ewwr

EWWR. ¿Está Ecoembes alineada con las demandas de la Semana Europea de la Prevención de Residuos?

La Semana Europea de la Prevención de Residuos (EWWR) es una iniciativa con un objetivo claro, promover e implantar en Europa y por un tiempo limitado de una semana unas acciones para sensibilizar a la sociedad e instituciones sobre la gestión de residuos y el uso de recursos sostenibles.

Se dirige más concretamente a  autoridades públicas y privadas, sociedad civil, y ciudadanía.

Europa está tomando el liderazgo en acción climática. De los doce países que están poniendo más esfuerzos en hacer frente al calentamiento global —en este orden: Suecia, Marruecos, Lituania, Letonia, Gran Bretaña, Suiza, India, Noruega, Finlandia, Dinamarca, UE y Portugal— la UE está en onceava posición, y nueve de las posiciones restantes son países europeos.

Sin embargo, se encuentra todavía con algunos problemas que dificultan su avance hacia un modelo sostenible, y uno de ellos es la gestión de residuos. El problema no es el modelo de gestión, sino el modelo de consumo y producción que tenemos la mayoría de países europeos, que sigue siendo insostenible y nos ha conducido a una crisis ecológica ya irreversible. De hecho, desde 1970, los europeos hemos duplicado la basura domestica que generamos.

En el año 2011, cada ciudadano europeo generó un promedio de 500 kg de residuos. Y nuestro modelo de producción -incluida la fabricación, transporte y distribución para satisfacer tal demanda de productos que consumimos- es culpable del 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero que se generan globalmente.

Por eso, del 16 al 24 de noviembre de 2019 se celebra una nueva edición de la Semana Europea de la Prevención de Residuos (EWWR, en inglés), una iniciativa que desde hace once años busca sensibilizar a la ciudadanía europea sobre la importancia de utilizar los recursos de una manera sostenible (en otras palabras, consumir menos) y de gestionar bien nuestros residuos. También trata de dar mayor visibilidad al trabajo que se lleva a cabo por parte de las instituciones europeas.

Con las actividades que se celebran en el marco de esta semana, se pretende trasladar al total de la población europea el mensaje de que las “3Rs” —reciclar, reutilizar y reducir— deben incorporarse a nuestro día a día en mucha mayor medida que como lo han estado haciendo hasta ahora. Estos tres puntos principales representan el abanico de posibilidades que tenemos que considerar a la hora de esbozar un sistema de gestión de residuos casero.

La jerarquía que debemos seguir, según coinciden las instituciones, pone como opción prioritaria la reducción, que implica comenzar a hacer un uso más consciente y reducido de los recursos de los que disponemos, lo que pasa necesariamente por dar mucha más importancia al uso de materias primas. Así, como ciudadanos podemos rechazar adquirir aquellos productos que lleven envoltorios innecesarios (la campaña “desnuda la fruta” de Greenpeace iba en este sentido— o aquellos cuyos envases puedan ser tóxicos para el medio ambiente.

En segundo lugar, tendríamos la reutilización de los bienes que ya hemos usado pero nos pueden servir (si no en su función intencional, en otra). Un ejemplo son las prendas de ropa que pueden convertirse en nuevas prendas (upcycling) o cajas de madera con las que podemos fabricar nuestros propios muebles.

Y, como última opción, aunque igualmente necesaria, tenemos el reciclaje. Aquellos productos que ya no podemos volver a utilizar y que son fácilmente reciclables: como el vidrio (que tiene infinitas vidas) o los envases que no hayamos podido evitar.

Ideas concretas para las 3R

La EWWR no busca sólo concienciar a los ciudadanos sobre el problema que tenemos sobre la mesa sino darles las herramientas para que puedan, desde sus casas, aportar su granito de arena a la lucha global contra el cambio climático.

  • Para reducir, lo verdaderamente importante es tener en mente que debemos adquirir sólo aquello que necesitamos, pues en numerosas ocasiones compramos mas de lo que consumimos y lo acabamos tirando. Debemos disminuir, por ejemplo, el consumo de productos desechables, y sobre todo de aquellos que llevan plástico. Para ello la mejor manera es ir a la compra al mercado o tiendas que vendan productos a granel, y llevar nuestros propios envases o bolsas de telas. Además, si al hacerlo empleamos envases o tarros que teníamos con anterioridad llegamos a la segunda “R”: reutilización.
  • Reutilizar es una corriente que vemos cada vez más en nuestras casas. Aunque, si nos paramos a pensar, lo más tradicional en las familias ha sido utilizar los envases para almacenar otros productos, por lo que no es tanto una tendencia “de ahora”, como de sentido común. Es muy importante no sólo que sigamos con esta tradición, sino que la mejoremos. Una idea muy útil es, como hemos mencionado con anterioridad, llevar nuestros propios envases, mejor si son de vidrio, con otros productos adquiridos en la compra a granel y así evitar el derroche de plástico (especialmente si es de un sólo uso). También los podemos usar para guardar conservas o alimentos que hayamos preparado y que no vamos a consumir en el momento. Así, en vez de desechar lo restante, podremos aprovecharlo más adelante.
  • El reciclaje. Los últimos datos de Ecoembes revelaron que en 2018 el reciclaje en España y la separación de residuos entre los contenedores amarillo y azul se disparó y creció más de un 12%. Estos números nos llevan a nuestra última “R” o área de acción. En 2018 se reciclaron un total de 1.453.123 toneladas de envases de plásticos, latas y briks y envases de papel y cartón. Gracias a la instalación de nuevos contenedores y puntos de reciclaje, junto con la creciente preocupación sobre el medio ambiente, hicieron posible el aumento.

La clave para que esta cifra siga creciendo también está en la innovación y Ecoembes se encarga de desarrollar nuevas técnicas y tecnologías que se emplean en los procesos de diseño, recogida, selección y reciclado de los envases para ayudar en todas las esferas del reciclaje. Uno de los ejemplos más claros es el centro de innovación de materia de economía circular de Ecoembes, TheCircularLab, en el cual se desarrollaron hasta 195 proyectos de este tipo. También es importante mencionar el esfuerzo que está llevando a cabo esta organización en la educación, colaborando con toda la sociedad para concienciar acerca de la importancia de reciclar y de tirar los residuos al contenedor correcto para facilitar el proceso de triaje de las plantas de selección y mejorar así la calidad final de los productos reciclados.

Uno de los objetivos europeos es que, para 2025, que cada estado miembro recicle el 55% de sus residuos generados, un reto que —en palabras del CEO de Ecoembes, Oscar Martín,— España no podrá cumplir “a no ser que se impulse la recogida selectiva obligatoria para todos los flujos de residuos”.

 

No Comments