10 Hábitos que Deberías Aprender de tu Abuela

Algunos romantizamos el pasado, otros lo descartamos por completo, pero en cualquier caso, hay una buena sabiduría que se puede extraer de las generaciones que no fueron bombardeadas por el consumismo, rodeadas de productos químicos y desconcertadas por el ritmo loco del mundo digital. Sí, estamos hablando de la «era de las abuelas». Conocidas por su riqueza en soluciones prácticas, vida limpia y sentido común, las mujeres que forjaron el camino antes que nosotras eran unas galletas inteligentes. He aquí algunos de nuestros hábitos favoritos de las abuelas que son demasiado valiosos para perderlos.

Salir a pasear

Puede que los habitantes de las ciudades y los caminantes habituales lo sepan, pero para el resto de nosotros es bueno recordarlo: ¡Caminar es fantástico para el cuerpo y el alma! Si puedes ir andando a hacer tus recados, hazlo. Si vives en una zona que requiere conducir, retoma la tradición de la abuela de dar un paseo después de cenar. Los beneficios para la salud de tan sólo 40 minutos de paseo al día son impresionantes; desde la disminución del riesgo de infarto, diabetes y cáncer de mama hasta la mejora de tu vida sexual y el ahorro de dinero en el gimnasio. Siempre que tengas la oportunidad de ir andando a algún sitio, aprovéchala.

Cocina desde cero

Por supuesto que íbamos a incluir esto en la lista; es una de las reglas básicas de la abuela. Aunque llegues tarde a casa del trabajo o no sepas cocinar o cualquier otro motivo, te decimos que lo intentes. No tiene por qué dar mucho trabajo (abundan las ollas de cocción lenta y las recetas rápidas), es más barato (por mucho), es generalmente más sano (puedes controlar los ingredientes), puede ser relajante y placentero (a algunos nos parece bastante sensual, de hecho), sabe mejor (una vez que le coges el tranquillo), y dar de comer a la gente algo que has cocinado proporciona al cocinero el profundo placer de nutrir a sus seres queridos.

Cultiva un jardín

Y con esto nos referimos a cualquier cosa, desde tener una gigantesca parcela de flores y hortalizas en el jardín hasta tener una maceta de albahaca en el alféizar de la ventana. El tamaño no importa, la esencia es poder cultivar algo en la tierra y criarlo hasta que se pueda cosechar para comer, hacer té, utilizarlo en un remedio natural o ponerlo en un jarrón en la mesa. En el camino ahorrarás dinero, disfrutarás de un pasatiempo terapéutico, tendrás algo natural que consumir y te deleitarás con la sencilla alegría de la autosuficiencia.

No comas cosas falsas

strawberries in a glass bowl

Vale, para este caso vamos a retroceder unas cuantas generaciones de abuelas y ofrecer un consejo del extraordinario escritor de comida moderna Michael Pollan, que dice

No comas nada que tu tatarabuela no reconozca como comida. Imagina lo desconcertadas que estarían tus antepasadas en un supermercado moderno: los tubos de Go-Gurt de aspecto epóxico, los Twinkies de frescura sobrenatural, el agua vitaminada vagamente farmacéutica. No son alimentos, sino productos alimenticios. La historia sugiere que deberías esperar unas cuantas décadas antes de añadir tales novedades a tu dieta, siendo la sustitución de la mantequilla por la margarina el caso clásico.

¿Verdad? ¿Qué pensaría tu tatarabuela de los Cheetos o del Cheez Whiz? Tu reacción debería ser similar.

Escribe cartas

Hace tanto tiempo que alguien de por aquí (sin mencionar nombres ni nada) cogió un bolígrafo y escribió más que unas pocas palabras que su antaño precisa caligrafía es ahora tan legible como el antiguo fenicio. Pero, dejando a un lado los recelos personales, todos deberíamos escribir cartas con regularidad. No correos electrónicos, ni textos, sino cartas escritas a mano, con bolígrafo y papel de carta, metidas en sobres y depositadas en el buzón. Esto sirve para muchas cosas. En primer lugar, piensa en el pobre Servicio Postal de EE.UU.: ¡necesita escritores de cartas! Pero considera también cómo te obliga a ir más despacio, a reflexionar sobre tus pensamientos, a seleccionar cuidadosamente las palabras que quieres plasmar en el papel… y cómo el simple acto de la comunicación escrita funciona como una buena práctica de la atención plena. Además, el destinatario de tu carta agradecerá recibir algo en su buzón que no sea una factura o un catálogo. (También se asegurará de que no olvide cómo formar las letras del alfabeto con pequeños trazos de esa cosa que dispensa tinta).

