10 Datos Asombrosos Sobre los Tardígrados

Los tardígrados pueden ser los animales más duros de la Tierra. Han evolucionado para vivir en casi cualquier lugar y sobrevivir a casi todo. Algunos tardígrados pueden resistir condiciones que harían desaparecer a la mayoría de los seres vivos, incluyendo condiciones extremas mucho más allá de lo que se puede encontrar en la Tierra.

También son diminutos, rotundos y extrañamente entrañables, con apodos como «oso de agua» y «lechón de musgo».

Puesto que estamos rodeados de estos pequeños monstruos, y parece que no van a desaparecer pronto, podríamos conocerlos un poco mejor. Con la esperanza de arrojar más luz sobre este mundo oculto que nos rodea, he aquí algunas cosas interesantes que quizá no sepas sobre los tardígrados.

Son microscópicos, pero apenas

tardigrade magnified by microscope

Los tardígrados están cerca del límite de la visibilidad para la mayoría de los ojos humanos. Un tardígrado típico mide unos 0,5 mm (0,02 pulgadas), e incluso los más grandes miden menos de 2 mm (0,07 pulgadas). Algunos tardígrados de mayor tamaño pueden ser visibles a simple vista, pero como también son transparentes, es poco probable que consigamos una buena visión sin al menos un microscopio de baja potencia.

Son su propio filo

Los tardígrados constituyen todo un filo de la vida, que está un rango taxonómico por debajo del reino. Otros filos del reino animal incluyen agrupaciones tan amplias como los artrópodos (que incluyen todos los insectos, arácnidos y crustáceos) y los vertebrados (todos los animales con columna vertebral).

Los tardígrados existen desde hace al menos 500 millones de años, y posiblemente comparten un ancestro común con los artrópodos. En la actualidad se conocen más de 1.000 especies, incluyendo tardígrados marinos, de agua dulce y terrestres.

Sus cuerpos son como cabezas que caminan

macro view of tardigrade head, magnified 1,000x

En algún momento temprano de su linaje, los tardígrados perdieron varios genes relacionados con la producción de la forma corporal de cabeza a cola de los animales durante el desarrollo. También perdieron una gran región intermedia del eje corporal, careciendo de los segmentos que, en los insectos, corresponden a todo el tórax y el abdomen. Según un estudio de 2016 publicado en Cell Biology, el cuerpo del tardígrado parece estar ahora formado principalmente por segmentos de la cabeza, lo que hace que todo su cuerpo sea «homólogo sólo a la región de la cabeza de los artrópodos».

Pueden pasar décadas sin comida ni agua

illustration of tardigrade in a tun state

Quizá lo más famoso de los tardígrados sea su asombrosa durabilidad. Los tardígrados no son inmortales, pero tienen una poderosa adaptación que les permite sobrevivir durante décadas en condiciones extremas: la criptobiosis.

Para soportar el estrés ambiental, los tardígrados suspenden su metabolismo mediante un proceso llamado criptobiosis. Se acurrucan y entran en un estado similar a la muerte, conocido como tun. Su metabolismo se ralentiza hasta el 0,01% de lo normal, y su contenido de agua desciende a menos del 1%. Sobreviven en este estado sustituyendo el agua de sus células por un azúcar protector llamado trehalosa, que preserva toda la maquinaria celular hasta que el agua vuelva a estar disponible.

Los tardígrados tienen diferentes tipos de estados de tun para diferentes dificultades. La anhidrobiosis les ayuda a sobrevivir a la desecación, por ejemplo, mientras que la criobiosis les protege contra las heladas. Los tardígrados pueden sobrevivir largos periodos sin comida ni agua en una túnica, y luego volver a la normalidad una vez rehidratados. Algunos han sido reanimados desde un túnel tras permanecer inactivos durante 30 años.

Fuera de su estado de túnel, los tardígrados tienen una vida de hasta dos años y medio.

Funcionan bien bajo presión

Algunos tardígrados en un túnel pueden soportar una presión de hasta 600 megapascales (MPa). Eso es casi 6.000 atmósferas, o 6.000 veces la presión de la atmósfera terrestre a nivel del mar, y es unas seis veces mayor que la presión que se encuentra en las fosas oceánicas más profundas del planeta. Incluso la mitad de la presión, 300 MPa, mataría la mayor parte de la vida multicelular y las bacterias.

Son el primer animal conocido que sobrevive en el espacio exterior

Dos especies de tardígrados volaron a la órbita baja de la Tierra en la misión FOTON-M3 en 2007, convirtiéndose en los primeros animales conocidos que sobreviven a la exposición directa al espacio. La misión de 12 días incluyó tardígrados activos y desecados, exponiendo a algunos de cada grupo al vacío del espacio, a la radiación o a ambos. La exposición al vacío no supuso ningún problema para ninguna de las dos especies, y la falta de gravedad tampoco tuvo mucho efecto. Algunos tardígrados incluso pusieron huevos durante la misión. Sin embargo, no eran impermeables, y los efectos combinados del vacío y la radiación ultravioleta les pasaron factura.

Los tardígrados también visitaron la Estación Espacial Internacional en 2011, con resultados similares que apuntan a una increíble tolerancia al entorno espacial. En 2019, cuando la sonda Beresheet se estrelló en la Luna, una cápsula que contenía tardígrados en estado de sintonía podría haber sobrevivido al impacto, según anunciaron los científicos. El destino de los tardígrados sigue sin estar claro, pero aunque sigan allí arriba, no pueden reanimarse sin agua líquida.

Son resistentes a la radiación

Las investigaciones han demostrado que los tardígrados pueden sobrevivir a una radiación aproximadamente 1.000 veces superior a la de un ser humano. Suelen resistir el daño de la exposición a la radiación tanto en estado activo (hidratado) como en estado de túnel (desecado), lo que los investigadores han señalado que es un poco sorprendente, ya que se espera que los efectos indirectos de la radiación ionizante sean mucho mayores en presencia de agua. Sin embargo, estar en un túnel parece conferir más protección.

Los tardígrados no sólo han sobrevivido a la irradiación masiva, sino que han llegado a tener una descendencia sana tras la exposición a la radiación. Los investigadores creen que esto se debe a la capacidad de los tardígrados tanto para evitar la acumulación de daños en el ADN como para reparar eficazmente los daños producidos. Sin embargo, como han demostrado algunos experimentos espaciales, incluso los tardígrados tienen un límite para la cantidad de radiación que pueden soportar.

No son exigentes con la temperatura

Los tardígrados polares han sobrevivido a un enfriamiento de hasta 196 grados Celsius bajo cero, y las investigaciones sugieren que algunos podrían ser capaces de soportar temperaturas de hasta 272 ºC bajo cero, es decir, sólo un grado por encima del cero absoluto. Por otra parte, las especies más tolerantes al calor pueden sobrevivir a temperaturas de hasta 151 ºC.

Puedes encontrarlos tú mismo

tardigrade magnified 40x under microscope

Los tardígrados pueden vivir en casi cualquier tipo de entorno de la Tierra. Se han encontrado en aguas termales, en la cima de los picos del Himalaya, bajo capas de hielo sólido, en selvas tropicales, en volcanes de barro y en el fondo de lagos y océanos. Sin embargo, también abundan en muchos lugares menos exóticos, como arroyos, praderas, manchas de musgo, hojarasca, paredes de piedra, tejas e incluso aparcamientos.

Si tienes acceso a un microscopio, puedes intentar encontrar tardígrados cerca de ti. El consejo general para los cazadores de tardígrados aficionados es que recojan un pequeño grupo de musgo o liquen, y lo coloquen en un plato poco profundo para dejarlo en remojo en agua durante la noche. Elimina el exceso de agua y, a continuación, agita o exprime ligeramente el agua del terrón empapado en una placa de Petri o un recipiente transparente similar. A continuación, puedes estudiar el agua con un microscopio estereoscópico a bajo aumento: de 15x a 30x debería ser suficiente para ver a los tardígrados.

Probablemente nos sobrevivirán

Los tardígrados se remontan al menos a 500 millones de años, y ya han sobrevivido al menos a cinco extinciones masivas. Combinado con lo que sabemos sobre su tolerancia a las temperaturas extremas, la presión, la radiación, la deshidratación y el hambre, parecen mejor equipados que nosotros para sobrevivir a cualquier desastre global que se avecine.

Los científicos también han llegado a esa conclusión. En un estudio publicado en Scientific Reports en 2017, los investigadores examinaron el riesgo de que varios acontecimientos cataclísmicos pudieran acabar con toda la vida en la Tierra, centrándose en cosas que podrían haber desencadenado extinciones masivas en el pasado: impactos de asteroides, supernovas y estallidos de rayos gamma. «Sorprendentemente, encontramos que, aunque la vida humana es algo frágil ante acontecimientos cercanos, la resistencia de Ecdysozoa como [los tardígrados] hace que la esterilización global sea un acontecimiento improbable», escribieron los investigadores.

Preguntas frecuentes

¿Son inmortales los tardígrados?

Los tardígrados no son inmortales. Sin embargo, pueden sobrevivir en condiciones extremas suspendiendo su metabolismo y entrando en un estado similar a la muerte, llamado túnel. Un tardígrado puede vivir durante décadas sin comida ni agua mientras está en un túnel. Cuando y si el tardígrado se rehidrata, se reanima y vuelve a la normalidad.

¿Qué tamaño tiene un tardígrado?

Los tardígrados miden menos de una décima de pulgada. (Los tardígrados medios miden alrededor de 0,02 pulgadas, mientras que los más grandes miden alrededor de 0,07 pulgadas). Son casi microscópicos y, a simple vista, no parecen mucho más que una mancha diminuta.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad