turismo sostenible báltico

Turismo sostenible: Manual para un nuevo turismo

El Centre for Regional and Tourism Research, con sede en Dinamarca, ha editado un manual sobre turismo sostenible, para mostrar cómo el sector turístico puede transitar hacia un modelo de economía circular en el turismo, en la región sur del Báltico. Esta publicación ha sido posible en el marco de la Cooperación Territorial Europea (CTE o ETC por sus siglas en inglés), más conocido como Interreg, que es un instrumento de financiación de desarrollo regional y transfronterizo europeo. El manual es además un análisis de situación y de oportunidades, y un compendio de consejos de cómo deben conseguirse los objetivos de una forma inteligente.

PROYECTO DE TURISMO SOSTENIBLE PARA EL BÁLTICO

Interreg South Baltic tiene como área de intervención la Euroregión del Báltico donde desarrolla distintos programas científicos, ambientales, y relacionados con el patrimonio. Este manual resume el conocimiento desarrollado por Interreg South Baltic dentro de un proyecto para promover la economía circular en las pequeñas y medianas empresas que se dedican al turismo en la región. Su nombre es Cirtoinno.

El manual consta de cinco partes:

  1. Introducción general a la materia
  2. Presentación más específica del concepto de economía circular
  3. Dedicada a las especificidades del turismo en la región
  4. Conexión entre el turismo y la economía circular
  5. Conclusiones que son útiles para comprender las dinámicas y las dificultades de la adopción de un nuevo paradigma económico.

Los destinatarios de estas conclusiones son los partners del proyecto Cirtoinno, pero también son útiles para los interesados en la economía circular en el sector turístico.   A continuación, un breve resumen de los puntos principales:

Psicología del arranque

Desde la perspectiva de las empresas individuales, es difícil cumplir con los principios de la economía circular cuando estos ha sido idealizados. Mantener este enfoque complica e impide la creación de tecnologías e innovaciones circulares. Además, la consideración de todos obstáculos para realizar una auténtica modificación en el sistema funciona como elemento disuasorio para que las empresas y los actores políticos avancen en la implementación de los cambios.

Las empresas son los innovadores de la circularidad

Es importante subrayar el elemento emprendedor desde una perspectiva bottom up. No existe un gran esquema de tecnologías de economía circular universales preparadas para su adquisición y una ruta única para su difusión e implementación. El proceso funciona de otro modo: las nuevas tecnologías circulares y modelos de negocio son impulsados desde abajo por empresas individuales y se llevan a cabo a través de la interacción social y el aprendizaje con proveedores, clientes, y oportunidades comerciales específicas conectadas a contextos de producción y consumo particulares. Muy a menudo, tales procesos de innovación comienzan con pasos, que no son verdaderamente ‘circulares’, sino que están en el marco de la economía verde o simplemente del sentido común. A menudo, el motivo principal para iniciar un cambio hacia operaciones comerciales más circulares (o verdes) puede ser tan sencillo como ahorrar costos.

Dificultades para las pymes

Las pequeñas y medianas empresas en general tienen una capacidad de innovación más limitada que las grandes empresas. Este es especialmente el caso del grupo de compañías que se encuentran en el marco del proyecto Cirtoinno. Son pymes de turismo que habitualmente son propiedad de una familia y se caracterizan por tener niveles relativamente bajos de formación del personal y recursos financieros limitados.

Influencia de las grandes compañías en las pequeñas

La mayoría de los primeros promotores de la economía circular dentro del turismo, serán grandes corporaciones, como las cadenas hoteleras globales. Sin embargo, muchas soluciones tecnológicas y organizativas desarrolladas y aplicadas por grandes empresas turísticas tienen potencial de extensión hacia pequeñas y microempresas de turismo a medio y largo plazo. Un tipo de práctica entre grandes corporaciones que podría (y debería) transferirse directamente a empresas más pequeñas, es la monitorización de flujos de materiales y de energía.

Desarrollo pragmático y sin presiones

Es crucial no aumentar el número de obstáculos para el cambio marcando objetivos demasiado ambiciosos. Sería mejor adoptar un enfoque pragmático, por etapas, y que tenga en cuenta las condiciones y los potenciales locales, recurriendo a oportunidades específicas en relación con el contexto. En la mayoría de los casos, el camino pasa por el dominio de las tecnologías y prácticas verdes. Los cambios deben decidirse y llevarse a cabo sobre una base informada. Un primer paso es analizar, dentro de las empresas, dónde se están utilizando y desperdiciando los recursos.

No Comments