reciclos

Reciclos o cómo incentivar el reciclaje mediante recompensas

Ya lo hemos contado: reciclar tiene múltiples beneficios. Desde el evidente de reducir la cantidad de residuos vertidos o incinerados —y, por tanto, evitar esa contaminación consecuente (terrestre, atmosférica y marina)— hasta el ahorro económico gracias a que no se derrochan los recursos sino que, al contrario, se aprovechan al máximo. Entre medias encontramos otras ventajas igualmente importantes, como que protege la salud humana y que contribuye a combatir el cambio climático.

 

 

Por eso es tan importante y es una obligación moral, una responsabilidad que tenemos como ciudadanos. Pero algunas responsabilidades, por importantes que sean, requieren de incentivos —más allá de los éticos— para asegurar su cumplimiento.

Cada vez estamos más concienciados con el reciclaje

Eso pasa con el reciclaje. Si bien es cierto que los españoles cada vez reciclan más (el último balance de Ecoembes, de 2019, reflejaba un aumento del 9,1% de aportación al amarillo respecto a los datos de 2018), todavía hay margen de oportunidad para mejorar las cifras.

Y no sólo se puede sino que se deben mejorar. Reciclar más y mejor es necesario para cuidar el medio ambiente y también para cumplir la regulación europea, que es cada vez más exigente en materia de reciclaje y obliga a los estados miembro a actualizar sus políticas de residuos. En España, ya hay un anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminantes, una norma que en el sector ha celebrado porque, ante todo, adecuará la legislación española al marco comunitario sobre economía circular.

Nace Reciclos, el primer sistema de reciclaje con beneficios para el usuario

En este nuevo contexto prometedor para asentar un nuevo modelo económico —verde, neutro en carbono y circular— cobran fuerza iniciativas como el Sistema de Devolución y Recomensa (SDR) que Ecoembes llama “Reciclos” y es único en premiar el comportamiento medioambiental responsable.

Este sistema consiste en emplear la tecnología para recompensar a aquellos ciudadanos que reciclen sus envases. Para ello el ciudadano deberá descargarse la app de Reciclos, y fotografiar con su teléfono móvil  las latas y botellas de plástico que se consuman y se depositen en el contenedor amarillo. La app entonces genera puntos canjeables para esa persona, que podrá invertir en locales sostenibles. Por ejemplo, los puntos se podrán traducir en descuentos en transporte público, movilidad de bajas emisiones, donaciones a ONGs o a proyectos de desarrollo en la comunidad, entre otras opciones.

La idea, que nació hace dos años en TheCircularLab —el centro de innovación en economía circular de Ecoembes basado en Logroño— ya es una realidad en diferentes localidades de Cataluña, pero este año se extenderá a 7 comunidades autónomas. Según la organización, esta iniciativa surge como “respuesta a un nuevo escenario social y legislativo de mayor exigencia y responsabilidad colectiva”.

Concretamente, Reciclos ya está funcionando en Sant Boi de Llobregat, Igualada y Granollers y Pla de L’Estany, y en julio se implantará en Calahorra (La Rioja) y en Ciudadela (Baleares). Las seguirán Murcia y Comunidad Valenciana. El objetivo es que para 2021 la mayoría del territorio español cuente con este sistema.

Ventajas del sistema Reciclos

Algunas de sus ventajas son que favorece a la comunidad, ya que los puntos canjeables se invierten en proyectos de compromiso local (social y medioambiental); complementa al modelo de contenedores en lugar de jugar en contra; es flexible y tiene capacidad de adaptación a entornos diferentes; no exige grandes inversiones logísticas (como sí requieren los sistemas de depósito, devolución y retorno); no impacta la actividad comercial en un sentido negativo, puesto que los establecimientos no tienen que hacer modificaciones logísticas ni adaptar sus espacios, y nace adaptado a las necesidades y costumbres de los ciudadanos.

“Utilizar el móvil para reciclar nuestros envases en los contenedores de siempre y obtener una recompensa por ello es la confirmación de que el actual sistema de reciclaje está sabiendo responder a las necesidades de una sociedad cada vez más tecnológica, más educada y más comprometida con el medioambiente”, señalan desde Ecoembes.

La empresa defiende esta solución como más sostenible que el SDDR, al considerar que tiene “mayor potencial de crecimiento, flexibilidad y proporcionalidad que los sistemas de depósito”. Asimismo, dicen creer más “en el incentivo que representa Reciclos que en la penalización de una fianza”.

No Comments