El minimalismo se encuentra en todo el mundo

El minimalismo se refiere a la búsqueda constante de reducir las pertenencias de uno a lo esencial. Este concepto ha ganado popularidad en Estados Unidos en los últimos años, probablemente como reacción al consumismo desenfrenado de las últimas décadas. Las casas se han llenado tanto de bienes sobrantes que es difícil sentirse cómodo y relajado en casa, y el tiempo que se necesita para mantener estas pertenencias es considerable. La gente está deseando otra forma de vivir.

Puede ser útil mirar a otras culturas en busca de orientación. Las filosofías del minimalismo existen desde hace mucho tiempo en lugares como Japón y Escandinavia, donde los productos se diseñan para que sean atractivos y funcionales, y la posesión de bienes físicos se entiende como una inversión, una responsabilidad e incluso una carga a veces, no sólo como un símbolo de estatus.

Podemos aprender mucho de estas otras tradiciones minimalistas e inspirarnos en ellas. Dado que el minimalismo está tan en desacuerdo con el consumismo estadounidense, puede resultar abrumador ir en contra de la corriente, «salirse» de la norma cultural. Los siguientes ejemplos nos recuerdan que no estamos solos, que de hecho estamos eligiendo participar en conceptos ancestrales que han demostrado a lo largo de los siglos que aumentan la calidad de vida.

Japón es el líder establecido en lo que respecta al minimalismo. Allí, la filosofía tiene sus raíces en el budismo zen, que anima a sus seguidores a no apegarse demasiado a las posesiones materiales y a centrarse en la felicidad y la atención plena. Los japoneses tienen varias palabras que utilizan para describir aspectos del minimalismo dentro de su cultura.

Ma

Ma es la celebración del espacio entre las cosas, un reconocimiento de que lo que está ausente es tan valioso como lo que está presente. Este concepto se aplica a la arquitectura, el arte, los arreglos florales, la poesía, los jardines y, por supuesto, la decoración de interiores. Como escribió Melissa Breyer en una ocasión para Treehugger, «Una forma de pensarlo es que en un espacio que parece caótico por el desorden, no se trata de que haya demasiadas cosas, sino de que no hay suficientes Ma». No tengas miedo de quitar cosas de una habitación para dejar que brille lo que queda.

Mottainai

Mottainai es una frase japonesa que se traduce como una llamada a «¡no desperdiciar nada!». Se utiliza como recordatorio de no despilfarrar los recursos porque son limitados en la Tierra y de utilizar lo que se tiene con un sentido de gratitud. Mottainai insta a la gente a encontrar formas de reutilizar y dar un nuevo uso a los objetos para retrasar su envío al vertedero. La frase se resume a veces como equivalente a las tres R americanas – «reducir, reutilizar, reciclar»- con una cuarta R añadida, «respetar». 

Danshari

Incluso en Japón las casas pueden estar desordenadas, por lo que una nueva palabra, «danshari», se ha hecho popular en los últimos años. Cada sílaba significa algo diferente: «Dan» es rechazar, «sha» es desechar, «ri» es separar. En conjunto, describen el proceso de desorden de la casa y la decisión consciente de retirarse de la mentalidad consumista. 

Francine Jay escribe para el blog Miss Minimalista: «Danshari se refiere no sólo al desorden físico, sino también al mental y emocional. Contiene la promesa de que una vez que te hayas deshecho del exceso y de lo innecesario, tendrás el espacio, el tiempo y la libertad para vivir más plenamente.»

Dostadning

El minimalismo también destaca en Escandinavia, donde los muebles y la arquitectura son conocidos por sus diseños elegantes y sencillos. Un concepto curioso es el «dostadning», también conocido como «limpieza de muerte sueca». Se refiere al acto de eliminar las pertenencias sobrantes de la propia casa a medida que se envejece, para que los miembros de la familia no tengan que lidiar con ellas más adelante.

Es una versión inusual del minimalismo, que se centra más en el impacto a largo plazo de las pertenencias, en lugar de esforzarse por crear un espacio minimalista en el que vivir, pero reconoce de forma refrescante la carga que pueden crear las posesiones materiales y la larga vida que tienen, incluso cuando sus propietarios iniciales han fallecido.

Una sueca llamada Margareta Magnusson, que dice tener entre 80 y 100 años, escribió un libro titulado «El suave arte de la limpieza sueca de la muerte: Cómo liberarte a ti y a tu familia de toda una vida de desorden». Dice que la primera regla es «hablar siempre de ello». Habla a los demás de tu intención de desorganizar y te harán responsable.

El minimalismo existe en otras formas en otros países y culturas. Por ejemplo, Francia es conocida por su enfoque de «menos es más» de la moda, con la famosa frase de Coco Chanel: «Antes de salir de casa, mírate al espejo y quítate una cosa». Los cuáqueros tienen su Testimonio de la Simplicidad, que anima a los seguidores a evitar la ropa lujosa y otras pertenencias, ya que distraen de Dios y del servicio a los demás. El concepto de «devara kaadu», practicado en regiones del sur de la India, rechaza los productos sintéticos e insta a sus seguidores a vivir con sencillez, a partir de la Tierra, utilizando productos caseros hechos con ingredientes naturales.

Como puedes ver, el minimalismo es una tradición antigua, rica y valiosa que merece un lugar mayor en la sociedad estadounidense. Esperemos que lo consiga a medida que la gente se dé cuenta de la sangría medioambiental y emocional que supone el consumismo moderno.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad