Educador ambiental ¿Dónde estudiarlo y por qué?
16579
post-template-default,single,single-post,postid-16579,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
educador ambiental

Quiero ser educador ambiental

Todos los educadores ambientales tienen dos cosas en común, su pasión por la naturaleza y sus ganas de transmitirlo. A partir de esta certeza la variedad de especialistas y docentes en unas y otras áreas del medio ambiente es tan amplia como la que nos ofrece la naturaleza. Cada día son más las  empresas verdes y los que respetan y protegen la naturaleza, y por ello crece la demanda de profesionales preparados para atender esta necesidad social. Los profesionales de la educación ambiental, llamada también educación para el desarrollo sostenible, acaban siendo unos expertos multidisciplinares que no sólo saben de naturaleza, sino también de economía circular, cambio climático, problemas medioambientales, medio ambiente urbano, etc. Su actividad resulta clave en una sociedad que quiere aprender y avanzar hacia escenarios de una gestión ambiental más sostenible donde la huella ecológica sea adecuada a los recursos disponibles.

¿Qué es un educador ambiental?

Los educadores ambientales pueden ser expertos en aves o en botánica, guías de parques naturales o monitores de talleres en aulas. También dedicarse a la comunicación y la divulgación, bien escribiendo en medios de comunicación escritos y digitales, participando en programas de radio y televisión o haciendo documentales. En cualquier caso, siempre manteniendo el contacto con el medio natural. Por eso, los más lógico es que te encuentres educadores ambientales en espacios protegidos, parques nacionales, rutas por la naturaleza, centros de observación e interpretación de animales, actividades del medio ambiente o talleres ecológicos.

De esta manera, aunque muchos de ellos tienen la titulación de Ciencias Ambientales éste no es ningún requisito para ejercer como tal, pero sí que todos deben formarse después como educadores o intérpretes ambientales mediante cursos de educación ambiental. De hecho, hay personas que después de ejercer otra profesión su vocación o su interés por la naturaleza y la enseñanza les lleva a especializarse para poder trabajar en este sector.

Salidas profesionales

Tras formarse, sus salidas profesionales son numerosas. Como explica el Instituto Superior del Medio Ambiente luego pueden ejercer como informadores, documentalistas, guías, programadores de actividades o intérpretes del patrimonio natural. También pueden dedicarse a la gestión ambiental o trabajar en servicios de medio ambiente así ejercer como técnicos en control de espacios naturales o agentes medioambientales o expertos en derecho ambiental.  Por otra parte, hay muchos tipos de monitores: ambientales, de equipamientos ambientales, de campañas o de naturaleza.

Dado que suelen trabajar con grupos muy variados y de muy distintas edades el educador ambiental, además de una formación específica como tal independientemente de su titulación universitaria debe reunir unas cualidades tales como habilidad social y comunicativa; responsabilidad, ya que suele tener a su cargo varias personas, a veces menores, y trabajar en entorno protegidos de acceso restringido; capacidad para aplicar recursos didácticos; dotes de organización y mando; facilidad para planificar de las actividades a desarrollar y recursos e iniciativa para resolver en un momento dado cualquier problema que pueda surgir.

Habilidades y competencias para ser educador ambiental

Por todo ello, el ISM señala que es preciso que los educadores ambientales desarrollen técnicas de comunicación y herramientas pedagógicas, idiomas, niveles básicos de matemáticas, educación artística y física, etc. Beatriz Fernández, Coordinadora del Área de GIS y Evaluación Ambiental de este Instituto que también ha ejercido de educadora ambiental piensa que “para ser educador es necesario ser un poco todoterreno y valerse de múltiples destrezas, habilidades sociales y conocimientos para desenvolverse con facilidad en esta profesión. Y como ocurre con todas las profesiones relacionadas con la educación, conlleva un importante factor vocacional”.

De acuerdo a las conclusiones a las que llegó el Grupo de Trabajo sobre Educación Ambiental de Congreso Nacional de Medio Ambiente de CONAMA 2016, el objetivo de la educación ambiental es que las personas aprendan. También que “es trabajo de l@s educador@s ambientales dar respuestas ambientales a la sociedad, que, a su vez, demanda más contenidos ambientales en medios de comunicación”.

Perfil del educador ambiental en España

El perfil del educador ambiental en España es el de una mujer en torno a los 30 años, explica el presidente de la Asociación Española de Educación Ambiental, Federico Velázquez de Castro. Según sus datos, en España funcionaban en 2016 alrededor de 600 centros de educación ambiental, con una media de entre cinco y diez trabajadores cada uno. A su juicio, uno de los objetivos esenciales de esta disciplina es concienciar sobre el cuidado del planeta para las nuevas generaciones y “crear conciencia ambiental, combinando lo cognitivo, lo afectivo y lo empírico”.

Nicho de empleo del educador ambiental

El presidente de la Asociación Española de Educación Ambiental señala que estos profesionales tienen actualmente una demanda “muy alta” en empresas, colegios profesionales e instituciones. De hecho, el Grupo de Trabajo de Educación Ambiental CONAMA y la ONG conservacionista SEO/BirdLife han puesto en marcha una petición en change.org para que se incluya la Educación Ambiental en el currículo de una nueva Ley de Educación que ya tiene más de 1500 firmas. Según esta última organización, la educación ambiental en la vida escolar además de ser un derecho, “mejora el rendimiento, ayuda en situaciones de estrés, mejora la autoestima y es saludable”. Ecoembes empleo es una web que puede orientarnos sobre esta salida profesional.

Y es que todos los expertos en educación ambiental subrayan que lo importante de esta profesión no es sólo transmitir conocimientos sino también concienciar y sensibilizar y que el aprendizaje de valores como el respeto a la naturaleza y su protección debe comenzar desde la infancia.

Titulación oficial

Actualmente en España no hay una titulación oficial de educador ambiental como tal. Ahora bien, sí es importante que para especializarse profesionalmente en este trabajo es conveniente que los cursos de formación que se elijan sean homologados.  En este sentido, el Ministerio de Educación reguló en 2011 el título de Técnico Superior en Educación y Control Ambiental y sus enseñanzas mínimas en el Real Decreto 384/2011 (BOE 89 de 14 de abril), y por la Orden EDU/1563/2011 (BOE 138 de 10 de junio) en la que se establece el currículo de este ciclo formativo de Grado Superior.

Para la obtención del título de Técnico Superior en Educación y Control Ambiental se deben realizar dos cursos, con un total de 2.000 horas (aproximadamente, 1.600 de formación en el centro educativo y 400 en centro de trabajo), recoge el Ministerio de Medio Ambiente, MAPAMA, en su web.  “Este profesional está capacitado para ejercer su actividad en cualquier organización de carácter público o privado que tenga como objeto el control del medio ambiente y sus recursos, el desarrollo de programas de educación ambiental (información, comunicación, formación, interpretación y participación ambiental), la realización de actividades de guía-intérprete y acompañamiento por el entorno o la gestión ambiental”, señala.

Pero se puede hacer mucho sin ser educador ambiental. Numerosas organizaciones, ONG y fundaciones organizan trabajos y jornadas de voluntariado ambiental para aquellos que quieren recibir formación a la vez que aprenden en entornos naturales.

 

No Comments

Post A Comment