10 Apasionantes Datos Sobre el Monstruo de Gila

Los monstruos de Gila son el único lagarto venenoso autóctono de Estados Unidos y el mayor lagarto al norte de la frontera mexicana. Aunque tienen bastante reputación, gran parte de lo que has oído sobre estos animales es probablemente falso, o al menos exagerado.

Descubre 10 datos inesperados sobre los monstruos de Gila, los sorprendentes animales que tienen una mordedura aterradora, pero que también pueden ayudar a salvar vidas humanas.

Los monstruos de Gila requieren un entorno muy específico

Gila monster and eggs in the desert

Aunque a algunos les parezcan duros e intimidantes, los monstruos de Gila, como muchos animales, son bastante vulnerables y necesitan un microclima específico. Prefieren las condiciones semiáridas, pero no viven en cualquier zona desértica. Pueden encontrarse en todo el suroeste de Estados Unidos y el noroeste de México, principalmente en Arizona y Sonora, su área de distribución geográfica principal.

Sus colas son importantes para su salud

Bright orange and black Gila Monster venomous lizard in the road in Arizona.

Aunque los monstruos de Gila pueden alcanzar una longitud de casi 60 centímetros, el 20% de esa longitud es sólo su cola, que utilizan para almacenar grasa y para mantener el equilibrio al caminar.1 De hecho, estos grandes lagartos pueden vivir varios años con la grasa que guardan en la cola. Como tienen una función tan importante, su cola no puede desprenderse y volver a crecer, como la de otros lagartos.

Los monstruos de Gila son en realidad bastante tranquilos

Aunque tienen fama de ser agresivos y venenosos, los monstruos de Gila son en realidad bastante tranquilos. Son «reptiles tímidos y retraídos, no propensos a atacar a los humanos a menos que estén muy agitados», según el Centro de Información sobre Venenos y Drogas de la Universidad de Arizona.

Los monstruos de Gila tienden a evitar a los humanos y a otros animales grandes. Avisan a los posibles depredadores abriendo la boca y siseando.

Tienen un impresionante conjunto de dientes

Gila Monster Skeleton on display

Los dientes del monstruo de Gila, tanto en la mandíbula superior como en la inferior, son finos y puntiagudos, ya que su objetivo principal no es masticar, sino agarrar -y mantener- a sus presas.

Los dientes de la mandíbula inferior son más grandes y acanalados, lo que ayuda a que su veneno fluya hacia su víctima cuando la muerde.

Tienen una mordedura grave

Aunque es poco frecuente, la mordedura de un monstruo de Gila es grave y requiere atención médica. Se dice que la mordedura es bastante dolorosa, y que el animal puede incluso rechinar la mandíbula para introducir el veneno más profundamente en la zona.

Si te muerde un monstruo de Gila, intenta separar al lagarto abriendo la boca con un palo. A continuación, debes utilizar abundante agua para irrigar la herida, inmovilizar el miembro afectado a la altura del corazón y buscar atención médica inmediata.

El veneno del monstruo de Gila contiene una neurotoxina bastante suave que no es mortal para el ser humano. Sin embargo, es importante que un profesional médico compruebe la mordedura para ver si hay dientes rotos, signos de infección y para asegurarse de que la inmunización antitetánica está al día.

El veneno del monstruo de Gila se utiliza en los medicamentos para la diabetes

Los monstruos de Gila son importantes desde el punto de vista médico porque su veneno se utiliza para crear un medicamento para la diabetes de tipo 2. El exendin-4, un péptido de su veneno que ayuda a ralentizar la digestión del lagarto, es similar a un péptido humano que estimula la producción de insulina y reduce el azúcar en sangre. El agente antidiabético Byetta se introdujo en el mercado farmacéutico en 2005.

Hibernan en invierno

 An adult gila monster (Heloderma suspectum) sleeping on a sandy ground.

Los monstruos de Gila son más activos durante abril y mayo, cuando les resulta más fácil encontrar comida. También es cuando se aparean y las hembras ponen sus huevos, que tardan cuatro meses en eclosionar. Hibernan de noviembre a marzo.

Los monstruos de Gila sólo necesitan comer unas pocas veces al año

Estos grandes lagartos asaltan los nidos para comer huevos y pequeños pájaros, y también pueden atrapar ranas y pequeños mamíferos con su poderosa mordida, matándolos con su fuerte mandíbula y sus afilados dientes. También se alimentan de insectos y animales ya muertos con los que se cruzan.

Pueden hacer comidas bastante grandes, consumiendo hasta un tercio de su peso en una sola sesión. Como almacenan bien la grasa y tienen una tasa metabólica baja (esa es parte de la razón por la que son bastante poco agresivos), no necesitan comer mucho para mantenerse sanos.

Son buenos trepadores de árboles

Los monstruos de Gila pueden subir fácilmente a los árboles o a grandes cactus de diversos tipos, incluso a los de corteza resbaladiza. Sin embargo, no es su comportamiento habitual. Sus largas garras se utilizan sobre todo para cavar, pero también pueden usarlas para trepar y salir del peligro si se sienten amenazados o para escapar de un depredador.

Viven durante décadas

Los monstruos de Gila pueden vivir hasta 20 años en la naturaleza, una vida bastante larga para un lagarto. En cautividad, se ha registrado que un ejemplar vivió hasta los 36 años. Aun así, los monstruos de Gila están considerados Casi Amenazados por la UICN debido a la explotación comercial y a la destrucción del hábitat para el desarrollo urbano y agrícola.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad