Cómo lavar menos ropa

Una amiga con hijastros comentó recientemente la cantidad de ropa que debo lavar semanalmente. «¡Probablemente haces una carga al día!», exclamó, describiendo lo abrumadora que es la colada de sus hijastros cuando los visitan los fines de semana.

Me hizo pensar en mis propios hábitos de lavado y en la cantidad de ropa sucia que generan mis tres hijos pequeños. Por extraño que parezca, no me siento tan abrumada, ni pongo una carga al día. De hecho, ahora que el más pequeño ha dejado los pañales de tela, son más bien tres cargas a la semana, incluida una de sábanas.

Me esfuerzo por minimizar la colada de mi familia por varias razones. Es un proceso que consume mucha energía y agua. (Siempre que es posible, cuelgo la ropa). Crea un desgaste en las prendas que acorta su vida útil y, en el caso de los tejidos sintéticos, libera microfibras de plástico en el medio ambiente (aunque sí meto en la lavadora una Bola de Cora). También soy consciente de que Fashion Revolution estima que una cuarta parte de la huella de carbono de una prenda proviene del lavado.

Tengo algunas estrategias clave para evitar que la ropa sucia se acumule:

Compra más tejidos naturales

Estos no retienen el olor tanto como los sintéticos. Un par de calcetines de lana, por ejemplo, pueden llevarse 3-4 días seguidos sin que huelan, al igual que una camisa de lana, cáñamo o algodón. Intento evitar las mezclas de poliéster siempre que sea posible, porque éstas huelen más rápido y hay que lavarlas con más frecuencia.

Airearlas

Este es un paso increíblemente eficaz que a menudo se pasa por alto. Colgar la ropa en un perchero interior y dejarla toda la noche puede hacer que huela mucho más fresca al día siguiente. Obviamente, esto no funciona si la prenda apesta a B.O. y necesita ser lavada, pero si una camisa sólo tiene ese olor a «usado» pero no tiene mal olor ni suciedad visible, puede hacer maravillas.

Lavado de manchas

Muchas de las manchas que tienen mis hijos en la ropa pueden limpiarse rápidamente con un paño húmedo. Como todavía son demasiado pequeños para transpirar, esto prolonga el uso de la prenda uno o dos días más. Yo hago lo mismo con mi propia ropa, limpiando las marcas de mis vaqueros y camisetas, en lugar de tirarlo todo al cesto de la ropa sucia.

Replantea tus normas

Para que quede claro, espero que mis hijos (y yo misma) tengan un aspecto presentable y huelan bien. Nunca permitiría que fueran al colegio con ropa que oliera o pareciera visiblemente sucia, y espero que se cambien la ropa interior y los calcetines todos los días sin excepción. Sin embargo, creo que las normas de nuestra sociedad sobre la higiene de la ropa son un poco exageradas. No hay nada malo en llevar una camisa todavía limpia, pero no apenas limpia.

También es hora de recuperar la noción de la ropa de juego, de vestir a los niños con ropa más desordenada que les permita participar en juegos al aire libre sin que los padres se preocupen de la inevitable colada.

Tener menos ropa

Esto puede sonar contradictorio, pero cuando sólo tienes un puñado de prendas en el armario que realmente te gusta llevar, te sientes más inclinado a alargar el tiempo entre lavados. Me he dado cuenta de esto al vivir en una casa de alquiler con una sola maleta de ropa, mientras que cuando tengo más ropa por ahí, tiendo a meterla en la lavandería inmediatamente.

Estas estrategias no funcionarán para todo el mundo, ni sustituyen al lavado cuando es realmente necesario, pero pretenden ser un recordatorio de que el lavado no es siempre la primera solución. Detente, olfatea, escanea, y luego friega si es necesario.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad