Cómo Suecia ha conseguido ser un país ejemplar en el reciclaje.

Suecia recicla un increíble 99% de su basura pero ¿cuál es su secreto? Para empezar, usa un sistema jerárquico en la gestión de residuos.

Primero se centra en la prevención, luego en la reutilización, después en el reciclaje y por último en la eliminación en el vertedero.

Como son tan eficientes y recicladores, la mayor parte de las toneladas de basura que incineran en las plantas productoras de energía, la importan desde otros países para calentar los hogares con la energía producida. Se centran en la incineración como alternativa a la dependencia de materiales fósiles.

Suecia ha logrado estos resultados a través del trabajo colectivo y de la educación de sus habitantes. Según sus leyes vigentes, en Suecia existen estaciones de reciclajes en cada zona residencial.

 

El reciclaje en Suecia

 

 

Primero separan los residuos en sus casas, luego los depositan en contenedores especiales para que después sean llevados a las estaciones de reciclaje.

Todo lo reciclan, reutilizan o abonan. El agua la purifican hasta hacerla potable. También cuidan la recogida y reciclaje de basura la electrónica y de los residuos peligrosos.

 

¿Cómo convierten basura en electricidad?

 

Incineran los residuos para generar energía y evitar los gases resultantes de la exposición de los residuos al aire libre en los vertederos. Pero, de forma previa, se aseguran de que residuos peligrosos como pilas, bombillas y de deshechos eléctricos no sean quemados.

También son conscientes de que la solución a largo plazo para gestionar los residuos, sea generar menos cantidad de basura en primer lugar.

 

¿Cómo es el proceso?

 

Primero, un lector óptico separa las bolsas por color. Las azules, con plásticos, se envían a plantas de reciclaje y las verdes, con restos de alimentos, se usan para crear fertilizantescompost y el biogás que usan de combustible para los autobuses. Las blancas van a incineración a un horno de 850°C.

El calor producido hierve agua y mueve una turbina para generar electricidad que se aprovecha en las escuelas y alimenta la red de calefacción municipal.

Después de la incineración, el 20% de la basura ingresada se convierte en cenizas las cuales son enterradas.

 

Algunos datos del reciclaje sueco

 

  • El 96% de la basura se recicla o se deriva a las plantas de incineración.
  • 250 mil hogares se abastecen de electricidad generada por la basura y el 20% de los hogares gozan de calefacción proveniente del tratamiento de basura.
  • Los basureros públicos de Suecia solo reciben el 4% de los desechos.
  • En las casas separan: orgánicos, metales, pilas, vidrios de color, vidrios transparentes, plástico duro, plástico blando, cartón, papeles, periódicos y revistas.

 

¿Qué podemos aprender de ellos?

Estaciones de reciclaje

 

  • Todo se reutiliza, recicla o abona. Los periódicos se unifican para crear masa de papel, las botellas se funden para formar otros elementos, los envases de plástico se transforman en materia prima plástica y los alimentos en abono para los cultivos.
  • El agua desperdiciada se potabiliza y los camiones de basura recogen deshechos electrónicos y residuos tóxicos o peligrosos.
  • Las farmacias reciben medicamentos que sobras o que están caducados. Y los televisores usados o muebles estropeados los llevan a centros de reciclaje en las afueras.
  • La mayoría de los ciudadanos separan los residuos en casa antes de depositarlos en contenedores especiales que luego serán transportados a estas estaciones de reciclaje situadas en zonas residenciales.
  • En los hogares se separan: los periódicos, el plástico y el metal del vidrio, los aparatos eléctricos, las bombillas y las pilas.
  • Muchas ciudades promueven la separación de residuos alimenticios.

 

La basura se quema

 

  • La mitad de la basura doméstica se quema para producir energía mientras que la otra mitad proviene de residuos industriales y otras actividades comerciales.
  • Se respetan estándares de calidad que garantizan que no haya contaminación.

 

Empresas que se unen al reciclaje

 

  • Reconocidas marcas como H & M o McDonalds proporcionan descuentos y abonos a los clientes a cambio de que éstos lleven ropa usada o botellas de vidrio a los establecimientos.

 

Bolsas de colores

 

  • La gente tira la comida en una bolsa verde, el papel en una roja, y el vidrio o el metal en otro. Una vez en la planta de reciclaje, una máquina ordena y separa las bolsas de forma automática.

 

Camiones de basura con música

 

  • Una de las ciudades de Suecia, Helsingborg, usa camiones de basura con altavoces con música para hacer que su paso sea agradable.

 

Los hábitos y procesos que un país como Suecia usa para llevar a cabo un reciclaje 100% efectivo, pueden servirnos como fuente de referencia o de inspiración. Pero, sobre todo, como ejemplo a seguir en lo que respecta a la prevención.

Si nos centramos en reducir nuestros residuos y en separarlos de forma correcta en los contenedores, conseguiremos agilizar el reciclaje y reduciremos la energía invertida en este proceso.

No Comments