Utiliza remedios naturales

Si el abuelo tenía tos en mitad de la noche, ¿se levantaba la abuela, se vestía, iba a la farmacia de 24 horas y desembolsaba 10 dólares por un brebaje diurno de productos químicos sintéticos? No. Se levantó y le dio al abuelo un poco de miel (y de hecho, los estudios demuestran que la miel es más eficaz para tratar la tos que el jarabe para la tos). ¿Por qué querrías gastar un montón de dinero en productos químicos cuestionables para tratar tus males cuando tienes todo un botiquín natural justo en tu despensa o jardín?

Para empezar, aquí tienes remedios naturales para la tos y remedios caseros para el reflujo ácido.

Cuida tu ropa; remiéndala cuando sea necesario

Quizá tu abuela no zurcía calcetines, pero seguro que hacía algunos remiendos. En esta cultura de usar y tirar, muchas cosas se tiran a la primera señal de desgaste, y eso es triste. Y caro. Y sencillamente, ¡está mal! Paul Dillinger, director de innovación global de productos de Levi’s, nos dice que tratemos nuestra ropa como si fueran flores, y tiene mucha razón. Con cuidado y atención, nuestra ropa durará mucho más y nos devolverá el amor. Y si empiezan a flaquear un poco, no tengas miedo de una aguja e hilo o de convertirlas en otra cosa.

Apaga algunos electrodomésticos

Laundry hanging on clothesline

Estamos agradecidos de que el día de la colada no implique una tabla de lavar, pero eso no significa que tengamos que depender tan incesantemente de nuestros electrodomésticos; su uso cuesta dinero y utilizan energía que aumenta tu huella de carbono. Dos buenos lugares para empezar son la secadora de ropa y el aire acondicionado.

Después, desafíate a averiguar qué otros electrodomésticos puedes dejar de usar de vez en cuando. Si te sientes valiente, prueba con el televisor y otros aparatos electrónicos. No estamos sugiriendo que te conviertas en un ludita, pero ser consciente del uso de tus electrodomésticos puede ser liberador.

Usa tus cosas hasta que mueran

Es cierto que los estilos cambiaban con menos frecuencia y las cosas duraban más tiempo en la época en que nuestras abuelas compraban cosas, pero aun así. ¿Cometería tu abuela un frigorífico blanco en perfecto estado para que muriera innoblemente en el vertedero sólo para poder sustituirlo por uno de acero inoxidable de moda? A ella no se le ocurriría, y tú tampoco deberías. Utiliza tus cosas hasta que mueran, y luego intenta darles un nuevo uso o reciclarlas; ahorrarás dinero y aliviarás un poco el estrés de nuestros sobrecargados vertederos.

Del mismo modo, aplica el hábito a la comida también y reutiliza tus restos de comida hasta que no tengan nada más que dar; consulta 20 usos de las cáscaras de frutas y verduras sobrantes para obtener ideas.

Limpia tu casa con cosas que puedas comer

Las abuelas sabias no recurrían a productos altamente tóxicos, como productos corrosivos para el desagüe, limpiadores para el horno y limpiadores ácidos para la taza del váter, o cosas tan cargadas de fragancias sintéticas que provocan irritación respiratoria y dolor de cabeza. No, se dirigían a la cocina y sacaban el bicarbonato y el vinagre. Estas cosas son más baratas, más seguras y mejores para el medio ambiente en muchos sentidos. Y además, ¡limpian eficazmente! Prepara un kit de limpieza no tóxico con los siguientes productos de tu despensa, y si accidentalmente te cae algo en la boca, no tendrás que llamar a la línea de control de venenos. ¿No es inteligente?

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad