de la col rizada, la suave belleza de las berenjenas.

No, las hortalizas de raíz tienen un aspecto extraño, y la gente no tiene ni idea de qué hacer con ellas. En más de una ocasión me ha abordado alguien en la tienda de comestibles queriendo saber qué era esa cosa bulbosa y peluda que tenía en la mano. Decirles que es apio de monte no les hace avanzar, porque saber su nombre no explica qué demonios se hace con él.

Vivo en Toronto y cocino a nivel local y de temporada, por lo que conozco más que de pasada todo tipo de tubérculos. Cuando era niña, eso era todo lo que podías conseguir una vez que se acababa la calabaza de otoño, hasta la emocionante llegada de los espárragos en primavera. Grandes zanahorias leñosas, remolachas, colinabos, nabos y, por supuesto, patatas eran nuestras verduras. Para añadir un poco de emoción, de vez en cuando teníamos guisantes congelados o maíz en conserva, pero todas las verduras frescas eran raíces.

Aquí tienes un pequeño manual sobre las hortalizas de raíz para empezar. Olvídate de la ensalada verde en la cena de esta noche: ¡come un nabo en su lugar! Para algunas recetas realmente apetitosas, te sugiero que eches un vistazo a «Raíces» de Diane Morgan, una guía completa y una excelente colección de recetas.

1. Apio nabo

También conocido como raíz de apio, el apio nabo tiene un delicado sabor a apio. (Pero por si te lo preguntas, no es la raíz de una planta de apio). Puedes rallarlo y saltearlo, utilizarlo en sopas o comerlo crudo en una remoulade. Está cargado de fibra, vitamina B, vitamina C y vitamina K.

Dato divertido: Esta hortaliza de aspecto gracioso fue mencionada en la «Odisea» de Homero.

Prueba: Tagine marroquí con verduras de raíz

2. Alcachofas de Jerusalén

alcachofa_de_Jerusalén

Ni son alcachofas ni son de Jerusalén, son los tubérculos de los girasoles y probablemente derivan su nombre del italiano para girasol, girolsole. Tienen un sabor crujiente y a nuez, especialmente cuando se saltean. Los he asado, encurtido y hecho fantásticas sopas con ellos. Son un buen sustituto de las patatas.

Dato divertido: Las alcachofas de Jerusalén contienen un hidrato de carbono llamado inulina (¡no insulina!) y el cuerpo no puede digerirlo, lo que puede provocar hinchazón y flatulencia. Así que, quizás no sea un buen elemento del menú en una primera cita, pero no lo descartes todavía: La inmersión profunda de Modern Farmer explica que añadir zumo de limón descompone la inulina y voilá, problema social resuelto.

3. Chirivías

chirivías en una cesta

Las chirivías se parecen a las zanahorias anémicas y son bastante dulces por naturaleza. Se pueden utilizar en sopas y guisos, y son especialmente maravillosas asadas. Las chirivías tienen más vitaminas que su prima, la zanahoria, y tienen mucho potasio.

Dato divertido: Aunque las raíces se pueden tocar bien, manipular los brotes y las hojas puede provocar una quemadura química en la piel, así que es mejor llevar guantes y mangas largas cuando se trabaja en el jardín.

4. Colinabo

colinabo, verduras de invierno

Un alimento básico de mi infancia, el colinabo era originalmente un cruce entre una col y un nabo. Puedes asarlos, hacerlos puré o añadirlos a las sopas. Tienen mucha vitamina C: 100 gramos te proporcionarán aproximadamente el 40% de tus necesidades diarias.

Dato divertido: Si estás en Inglaterra y quieres colinabo, tendrás que pedir colinabo. Si estás en Escocia y pides tatties y neeps, te darán patatas y colinabos o nabos.

5. Patatas dulces

La gente suele confundir las batatas con los boniatos, pero son cosas totalmente distintas. Los boniatos son increíblemente versátiles y puedes cocinarlos de cualquier manera: asados, fritos, hervidos u horneados en pan. Tienen mucha vitamina C y vitamina A, y tienen más betacaroteno que cualquier otra verdura.

Dato divertido: Los boniatos forman parte de la familia de las glorias de la mañana.

Bonus: Cómo cultivar boniatos

6. Nabos

Mercado de Granjeros de Abingdon [CC BY 2.0]/Flickr» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__mnn__images__2016__05__turnips-77d906e7079741e68b8ab20c0ecef6ab.jpg» height=»765″>

Los nabos forman parte de la familia de la mostaza, al igual que los rábanos, los rábanos y los colinabos. Se pueden asar y utilizar en guisos y sopas. Curiosamente, el nabo no tiene mucho valor nutricional, aparte de la vitamina C. La mayoría de los nutrientes residen en las hojas de la planta.

Dato divertido: Antes de que la calabaza asumiera las funciones de Halloween, los nabos se ahuecaban y se utilizaban como farolillos.

Aprende más: Cómo cultivar nabos

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad