8 aceites faciales para una piel más suave y saludable

Mantener un rostro fabuloso requiere una buena crema hidratante. Pero las cremas faciales de venta libre pueden dejarte con la boca abierta. Y ése no es su único problema; muchas también están llenas de cuestionables ingredientes sintéticos que no son buenos para ti ni para el planeta.

Por eso los aceites faciales naturales se están convirtiendo en la nueva crema hidratante para las mujeres (y los hombres) que buscan una rutina de cuidado de la piel más saludable y asequible. Derivados de las plantas, estos aceites -desde los viejos conocidos como el aceite de oliva y el aceite de coco hasta las nuevas opciones como el aceite de argán y el aceite de marula- suelen contener pocas toxinas o ingredientes añadidos.

Claro que no todos los aceites de belleza son baratos, pero pocos son tan caros como las cremas hidratantes especiales. Y algunos son auténticas gangas. Y lo que es mejor, puede que ya tengas unos cuantos a mano en tu cocina.

Aunque no hay (todavía) una tonelada de pruebas científicas sobre sus beneficios, muchos informes sugieren que pueden ser eficaces contra la piel seca y otras dolencias cutáneas. La mejor manera de decidirlo es probarlos por ti mismo. Sólo asegúrate de realizar primero una prueba de parche frotando el aceite en una pequeña zona de la piel y esperando al menos 48 horas para asegurarte de que no hay reacciones adversas.

Dicho esto, aquí tienes ocho aceites que pueden merecer un lugar en tu régimen de belleza.

Aceite de coco

Una cucharada de aceite de coco para un cuidado suave y saludable de la piel

Este alimento básico de moda en la cocina no es sólo para cocinar. También hidrata la piel y tiene propiedades limpiadoras y terapéuticas. Esta delicia tropical, que se puede encontrar en tiendas de comestibles y farmacias, así como en Internet, tiene un precio razonable y es fácil de aplicar. El aceite de coco suele venir en forma sólida con una consistencia parecida a la de la manteca de cerdo, a menos que la temperatura exterior supere los 76 grados F, entonces se convierte en aceite.

Puedes ayudar a prevenir la sequedad, el picor y la descamación de la piel cogiendo una pequeña cantidad de aceite de coco en la palma de la mano, frotando las manos para fundirlo y masajeándolo en la cara y otras zonas deseadas. Deja que se absorba de 5 a 10 minutos y luego retira el exceso con un pañuelo de papel o aclara con agua tibia. El aceite de coco también funciona como desmaquillante, exfoliante facial y puede ayudar a prevenir las arrugas y los signos de envejecimiento. Además, tiene beneficios antibacterianos, antifúngicos y antiinflamatorios que pueden hacerlo eficaz contra el eczema, la psoriasis, las infecciones cutáneas, el acné y los síntomas de las quemaduras solares.

FYI: el aceite de coco también se presenta en forma líquida, parecida al aceite de cocina normal. Sin embargo, los expertos recomiendan quedarse con el sólido, porque el aceite de coco líquido está procesado. Esto significa que se le ha quitado gran parte de su ácido láurico, que es el que proporciona todo ese poder antibacteriano e inflamatorio, así como su capacidad hidratante. El aceite de coco puede no ser para todos. Algunos usuarios propensos al acné se quejan de un aumento de los brotes y los que tienen la piel extremadamente seca a veces notan que se vuelve aún más seca con su uso.

Aceite de oliva

Aceite de oliva en un bol blanco que se utilizará para el cuidado natural de la piel

Este producto imprescindible en la cocina no sólo es un ingrediente clave en la dieta mediterránea ultrasaludable; también refuerza tu piel. Y, al igual que el aceite de coco, tiene un precio razonable. Es cierto que aún no hay una gran cantidad de investigaciones sobre los beneficios del aceite de oliva para la piel, pero mucho es prometedor. Por un lado, contiene importantes vitaminas como la A, D, E y K que mantienen la piel sana. También ofrece protección antioxidante contra los dañinos radicales libres que pueden causar el envejecimiento prematuro y protege la piel tras la exposición al sol. El aceite de oliva también tiene propiedades antibacterianas, aunque las primeras investigaciones sugieren que puede no ser tan eficaz como el aceite de coco para combatir las bacterias de la piel. Utilízalo como hidratante y reductor de arrugas, retirando el exceso con un pañuelo de papel para que no obstruya los poros. O mézclalo con sal marina para hacer un exfoliante.

Para tu información: un estudio reciente demuestra que el aceite de oliva puede causar enrojecimiento y daños a los bebés y a algunos adultos con dermatitis atópica (un tipo de eczema). Cuando compres aceite de oliva, busca marcas de alta calidad (las que tienen la certificación del Consejo Oleícola Internacional). Elige aceites de oliva virgen extra prensados en frío que no estén muy procesados y no contengan productos químicos o aditivos que puedan dañar la piel.

Aceite de argán

Mujer en Marruecos extrayendo manualmente el aceite de Argán

Marruecos es el hogar del árbol de argán (Argania spinosa L.), que produce nueces con granos que se muelen y prensan para crear este versátil aceite. Utilizado desde hace siglos y repleto de vitaminas A y E, así como de antioxidantes y ácidos grasos como el omega 9 (oleico) y el omega 6 (linoleico), el aceite de argán rebosa de propiedades antiinflamatorias, antifúngicas y antimicrobianas que lo hacen especialmente potente para combatir el acné, las infecciones cutáneas, las picaduras de insectos y las erupciones cutáneas. También es un gran hidratante facial antienvejecimiento y un tónico para la piel. Lo mejor de todo es que hace todo esto sin obstruir los poros.

Para tu información: el aceite de argán puede ser caro porque es raro y difícil de producir. Lee la etiqueta para asegurarte de que es 100% puro. Dicho esto, si el precio no es un problema, usar aceite de argán te permite ayudar al medio ambiente y promover la justicia social. Los árboles de argán evitan la erosión del suelo y protegen las reservas de agua en el desierto de Marruecos, y son tan ecológicamente vitales que el bosque de argán del país fue nombrado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1998. Los árboles se ven amenazados por la sobreexplotación y la deforestación, pero la creciente popularidad del aceite de argán ha impulsado la demanda y en realidad está trabajando para proteger los árboles. Además, han surgido cooperativas de mujeres para producir aceite de argán, lo que les proporciona ingresos, así como autonomía y un mayor estatus en su sociedad dominada por los hombres.

Aceite de marula

Fruta de marula sostenida en una mano negra al aire libre

Este aceite comparte muchas similitudes con el aceite de argán. Por un lado, procede de frutos secos, en este caso del árbol de la marula (Sclerocarya birrea), originario del sur de África. Además, contiene vitaminas, ácidos grasos y antioxidantes que mejoran la piel, y se ha utilizado durante cientos de años para proteger la piel y tratar diversas afecciones. Es ligero, se absorbe rápidamente y está repleto de propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, por lo que puede ayudar a revertir el daño solar, crear colágeno para prevenir el envejecimiento, impulsar el crecimiento de las células de la piel, prevenir el eczema e hidratar y proteger la piel del desgaste ambiental.

Para tu información: el aceite de marula (como el de argán) puede suponer un gran esfuerzo para tu presupuesto, aunque sólo necesitas unas pocas gotas para hidratar tu rostro. Busca un aceite 100% puro. Además, la mayoría de las veces es cosechado por colectivos gestionados por mujeres, por lo que su uso ayuda a estas mujeres a ganar independencia económica y social.

Aceite de jojoba

Fruta y aceite de jojoba en una mesa de madera

Este aceite ceroso procede de la nuez de la planta de jojoba (Simmondsia chinensis), un arbusto que crece de forma silvestre en el árido suroeste de Estados Unidos y en México. Se parece mucho al sebo humano (una sustancia cerosa producida por las glándulas sebáceas de la piel) y parece tener muchos beneficios para la belleza debido a su multitud de vitaminas y minerales nutritivos. Hidrata la piel sin sensación de grasa y alivia las quemaduras solares, además sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas pueden ayudar a combatir el eczema y la psoriasis. Y como modula la producción de sebo, que obstruye los poros y causa la piel grasa, el aceite de jojoba puede ser también un eficaz combatiente del acné.

FYI: ampliamente disponible, este aceite multiuso no te hará perder dinero. También parece ser bastante seguro, aunque algunas personas informan de cocos y reacciones alérgicas. Sin embargo, vigila que no lo ingieras, porque la jojoba contiene ácido erúcico, una sustancia química que puede provocar efectos secundarios graves, como daños en el corazón.

Aceite de vitamina E

Aceite de vitamina E echado en los dedos para el cuidado de la piel

Fácil de encontrar en las tiendas y en Internet -y a un precio razonable- el aceite natural de vitamina E se deriva de aceites vegetales, incluido el de soja. Y, al igual que otros aceites faciales, ofrece un bienal de beneficios para la piel gracias a sus antioxidantes que combaten los radicales libres y la inflamación. Se ha demostrado que hidrata la piel, favorece la cicatrización de las heridas, alivia las quemaduras solares y el picor y las enfermedades de la piel seca, como el eczema y la psoriasis. Sin embargo, otras afirmaciones, como que previene el cáncer de piel y reduce las arrugas, no han dado resultado en las investigaciones.

Para tu información: algunas personas tienen reacciones alérgicas al aceite de vitamina E, y puede empeorar algunas enfermedades de la piel. Haz siempre primero la prueba del parche. El aceite puro de vitamina E puede ser espeso y pegajoso, por lo que a menudo se mezcla con otros aceites y aditivos. Asegúrate de leer la etiqueta antes de comprarlo para ver qué contiene.

Aceite de aguacate

Aceite de aguacate en una botellita rodeada de una rodaja de aguacate y jabones

Derivado de la pulpa comestible del interior de los aguacates, este aceite contiene un rico surtido de ácidos grasos, así como vitaminas y minerales ricos en antioxidantes que benefician la piel. Se puede utilizar para hidratar, además de que sus efectos antimicrobianos y antiinflamatorios ayudan a curar zonas problemáticas como heridas, quemaduras solares, psoriasis y acné. Una cosa a tener en cuenta es su consistencia. El aceite de aguacate puro es muy espeso y pesado. El lado positivo es que se absorbe rápidamente sin dejar una sensación de grasa, pero puede ser mejor para pieles secas, agrietadas y deshidratadas y no para su uso en pieles más grasas.

FYI: el aceite de aguacate es bastante asequible y puede encontrarse en Internet y en tiendas. Al igual que el aceite de oliva, elige las marcas que se prensan en frío y son vírgenes extra, lo que significa que se someten a un procesamiento mínimo y retienen más nutrientes y antioxidantes. Busca aceites de aguacate envasados en botellas opacas u oscuras que lo protejan de la exposición a la luz.

Aceite de rosa mosqueta

Una botella de aceite de semilla de rosa mosqueta con escaramujos secos sobre una mesa

También llamado aceite de semilla de rosa mosqueta, esta ayuda de belleza cada vez más popular contiene abundantes antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Elaborado a partir de las semillas de rosales silvestres que se encuentran principalmente en Chile (concretamente de los frutos llamados escaramujos que quedan una vez que se han caído los pétalos de la rosa), este aceite tiene una larga historia de uso como agente curativo por parte de los mayas, los nativos americanos y otras culturas. Parece que funciona en todo tipo de pieles (excepto quizá en las propensas al acné) y no sólo hidrata, sino que puede mejorar el tono de la piel, estimular la producción de colágeno, aliviar los daños causados por el sol, minimizar las manchas de la edad y reducir las cicatrices del acné, el eczema y posiblemente incluso la rosácea. Masajéalo suavemente en tu rostro dos veces al día. El aceite de rosa mosqueta se absorbe rápidamente y sólo necesitas unas pocas gotas para mantener tu rostro suave y flexible.

FYI: El aceite de rosa mosqueta es económico. Sin embargo, es posible que quieras invertir en una marca de prensado en frío un poco más cara que retenga más nutrientes. Como es delicado, consérvalo en el frigorífico o en un lugar oscuro y fresco para evitar que se ponga rancio.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad