Semana Europea de la Prevención de Residuos

Semana Europea de la Prevención de Residuos. ¿Qué podemos hacer?

En casi todos los rincones del mundo las reuniones o celebraciones tienen una cosa en común: se articulan en torno a la comida. Los grupos de amigos se juntan para cenar, y en los festejos de cumpleaños o religiosos siempre se cocinan cantidades ingentes de comida que muchas veces no se termina y acaba por desperdiciarse.

De hecho, unos 1.300 millones de toneladas de comida producida para consumo humano se tiran cada año en el mundo, según los cálculos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Cultura (FAO). En Europa, China, Estados Unidos, Australia y Japón el mayor desperdicio lo cometemos los consumidores cuando compramos más comida de la que podemos comer y se nos caduca en la nevera o en la despensa. Ocurre lo contrario en los países de ingresos más bajos cuya tecnología obsoleta e infraestructura deficitaria no permite la conservación de los alimentos en las primeras fases de su producción.

Por ello, cuando ya hayamos comprado nuestra comida, es importante preservarla de manera adecuada teniendo en cuenta factores como qué alimentos se ponen malos antes y cuáles después. Esto determinará su lugar en el frigorífico. También es importante no lavar alimentos antes de refrigerarlos, pues ello acelera el proceso de descomposición. Si ha sobrado comida después de cocinar es mejor esperar a que se enfríe antes de congelarla, pues el choque térmico aumenta el deterioro. Algunas frutas y verduras liberan etileno de forma natural, y esto hace que los alimentos se estropeen mas rápidamente, por ello es recomendable separarlos del resto.

Pero los residuos no son solo alimenticios, también son residuos materiales. Las medidas que pueden tomar los ciudadanos a nivel individual en este aspecto son muy diversas. Por ejemplo, la reducción de residuos, reducir el uso de todo tipo de plásticos como bolsas, botellas, pajitas o vasos. Comprar a granel también contribuye a disminuir los plásticos de un solo uso. Regalar la ropa que ya no se usa y adquirir nueva en tiendas de segunda mano. En el trabajo puedes llevar tu propia taza para el café e intentar imprimir a doble cara si es imprescindible hacerlo. Tener siempre presente la reutilización de productos. Al cambiar hábitos reduce los residuos.

Semana de sensibilización sobre recursos sostenibles y gestión de residuos

La preocupación por la generación excesiva de residuos está presente en el gobierno de España y se refleja en la aprobación por parte del Consejo de Ministros el Programa Estatal de Prevención de Residuos 2014-2020 con el objetivo de reducir el 10% la producción de residuos para el año 2020, con un descenso del 1% por año.

También en este sentido está orientada la Semana Europea de la Prevención de Residuos 2019, una iniciativa cuyo objetivo interpela tanto a autoridades públicas como a entidades privadas y a la sociedad civil para llevar a cabo actividades que ayuden a promover la sensibilización sobre la necesidad de gestionar los recursos de manera sostenible, y de además hacernos cargo de éstos una vez se conviertan en residuo. Es una semana de acciones de sensibilización, del 16 al 24 de noviembre, habrá acciones por todo el territorio europeo (en este mapa se puede consultar la más cercana)

Los temas sobre los que gira esta iniciativa son principalmente cuatro:

  1. Reutilización: Al tener en cuenta todos los residuos que se generan en Europa la reutilización y prolongación de la vida de los ya generados pasa a ser fundamental para la protección ambiental evitando la contaminación, ahorrar energía y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  2. Reducción: La disminución en la producción de residuos es uno de los objetivos de la Unión Europea. En el 2011 cada persona generaba 500 kg de residuos municipales en los estados miembros según Eurostat. Cuantos más residuos se produzcan la inversión en infraestructuras para su tratamiento también aumenta y por lo tanto repercute en los presupuestos de las administraciones.
  3. Reciclaje: Gracias al reciclaje se transforman los residuos materiales que vuelven de nuevo a la cadena de fabricación. Esto permite ahorrar energía, reducir la contaminación y además favorece a la creación de nuevos puestos de trabajo.
  4. Let’s Clean Up Europe!: Esta iniciativa nace de la progresiva concienciación social en torno al problema de la basura en la naturaleza y las diversas intervenciones ciudadanas en las que grupos de ciudadanos han procedido a limpiar playas, bosques, parques y otros lugares públicos. Esta jornada pretendía realizar una acción similar pero concentrando en un mismo día a la mayor cantidad de ciudadanos europeos en diferentes lugares del continente.

 

No Comments