emisiones co2

Suspenso mundial en acción climática: aumentan las emisiones de CO2

La cumbre de Katowice (COP24), donde se reúnen las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) para abordar cómo solventar esta crisis ecológica, se está produciendo con cierta sensación de descontento por parte de la opinión pública internacional.

La decepción se debe al Global Carbon Budget 2018, un informe emitido por el Global Carbon Project, junto con la Universidad de East Anglia (Reino Unido), en el que se afirma que lejos de haber reducido las emisiones de gases de efecto invernadero -como pretendía el Acuerdo de París firmado a finales de 2015- éstas han aumentado.

En concreto, las emisiones de CO2 (culpables del calentamiento global) se incrementaron en 2017 un 1,6%, y está previsto que este año el aumento llegue hasta el 2%. Las causas, revela el estudio, son el mayor uso del carbón, del petróleo y del gas.

El documento distingue entre dos posibles vías de emisión de estos gases: una es la quema de combustibles fósiles y la otra es el cambio en los usos del suelo (deforestación, sobre todo). En cuanto a las primeras (emisiones fósiles), el estudio señala que tuvieron un crecimiento del 3% anual en la primera década de siglo, que se ralentizó no obstante entre 2010 y 2014, aunque recuperó la estabilidad a partir de 2014. Es particular el caso de Estados Unidos, donde las emisiones de CO2 se redujeron a un 1,2% anual desde 2007 pero a partir de 2018 aumentaron “súbitamente”, en torno a un 2,5%.

Respecto a las segundas emisiones, las que provienen por el cambio en los usos del suelo, el informe no indica una tendencia clara.  Con todo, el World Resources Institute advierte de que las temperaturas que el planeta soporta en la actualidad son las más cálidas en los últimos 11.000 años.

¿Qué es el presupuesto de carbono?

A este ritmo de emisión de CO2, en apenas tres décadas habremos agotado todo nuestro presupuesto de carbono, es decir, el límite de un billón de toneladas de CO2 que no debemos sobrepasar si queremos mantener el aumento de temperatura por debajo de los 2ºC para 2100 con respecto a los niveles preindustriales, según calcula el IPCC (Grupo Intergubernamental del Cambio Climático).

En 2011, el planeta había gastado el 52% del presupuesto, y se prevé que en 2045 ya habremos excedido el presupuesto completo, si el ritmo de emisiones no se reduce.

¿Qué implicaría exactamente sobrepasar dicho presupuesto?

Las consecuencias del cambio climático ya se perciben a lo largo y ancho del globo. El nivel del mar, por ejemplo, aumenta ahora el doble de rápido que hace 25 años, lo que expone a cada vez más comunidades -sobre todo costeras- al riesgo de sufrir inundaciones. También los incendios están sucediendo hoy de manera más voraz a consecuencia del calentamiento global, según el World Resources Institute. Sólo la zona occidental de los Estados Unidos sufre siete veces más grandes incendios que hace cuarenta años. Las sequías, por su parte, son cada vez más prolongadas e intensas.

Todos estos impactos climáticos se verán agravados incluso si logramos mantenernos en el límite de nuestro presupuesto de carbono, apuntan, pues un aumento de temperatura media del planeta de dos grados centígrados -según aseveró el último informe del IPCC- acarreará consecuencias irreversibles y devastadoras para los ecosistemas y las personas que formamos parte de ellos. Pero si se supera el presupuesto de carbono -y por tanto no se mantiene el aumento por debajo de los dos grados centígrados- los efectos serán “significativamente” mayores, alertan los expertos.

Sobrepasar el presupuesto de carbono supondrá un aumento medio del nivel del mar de incluso un metro para el año 2100 (en comparación con el medio metro que se espera con los dos grados de calentamiento). La frecuencia y virulencia de los fuegos también será mucho mayor con cada grado de calentamiento extra. Ya con un aumento de 1,5ºC a 2ºC los incendios en el Amazonas serán el doble de frecuentes, mientras que un mayor calentamiento acarreará todavía mayores impactos.

Un escenario que siguiera en esta tendencia y de continuar con el nivel de emisiones de carbono -y de fallar por tanto en el objetivo de limitar el calentamiento al grado y medio- supondrá todavía más prolongadas e intensas sequías. Se calcula que con dos grados de calentamiento, grandes ríos como el Mississippi, el Danubio, el Amazonas y el Murray Darling tendrán entre un 20 y un 40 por ciento menos de caudal.

Con este panorama como telón de fondo se celebra actualmente la COP24 o cumbre del clima en Katowice (Polonia), donde se abordan cuestiones como el refuerzo de los objetivos del Acuerdo de París -que fijó la meta de limitar el calentamiento de la tierra a los 2ºC o incluso 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales para 2100-, la financiación de las medidas de reducción de emisiones y la transparencia para monitorear las acciones en materia climática de cada país.

No Comments