Économie Circulaire. Una estrategia de Economía Circular “a la francesa”

La Hoja de Ruta que acaba de dar a conocer a finales de abril el Gobierno francés ofrece soluciones operativas para poner en marcha la dinámica de la economía circular en Francia. A través de 50 medidas, el documento defiende diversas que afectan a todos los agentes, desde ciudadanos y consumidores hasta autoridades locales, empresas o el Estado.

Esta estrategia ha dado la luz después de más de un año en el que el Gobierno francés ha consultado la hoja de ruta con las partes institucionales interesadas y con los ciudadanos franceses en una consulta pública online.

La economía circular está en el corazón de la transición ecológica. Debemos parar este proceso infernal que lleva a agotar nuestros recursos”, ha dicho Nicolas Hulot, ministro de Estado y de Transición Ecológica y Solidaria de la República Francesa.

Según su Ministerio, la tasa de recuperación de residuos domésticos e integrados fue del 39% en 2014 en Francia, muy por debajo de la de sus vecinos alemanes (65%) o belgas (50%). En cuanto al plástico, Francia recicla el 20% de los envases cuando en Europa el promedio es del 30%. Consulta los datos de reciclaje en España de la mano de Ecoembes.

Con estos datos sobre la mesa, el Gobierno francés cree el país tiene por delante un gran margen de mejora. Además de sus ventajas medioambientales, el Ministerio francés de Transición Ecológica estima que el sector tiene potencial para crear 300.000 empleos adicionales en el país.

Medidas de economía circular en Francia

Las siete primeras medidas del documento están dedicadas a producir mejor:

1.- Utilizando más materiales reciclados en la fabricación de nuevos productos

2.- Apoyando la inversión productiva

3.- Guiando de aquí a 2020 a 2.000 empresas voluntarias, a través del programa de ADEME (Agence de l’Environnement et de la Maîtrise de l’Énergie) “TPE & PME gagnantes sur tous les coups”.

4.- Permitiendo que el Sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor asegure las inversiones de los sectores industriales del reciclaje y de los productores productos reciclados.

5.- Administrando los recursos de una manera más sostenible.

6.- Adaptando, a partir de 2019, las habilidades profesionales para mejorar la forma de producir a nivel nacional y local.

7.- Implementando el etiquetado ambiental voluntario de productos y servicios en los cinco sectores piloto y ampliándolo a otros sectores durante 2018

De la misma manera, la Hoja de Ruta para una Economía Circular en Francia recién aprobada contiene hasta nueve medidas para facilitar a los ciudadanos un consumo más responsable. Son:

8.- Fortalecer la oferta de actores de la reutilización, la reparación y de la economía de la funcionalidad.

9.- Reforzar las obligaciones de los fabricantes y distribuidores de dar información sobre la disponibilidad de piezas de repuesto para equipos y componentes eléctricos y electrónicos así, como de muebles.

10.- Publicación obligatoria desde el 1 de enero de 2020 para aparatos eléctricos y electrónicos de información simple sobre su reparabilidad.

11.- Fortalecer la implementación efectiva de la garantía legal de conformidad y elevar al nivel europeo la extensión de su duración.

12.- Generalizar la implementación de los criterios de “Eco-modulación” a todo el sistema de responsabilidad ampliada del productor y hacer de ello un verdadero incentivo.

13.- Mejora la información del consumidor.

14.- Intensificar la lucha contra el desperdicio de alimentos.

15.- Promover en 2019 para la industria textil los principios fundamentales de la lucha contra el desperdicio de alimentos.

16.- Reforzar la lucha contra la publicidad que incita al deshecho prematuro de productos y al derroche de recursos.

Además, para gestionar mejor los residuos, la estrategia francesa propone:

17.- Fomentar una dinámica de “movilización general” para acelerar la recolección de envases reciclables, botellas plástico y latas mediante un sistema de retorno de envases con fines solidarios.

18.- Extender el Sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor al sector del embalaje profesional y fijar un objetivo para aumentar el porcentaje de botellas y latas recogidas en cafeterías, hoteles y restaurantes.

19.- Simplificar el proceso de clasificación para los ciudadanos y armonizar el color de los contenedores en toda Francia.

20- Mejorar el dispositivo del pictograma llamado Triman sobre la gestión de un envase tras su uso y simplificar su definición.

21.- Adaptar el sistema impositivo para que la valorización de residuos sea más barata que su eliminación.

22.- Facilitar el despliegue de la tarificación de incentivos de la recogida de los residuos.

23.- Facilitar el despliegue de la clasificación en origen de los biorresiduos para las entidades territoriales públicas, aligerando las restricciones.

24.- Valorizar todos los biorresiduos de calidad y permitir al sector agrícola ser el motor de la economía circular.

25.- Situar a nivel europeo la prohibición sobre el uso de plásticos fragmentables, contenedores de poliestireno expandido y microplásticos.

26.- Imponer de aquí a 2020 la instalación de filtros de recuperación de partículas de plástico en los sitios donde se producen o son usados.

27.- Elaborar, a principios de 2019, un repositorio de buenas prácticas y herramientas destinado a distintos colectivos para combatir el abandono de residuos en la naturaleza.

28.- Reconstruir el pacto de confianza del Sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor para restaurar el margen de maniobra de los organismos oficiales ecológicos y fortalecer al mismo tiempo los medios de control estatal y las sanciones.

29.-  Crear, con el acuerdo de los actores involucrados, nuevos sectores con Responsabilidad Ampliada del Productor o extender los ya existentes para extender el principio quien contamina paga a nuevos productos.

30.- Desarrollar algunos de los sectores con Responsabilidad Ampliada del Productor para mejorar su funcionamiento.

31.- Estudiar de aquí a 2019 el despliegue de un dispositivo financiero que promueva la recuperación de viejos teléfonos móviles

32.- Dar a los productores más libertad para ejercitar sus habilidades responsabilidad en el contexto de los sectores con Responsabilidad Ampliada del Productor.

33.- Revisar el funcionamiento de la gestión de residuos de construcción para mejorar su recogida.

34.- Revisión en profundidad para mayo de 2019 del marco regulatorio actual de “diagnóstico de residuos antes de la demolición”.

35.- De aquí a 2020, desarrollar guías técnicas para reconocimiento de rendimiento de materiales reutilizados o reempleados.

36.- Adaptar las regulaciones de residuos para favorecer la economía circular.

37.- Facilitar la salida del estatus de desecho.

38.- Revisar a partir de 2019 las reglas de aceptación de residuos de personas jurídicas para vertido e incineración.

39.- Garantizar el respeto a las reglas del juego

40.- Luchar contra el tráfico de vehículos al final de su vida útil.

Por último, con el objetivo de movilizar a todos los actores de la sociedad, la Hoja de Ruta propone:

41.- Llevar a cabo un esfuerzo de comunicación sin precedentes para movilizar a los ciudadanos y a las empresas.

42.- Concienciar y educar.

43.- Generalizar y sostener en el tiempo la acción territorial en torno a la economía circular.

44.- Hacer de la contratación pública y del dispositivo “Administración ejemplar” una palanca para desplegar la economía circular.

45.- Apoyar a la economía circular a través de fondos específicos.

46.- Fortalecer las sinergias entre empresas.

47.- Movilizar a la comunidad científica y técnica con un enfoque multidisciplinar.

48.-  Fortalecer la gobernanza nacional transformando el Consejo Nacional de Residuos en un Consejo Nacional de Economía circular.

49.- Integrar los desafíos particulares de los territorios de ultramar.

50.- Continuar la acción de Francia en favor de la economía circular a escala europea e internacional.

No Comments