El tema transversal en la educación ambiental

El tema transversal en la educación ambiental

El tema transversal en la educación ambiental es un concepto que estamos comenzando a escuchar y utilizar cada vez más, especialmente en ámbitos educativos. Según la idea que transmite Obesso Rojas, la transversalidad intenta abordar una problemática tratándola desde una perspectiva local para poder extrapolarla a una global.

En definitiva, desde un enfoque menos simplista y más multidisciplinar, que permita acoger la complejidad de la realidad, pudiendo interrelacionar unos factores con otros, para comprender así esquemas más complejos de las causas y consecuencias de dicha problemática.

En qué consiste la educación ambiental como tema transversalEl tema transversal en la educación ambiental

En defensa de la educación ambiental transversal José Manuel Espinosa alega que muchas veces la tradicional se centra exclusivamente en la naturaleza. El enfoque naturalista es insuficiente, ya que obvia una enorme parte de la realidad, que también es responsable del estado del medioambiente. Las soluciones son importantes, pero no por ello deben olvidarse los orígenes y antecedentes de los problemas si quieren solventarse verdaderamente. Para poder entender la problemática es necesario tratar y tocar otros muchos temas que afectan e influyen en el desarrollo, como pueden ser la economía o la política.

El entramado real que afecta y determina nuestra situación ambiental es mucho más complejo, formado por diversas conexiones entre unas disciplinas y otras.

Para hacerlo más ilustrativo, pongamos un ejemplo de lo que sería un tratamiento transversal de la educación ambiental (enfocado a la educación secundaria pero igualmente aplicable a la primaria):

Pongamos el exceso de residuos. A la hora de hablar de ello en clase, podríamos hablar exclusivamente del reciclaje y del tratamiento de los residuos que nuestra sociedad produce. Pero en este caso, se estarían invisibilizando las causas reales y la conexión que debe hacerse necesariamente con el consumo.

Una de las posibles maneras transversales de tratar el tema sería la siguiente: En materias de las ciencias sociales, la vinculación tiende a ser directa y fácilmente tratable. En economía puede hablarse de la economía lineal y circular, o de como el marketing dio una especial relevancia a la creación y mantenimiento de envases del producto para facilitar la identificación de este con una determinada marca. En historia puede comentarse la segunda revolución industrial o el paso del capitalismo de producción al capitalismo de consumo.

En temas de ciencias naturales o biología puede surgir fácilmente la interacción e interdependencia entre los seres vivos y las consecuencias de un tratamiento erróneo de los residuos.

En matemáticas las cifras pueden ser comentadas para trabajar sobre ellas, y en otras materias en las que el temario no esté necesariamente relacionado, puede utilizarse material que lo esté. En literatura, obras o textos que ilustren temas como la obsolescencia programada y en artes plásticas, artistas que utilicen materiales reciclados como materia prima en sus obras.

Pero esto es solo un ejemplo y como habréis podido comprobar durante la lectura de este, las posibilidades son casi infinitas.

La mayoría de los y las docentes o educadores ambientales, pueden coincidir en que una educación sobre el medioambiente es más que necesaria para formar a las futuras generaciones. Pero para tomar una conciencia real y otorgar al alumnado la capacidad de interpretar los problemas y sus posibles soluciones de la manera más correcta y documentada posible, es necesario hacer del proceso de aprendizaje algo multidisciplinar. Todo ello con estrategias que primero incidan en los entornos y contextos próximos, para posteriormente trasladarse a espacios de mayor amplitud.

¿Cómo enseñar la educación ambiental como tema transversal?

¿Cómo enseñar la educación ambiental como tema transversal?

Hasta ahora todo bien. Pero cuando debemos llevarlo a la práctica, surgen las dudas de cómo hacerlo y de cuáles son los métodos más eficaces para que la educación ambiental que impartamos sea lo más transversal posible.

  • Puede hacerse de una manera más constante, mediante un hincapié en el desarrollo de la capacidad crítica del alumnado. Además, a la hora de plantear temas, evitar, en la medida de lo posible según las edades y características de los alumnos y alumnas, hacerlo de manera simplista. Es importante, introducir ideas que puedan ser relevantes para la temática a tratar y animar a la clase que participe activamente tratando de vincular unas ideas a otras.
  • Por otro lado, también pueden hacerse actividades puntuales. Puede ser un proyecto de un o una docente con sus alumnos y alumnas, o bien podría tratarse de un proceso de mayor envergadura, involucrando a una mayor parte del profesorado, desarrollando las perspectivas desde las áreas que a su disciplina corresponde. Además, será también necesario contar con sistemas de evaluación cualitativos y cuantitativos para poder medir el alcance de los logros y comprobar si se han cumplido los objetivos propuestos.

Para cualquiera de las dos opciones, especialmente la primera, es necesario propiciar el trabajo en equipo, la escucha activa y la tolerancia. La comunicación horizontal es también importante, ya que facilitará la propuesta de ideas, sensación de pertenencia, una división de trabajo lo más equitativa posible y la posibilidad de generar una actitud crítica que sea positiva para el desarrollo del trabajo y también el desarrollo del individuo.

Según la pirámide de aprendizaje de Cody Blair, prima el aprender enseñando a otros o practicando. En definitiva, aprender haciendo. Según el Ministerio del Ambiente: “Se trata de propiciar un aprendizaje activo, efectivo y colaborativo, que permita a cada estudiante en sus grupos, por un lado, manipular su objeto de estudio y reflexionar sobre él y, por otro lado, movilizar sensaciones, sentimientos y recuerdos. Es decir, lleva a trabajar con las dimensiones afectiva, cognoscitiva y sensorial, más allá de un aprendizaje solo memorístico, siendo el objetivo que cada estudiante pueda transferir el aprendizaje a su vida cotidiana fuera del aula.”

Así, todo contenido que parta de unas experiencias significativas, como pueden ser las directas, en contacto con el medio, la vinculación a situaciones reales en los que ellos y ellas puedan aportar su visión o la elaboración de propuestas que puedan desarrollar y medir, serán muy fructíferas.

Para más información sobre la educación ambiental transversal, se recomienda consultar las fuentes citadas. Además, libros como Los temas transversales, claves de la formación integral; Estrategias didácticas en Educación Ambiental o Educación ambiental (abajo citados), pueden ser fantásticas fuentes para profundizar y servir de inspiración.

En esencia, la toma de conciencia es ahora más necesaria que nunca y en nuestras manos está el cambio hacia un futuro sostenible.

Libros recomendados sobre educación ambiental transversal

  • BUSQUETS, M.D. Los temas transversales, claves de la formación integral. Santillana.España.1993.
  • GARCIA, J. Estrategias Didácticas en Educación Ambiental. Barcelona. 2000.
  • VELÁZQUES DE CASTRO, F. Educación Ambiental. Ministerio de Educación y Ciencia. Narcea Ediciones. España. 1995
No Comments