10 Datos Fascinantes Sobre el Bisonte

El bisonte americano, también llamado búfalo, vagaba libremente por América del Norte, con un número estimado de 40 millones en 1800. En la actualidad, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN) los incluye en la lista de especies casi amenazadas de extinción. Constituyen una de las dos especies de bisonte -la otra es el bisonte europeo- y se dividen en dos subespecies: el bisonte de las llanuras y el bisonte del bosque.

Los poderosos búfalos dan nombre a montañas, ríos, equipos deportivos y ciudades. Son un animal emblemático de las llanuras americanas, pero ¿cuánto sabes sobre ellos? Aquí tienes 10 datos fascinantes sobre estos majestuosos animales.

Los bisontes son rápidos

Bison jumping fence

Puede que los bisontes parezcan maderos, pero son bastante ágiles y rápidos, capaces de correr a una impresionante velocidad de 30 a 45 mph y de saltar hasta seis pies verticales. Debido a que los turistas subestiman su velocidad y sobrestiman su docilidad, los bisontes han herido a más personas que cualquier otra especie en el Parque Nacional de Yellowstone. A diferencia de otros herbívoros, los bisontes no son lentos a la hora de utilizar su agilidad y tamaño para atacar a los depredadores percibidos.

Sus abrigos son extraordinariamente gruesos

Bison walking in snow with snow on its back

De forma única, los bisontes no queman calorías adicionales para mantenerse calientes a temperaturas bajo cero. El grosor de su pelaje les aísla del duro clima invernal con dos capas de pelo y una gruesa piel. La capa exterior gruesa sirve de protección contra el frío y la humedad. La capa interior está formada por fibras finas, creando un aislamiento que atrapa el aire y el calor. Los bisontes tienen 10 veces más pelo por centímetro cuadrado que el ganado doméstico. Su pelaje es tan eficaz contra el frío que la nieve permanece sobre el bisonte sin derretirse.

En días especialmente gélidos, los animales se enfrentan al viento con la cabeza hacia abajo, presentando la parte más gruesa del pelaje para romper el feroz frío de la pradera.

Son la clave de un ecosistema sano de las praderas

Como especie clave, el bisonte desempeña un papel vital en la creación y el mantenimiento de la biodiversidad del ecosistema. Pastan hierbas autóctonas, sus pezuñas remueven el suelo y sus excrementos lo fertilizan. Incluso el revolcarse de los bisontes cambia y equilibra la biodiversidad de la pradera de hierba alta al afectar a las poblaciones de insectos. Los perros de la pradera y otros animales prefieren vivir en zonas pastoreadas por bisontes para poder detectar más fácilmente a los depredadores. Una especie de mariposa en peligro de extinción es cada vez más abundante desde la reintroducción del bisonte en su área de distribución. El pastoreo de los bisontes ha creado condiciones favorables para las plantas que estas mariposas utilizan como fuente de alimento.

Estuvieron a punto de extinguirse

Durante el siglo XIX, varios factores condujeron a la casi extinción del bisonte americano, del que sólo quedaban unos 325 ejemplares en 1884. El más citado es la matanza generalizada de búfalos por parte de los colonos blancos. La eliminación de la fuente de alimentos, el patrimonio cultural y los bienes comerciales de los indígenas se utilizó como táctica de guerra. Durante la expansión hacia el oeste, lo que antes eran pastizales abiertos se cercó para los bisontes errantes, restringiendo su hábitat. Esto sigue limitando su recuperación en la actualidad.

Otras amenazas son las enfermedades y la sequía, que debilitan a los bisontes y los exponen a la depredación de los lobos. El Parque Nacional de Yellowstone es el único lugar de todo el continente en el que los bisontes han vivido continuamente desde la prehistoria.

Se consideran ecológicamente extintos

El número de bisontes americanos en rebaños en libertad o gestionados para su conservación es estable a partir de 2020, y la UICN estima que hay entre 11.248 y 13.123 animales adultos en esa población. Por desgracia, la mayoría de esos bisontes no viven en manadas lo suficientemente grandes como para ser viables a largo plazo. Estas pequeñas manadas crean una situación en la que los bisontes se consideran «ecológicamente extintos», es decir, que aún no se han extinguido pero carecen de la diversidad genética necesaria para mantener su población.

Hay algo más de 228.000 bisontes en ranchos comerciales de todo el mundo. Los ganaderos gestionan estos bisontes de forma que no son aptos para reintroducirlos en poblaciones de conservación.

Son el mamífero más grande de Norteamérica

El tamaño del bisonte es difícil de comprender. Un toro típico (macho) mide entre 3,5 y 4,5 metros. Las vacas (hembras) son más pequeñas y miden entre 7,5 y 10,5 pies. Miden entre 1,5 y algo más de 1,80 metros en el hombro. La subespecie de bisonte de los bosques es la más grande de las dos, y los toros pesan más de 2.000 libras.

Las crías cambian de color

red, white, and brown bison calves going through color change

La mayoría de los bisontes actuales no son bisontes puros; sólo unos 8.000 individuos, o el 1,6% de la población total de la especie, no están hibridizados en algún grado con el ganado. La hibridación, en la que a veces participa el ganado doméstico, da lugar a crías de bisonte negras, marrones o incluso blancas.

Los terneros de bisonte puros suelen ser rojos cuando nacen y, a medida que crecen, su pelaje se oscurece. Este proceso comienza a los dos meses y se completa a los cuatro meses. Los terneros blancos son bisontes albinos, leucísticos o blancos verdaderos. Los terneros albinos carecen de todo pigmento y tienen los ojos rosados, los leucísticos tienen los ojos azules y los bisontes blancos simplemente nacen con el pelaje genéticamente blanco. Los terneros blancos verdaderos tienden a cambiar de color, al igual que los terneros rojos típicos. Los terneros blancos son considerados sagrados por muchos pueblos indígenas de Norteamérica.

Su conservación está en peligro

A pesar de estar catalogada como casi amenazada por la UICN, la conservación de la especie es complicada. Algunas leyes de Norteamérica clasifican al bisonte como ganado, mientras que otras lo clasifican como fauna salvaje. Su cría con fines comerciales no sirve para la conservación de la especie debido a la cría selectiva para obtener docilidad y calidad de la carne. La hibridación a través de la cría intencionada y accidental con el ganado limita aún más la reserva genética de conservación.

El bisonte necesita grandes extensiones de terreno para pastar, reproducirse y migrar. En Norteamérica, hay poco apoyo a la repoblación de un animal tan grande. A pesar de la menor cantidad de zonas silvestres en Europa, la aceptación pública de esta estrategia ha sido un éxito para el bisonte europeo.

Tanto los machos como las hembras tienen cuernos

Young bison with short spike-horns at a 45-degree angle

No puedes saber si un bisonte es macho o hembra por los cuernos, pero sí puedes saber su edad. Ambos sexos tienen cuernos a partir de los dos años. Luego tienen una etapa llamada «cuerno en punta», en la que los cuernos se desarrollan en un ángulo de 45 grados. Esto dura hasta que tienen unos cuatro años. Los cuernos empiezan siendo negros, pero se vuelven grises a medida que el búfalo envejece. Los cuernos adultos se curvan hacia arriba, y las puntas empiezan a volverse romas y más cortas después de los ocho años.

Hacen una variedad de sonidos

A pesar de su similitud con las vacas, no hacen ruidos como el ganado doméstico. Los bisontes no mugen ni bajan la voz; en su lugar, braman, gruñen, gruñen y resoplan. Los bufidos y gruñidos pueden sonar como los motores de un camión o de un cortacésped. Los gruñidos suenan como los de un cerdo. Los bramidos son especialmente frecuentes en la época de celo o de cría. Los bisontes se comunican con las crías y las vacas mediante una variedad de bufidos, gruñidos y llamadas de alarma retumbantes. Las crías emiten algunos balidos en respuesta a la llamada de sus madres.

Salva al bisonte

  • Apoya la legislación para ayudar al bisonte. La Campaña del Campo del Búfalo tiene una página dedicada a cuestiones de defensa del bisonte.
  • Dona o adopta un bisonte a través de organizaciones conservacionistas como la National Wildlife Federation.
  • Hazte voluntario de la American Prairie Reserve y otras organizaciones para construir un hogar para el bisonte.
  • Corre la voz. Comparte lo que has aprendido sobre el bisonte americano con tus amigos y familiares.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad