Los perros «ven» el mundo a través de su nariz

En general, los humanos no nos basamos en el olfato para experimentar el mundo. En cambio, hacemos hincapié en nuestro sentido de la vista. Si olemos algo, esa información nos sirve de pista para buscar la fuente, no para interpretar el olor en sí mismo.

Pero los perros son diferentes. El olfato es su principal forma de experimentar el mundo, y la vista tiene una importancia secundaria.

«Pueden mirar a alguien con los ojos; cuando te acercas, te miran», dijo a Business Insider la investigadora de la cognición canina Alexandra Horowitz . «Pero una vez que se han dado cuenta de que hay algo con los ojos, utilizan el olfato para saber que eres tú. Así que invierten ese uso tan familiar nuestro».

Detente a oler las rosas – en estéreo

La nariz de los perros está optimizada para oler.

Todo comienza con esa nariz húmeda y esponjosa, como explica con detalle el vídeo de arriba. Puede captar muchos olores que arrastra la brisa. Además, los perros pueden oler en estéreo, ya que cada fosa nasal puede oler distintos olores. Esto les ayuda a determinar la dirección de la que procede un olor y otras muchas informaciones. Y el factor genial no termina ahí. La nariz de los perros está diseñada para que la inhalación y la exhalación se produzcan por conductos separados. Los perros exhalan a través de las hendiduras de los lados de la nariz, creando pequeñas corrientes de aire que, al inhalar, les permiten captar aún más moléculas de olor.

Se trata claramente de un dispositivo súper olfateador, y eso antes de explicar lo que ocurre en su interior.

Una vez que un olor llega a sus fosas nasales, un pliegue de tejido dirige los olores a dos pasajes diferentes. Un pasaje es para el oxígeno y el segundo pasaje es para los olores. Este segundo pasaje está lleno de células receptoras olfativas, unos 300 millones de ellas. En comparación, nosotros tenemos unos míseros 5 millones.

Un husky huele los pantalones rosas de una joven

Ser capaz de captar todos estos olores no significaría mucho sin una forma de procesarlos, y mucho menos de recordarlos. Por estas razones, el bulbo olfativo del cerebro de los perros que lleva a cabo esta acción ocupa mucho más espacio relativo en el cerebro. El bulbo olfativo se conecta con varias partes del cerebro, incluidas las regiones responsables del comportamiento, la memoria, las emociones y el gusto. Todas estas regiones también están conectadas, y juntas forman un complejo entramado que, en última instancia, ayuda a los perros a determinar lo que huelen y su procedencia. También ayuda a formar asociaciones con esos olores.

Pero eso no es todo. Gracias al órgano vomeronasal situado justo encima de la boca, los perros son capaces de detectar las hormonas que liberan todos los animales, incluidos los humanos. Estas hormonas les ayudan a identificar posibles parejas y a diferenciar entre animales amistosos y amenazantes. En el caso de los humanos, esta capacidad de captar hormonas les ayuda a identificar nuestros estados emocionales, e incluso puede indicarles si alguien está embarazada o enfermo.

Un olor para recordar

<img alt="El perro se sienta y mira fijamente una boca de incendios amarilla en un barrio de las afueras" src="https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/06/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__mnn__images__2018__04__DogStaresAtYellowFireHydrant-2357499738014d87b596e857090dfea4.jpg" height="406"

Las asociaciones entre los olores, así como la capacidad de los perros para recordarlos, es lo que les ayuda no sólo a rastrear los olores, sino a identificar otros.

«Básicamente tenemos una nube de olores a nuestro alrededor. Eso es interesante, porque significa que un perro puede olerte antes de que estés realmente allí», dijo Horowitz. «Si estás a la vuelta de la esquina, tu nube olfativa se adelanta a ti».

Claro, puede que tu perro recuerde más o menos a qué hora llegas a casa, pero también puede olerte a ti, al coche y a cualquier otra cosa que necesite para identificarte antes incluso de que estés a la vista.

El olfato es también la forma en que los perros son capaces de comunicarse en el exterior. Como hemos informado anteriormente, un paseo no es sólo un paseo para tu perro; es una forma de saber cómo están los demás perros del vecindario, y si hay algún perro nuevo cerca. Los olores les dicen si el perro está sano o no, qué ha comido y si es macho o hembra.

Un olfato frío para el calor

Una imagen termográfica muestra que la nariz de un perro está realmente fría

Interesantemente, las narices de los perros no sólo sirven para olfatear perros y personas. Un nuevo estudio descubre que también pueden percibir el calor débil que se irradia. La punta fría y húmeda de la nariz de un perro -llamada rinario- la hace especialmente sensible al calor liberado por la radiación térmica. Esta capacidad ayudaría a los carnívoros a encontrar presas de sangre caliente.

Otros animales, como los mapaches y los topos, también tienen rinarios que utilizan para la sensibilidad táctil. Pero como las narices de los perros son frías, sus capacidades táctiles no son tan grandes, lo que lleva a los investigadores a creer que la nariz tiene mayores capacidades más allá del tacto y el olfato. Sus resultados se han publicado en Informes científicos.

Así que la próxima vez que tu perro olfatee el aire o un lugar preferido o quiera oler tus zapatos, deja que haga lo suyo. Simplemente está tratando de absorber toda la información que pueda sobre el mundo que le rodea.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad