Evaluación del ciclo de vida: Definición y aplicaciones

El Análisis del Ciclo de Vida, o ACV, es una medición del impacto de un producto a lo largo de su ciclo de vida. Aunque inicialmente se trataba de un análisis energético, esta herramienta ha evolucionado para abarcar el impacto medioambiental y social de los productos.

Las primeras investigaciones sobre el ACV comenzaron a finales de los años 60 y principios de los 70. Estos estudios analizaban las necesidades energéticas en medio de una creciente preocupación por la eficiencia de los recursos y la energía, el control de la contaminación y los residuos. En los años 90, los científicos de todo el mundo empezaron a coordinar actividades en torno a estas preocupaciones. Esto dio lugar a métodos y procedimientos complementarios tanto de la Sociedad de Toxicología y Química Ambiental (SETAC) como de la Organización Internacional de Normalización (ISO). Estos programas dieron paso a la adopción del ACV en la política y la legislación modernas, no sólo en las empresas individuales, sino en todo el mundo.

El ciclo de vida de un producto

Infografía de las cuatro etapas del ciclo de vida de un producto

Hay varias formas de medir el ciclo de vida de un producto. La más básica de las evaluaciones tendrá en cuenta la entrada y salida de energía y el impacto medioambiental en cada etapa. El ACV comienza con la extracción de sus materias primas y termina con la eliminación o reutilización de un producto. En general, el ciclo de vida de un producto puede dividirse en cuatro partes principales: extracción de materias primas, producción, uso y fin de vida.

Extracción de materias primas

La procedencia de las materias primas y su extracción contribuyen en gran medida al estado del ciclo de vida de un producto. Esta parte del ciclo incluye la recogida, creación o adquisición de materiales del medio ambiente o de otros medios. Ya se trate de un cultivo, de minerales o de combustibles fósiles, esto implicaría los recursos y la energía necesarios para cultivarlo y cosecharlo o extraerlo de la tierra. También se incluiría el impacto en los ecosistemas circundantes.

Producción

Esta etapa es un proceso de varios pasos, que incluye el procesamiento de las materias primas, la fabricación y el montaje del producto, el envasado y el transporte. Cuando una evaluación termina en este punto, se denomina «de la cuna a la puerta», un método más común en las evaluaciones de empresa a empresa, en las que se omite por completo la fase de uso.

Uso del consumidor

La forma en que el consumidor utilizará el producto puede ser un factor determinante en el ciclo de vida. Aunque se cree que esta fase es la más importante en términos de impacto, el comportamiento del consumidor ha sido una de las áreas menos estudiadas dentro del campo general del análisis del ciclo de vida. Por ejemplo, se utilizará más agua durante el tiempo que un consumidor tenga una camisa que el agua utilizada para producirla. Esto permite argumentar que esta parte del ciclo de vida de un producto es un elemento importante de la evaluación.

Fin de vida

La fase de fin de vida de la evaluación es importante al reconocer los efectos de los residuos en la salud humana y el medio ambiente. El enfoque en la etapa de fin de vida también es responsable de evaluaciones como la de la cuna a la tumba y la de la cuna a la cuna. El método «de la cuna a la tumba» indica que un objeto se fabrica y se desecha cuando ya no se utiliza. Este método es el que crea residuos. En un modelo de la cuna a la cuna, el producto puede reutilizarse de alguna manera, eliminando los residuos. Aunque los modelos de la cuna a la cuna no son típicos del ACV, se tienen más en cuenta a medida que la sostenibilidad se integra cada vez más en la evaluación.

Las fases del análisis del ciclo de vida

Infografía de las fases del análisis del ciclo de vida

Hay cuatro fases o pasos del ACV: objetivo y alcance; análisis del inventario de extracciones y emisiones; evaluación del impacto del ciclo de vida; e interpretación. Cada una de estas fases forma parte de una norma creada por la ISO para proporcionar un método estratégico para evaluar el ciclo de vida.

Objetivo y alcance

Aunque puede modificarse en función de los datos posteriores, la fase de objetivo y alcance se considera especialmente importante, ya que define el enfoque exacto adoptado en la evaluación. Los procedimientos para esta fase están definidos de forma imprecisa por la ISO para permitir la variabilidad. Algunos aspectos a tener en cuenta en esta fase son el rendimiento, la estética y el coste del producto. Todo ello constituye la unidad funcional. También se evalúan los límites del sistema, la exclusión de las etapas del ciclo de vida o de los insumos, y la selección de los indicadores de impacto y los factores de caracterización.

Análisis del inventario

Esta es la fase en la que se recogen los datos de entrada/salida con respecto al sistema o producto. En ella se incluye la información necesaria para cumplir los objetivos definidos en la fase de objetivos y alcance. Se ha dicho que ésta es la parte más directa del ACV. También es una de las que más consume tiempo. Por ello, se han creado varias bases de datos que proporcionan recursos para recopilar los datos necesarios. Un ejemplo, la base de datos del Inventario del Ciclo de Vida de EE.UU. (USLCI), proporciona «una contabilidad individual de puerta a puerta, de cuna a puerta y de cuna a tumba de los flujos de energía y materiales que entran y salen del medio ambiente asociados a la producción de un material, componente o conjunto en EE.UU.».

Evaluación del impacto

La Evaluación de impacto del ACV se suma a los datos recogidos en el análisis del inventario para evaluar mejor el posible impacto medioambiental de un producto. Este paso implicará la elección de categorías de impacto relevantes, la introducción de datos del ICV en las categorías y la modelización de estos impactos. Además, algunos estudios pueden querer ordenar, clasificar y ponderar las categorías específicas, aunque generalmente sólo se realizan los primeros pasos.

Interpretación

La última fase de la evaluación pretende utilizar toda la información recopilada para evaluar la exactitud de los datos recogidos y si se han cumplido o no los objetivos del estudio. El resultado declarado debe reflejar las conclusiones y limitaciones del estudio, así como presentar las recomendaciones pertinentes. La interpretación debe proyectar confianza en el estudio y relacionar los resultados de forma exhaustiva y objetiva.

Impacto en la sostenibilidad

El ACV puede utilizarse y se ha utilizado con éxito en múltiples industrias. Un fabricante brasileño de cosméticos, por ejemplo, midió y gestionó los impactos ambientales de su producto utilizando el ACV. En el sector agroalimentario, la herramienta se utiliza para determinar la huella medioambiental de diversos cultivos. También se ha utilizado para evaluar las principales contribuciones a la huella de carbono de un jersey de lana.

Sin embargo, el ACV tiene sus críticas. Una de las críticas es que a menudo no tiene en cuenta el comportamiento humano, y hay múltiples formas de evaluarlo. Sin embargo, ha servido para crear una política de protección del medio ambiente que podría extenderse a la aplicación de normas de sostenibilidad. Con la propuesta de la Evaluación del Ciclo de Vida Social y Medioambiental (SECLA) en 1996 y otros organismos que adoptan con entusiasmo una norma mixta llamada Evaluación de la Sostenibilidad del Ciclo de Vida, es probable que los ACV, de una forma u otra, sigan estando a la vanguardia de la estrategia de sostenibilidad.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad