Comercio justo

Comercio justo, las ciudades apuestan por ello

Los consumidores tienen mucho más poder del que a veces son capaces de reconocer. Se suelen subestimar, pero las decisiones de compra pueden afectar en gran medida tanto al medio ambiente como a los medios de vida de las personas productoras. Prácticas como el comercio justo lo ponen de manifiesto.

¿Qué es el comercio justo?

El comercio justo se define como una alternativa al comercio liberal basada en una relación comercial voluntaria, sostenible e inclusiva, respetuosa en todo caso con la idiosincrasia y la cultura de los productores, con sus derechos humanos y también con el entorno natural, evitando los posibles daños al medio ambiente derivados de cada actividad comercial. Está fomentado por empresas sensibilizadas con la economía circular.

La apuesta por este tipo de sistema de comercialización ha llevado a las ciudades españolas de Vitoria-Gasteiz y Madrid, junto con otras cinco urbes europeas, a la final del concurso organizado por la Comisión Europea y el Centro Internacional del Comercio sobre las ciudades europeas promotoras del comercio justo y ético.

Reconocimiento europeo a las ciudades impulsoras del comercio justo

A finales de junio, la Comisión Europea y el Centro Internacional de Comercio fallaron quién sería la primera ganadora del premio en este certamen: la ciudad belga de Gante. Así, la capital española, Vitoria-Gasteiz, las alemanas Saarbrücken y Dortmund, Lyon (Francia) y Malmö (Suecia) quedaron como finalistas, y cuatro de ellas -Saarbrücken, Lyon, Malmö y Madrid- fueron reconocidas con distintas “menciones especiales”.

El palmarés trataba de poner en valor el papel “central” de las ciudades en el comercio justo, y su capacidad para sensibilizar sobre el consumo responsable, que está incluido además en uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, el ODS 12.

Beneficios del comercio justo para la ciudad

Además de estar contribuyendo a una causa mundial que puede solventar multitud de problemas relacionados a la desigualdad, la pobreza y los conflictos ambientales -entre otros- a lo largo del globo, las ciudades aspirantes al primer premio han salido beneficiadas de su apuesta por un comercio justo y ético.

El reconocimiento internacional en este ámbito, unido a una amplia cobertura mediática de lo que hace cada urbe por el comercio justo, aumenta la visibilidad y el prestigio del municipio -al menos en lo referido a su compromiso con la sostenibilidad- y, con ella, crece también la oportunidad de crear contactos.

Por otra parte, la localidad premiada recibirá el apoyo del Centro de Comercio Internacional para un proyecto de desarrollo sostenible liderado por la propia ciudad, y además se propiciará un intercambio de mejores prácticas en comercio ético y justo entre municipios, ciudadanos y representantes políticos y negocios.

Madrid fue valorada en el concurso por un trabajo que viene desempeñando desde el 2008 y que se ha centrado en fomentar el comercio justo. Gracias a estos esfuerzos, la capital española consiguió en 2011 el certificado de “Ciudad por el Comercio Justo”, tras lo cual empezó a formar parte de la Campaña Internacional.

Otro aspecto destacado de los esfuerzos municipales de Madrid en este ámbito es el establecimiento de sinergias con los planes y estrategias desarrolladas por distintas áreas del gobierno municipal enfocadas a la sostenibilidad urbana, en sus distintos planos. La mención que recibió el ayuntamiento de Madrid, “Alianzas globales”, reconocía especialmente la “impresionante” red de ciudades asociadas en América Latina.

Vitoria-Gasteiz, por su parte, refleja su compromiso por el comercio justo mediante el Plan Operativo para el Fomento del Comercio Justo, así como a través del Plan de compra y Contratación Socialmente Responsable impulsado en esta legislatura. Este último contempla incorporar en mayor medida productos de comercio justo en diferentes servicios y suministros del Ayuntamiento, como las cafeterías de Centros Cívicos e instalaciones municipales, en los servicios de alimentación y en los servicios de catering que se ofrezcan en eventos municipales, congresuales o turísticos.

Otra de las acciones municipales valoradas es la difusión de un listado de proveedores acreditados, y actualizar el catálogo de productos de comercio justo. En paralelo, el Ayuntamiento apoya iniciativas de comercio justo con subvenciones a proyectos de cooperación en países en vías de desarrollo que garanticen relaciones comerciales basadas en principios éticos y sostenibles.

 

No Comments