4 razones para tomarse en serio el desorden

No lo quieres en tu vida. Haz todo lo posible por evitarlo.

Uno de los posts de EconomiaCircularVerde con más éxito en 2017 fue sobre Limpieza de la muerte sueca. Se trata de un curioso ritual escandinavo que consiste en purgar lenta pero constantemente las pertenencias de uno, a partir de la mediana edad, para reducir la carga de la familia tras la muerte.

El hecho de que este post haya tenido un éxito tan extraordinario habla de la confusión de nuestra cultura a la hora de enfrentarse al desorden. Se nos da muy bien traerlo a nuestras casas -demasiado bien, de hecho- pero se nos da fatal deshacernos de él, y sufrimos por ello.

Ha llegado el momento de debatir sin rodeos por qué el exceso de cosas es malo para nosotros. Tal vez, cuando estemos armados con ese conocimiento, adquiramos la determinación de desordenar nuestras casas y mantener fuera las cosas nuevas. La siguiente lista procede de un artículo titulado «9 duras verdades sobre el desorden que debes escuchar«, de Erica Layne. Espero que te ayude a ganar perspectiva sobre por qué tenemos que subir la apuesta en la lucha contra el exceso de cosas.

1. Al final alguien tendrá que decidir qué hacer con cada objeto que posees.

La mayoría de nosotros conocemos la agonía y el fastidio que supone deshacerse de la casa de un familiar fallecido, así que haz todo lo posible por evitar infligir eso a los demás. Recuerda que tus «tesoros» probablemente signifiquen muy poco para otras personas, así que hazles un favor y recorta esas pertenencias con mucha antelación.

2. Todo lo que posees es algo de lo que tienes que ocuparte.

En algún momento tendrás que interactuar con cada objeto que compres: moverlo, usarlo, quitarle el polvo, deshacerte de él. Cada interacción requiere energía mental y física, de la que tienes una cantidad finita. Layne escribe:

«Nuestro tiempo es muy valioso; ¿quién quiere gastarlo pasando montañas de ropa sucia de la lavadora a la secadora, sustituyendo pilas gastadas o comprando piezas de recambio, y llevando objetos de una habitación a otra?»

3. Nada de lo que posees desaparece realmente; seguirá existiendo… en algún lugar.

He dicho este punto muchas veces en EconomiaCircularVerde en el contexto de los residuos de plástico, diciendo: «No hay nada que desaparezca». La misma idea se aplica a los muebles, la ropa, los adornos, los artilugios y las muchas cosas que llevamos a nuestras casas. Cuando tiras algo, todavía tiene que ir a alguna parte; el hecho de que esté fuera de la vista no significa que haya desaparecido mágicamente. Podría ser la casa de otra persona (mediante una donación), un pueblo de un país en vías de desarrollo en el extranjero (que realmente no quiere tu asquerosa ropa de segunda mano), o un vertedero más adelante.

4. La mejor manera de eliminar el desorden es reducir lo que traes.

Tal vez seas un héroe del desorden que está constantemente pendiente de las cosas que se acumulan en casa, haciendo viajes semanales a la tienda de segunda mano o al vertedero… pero, en realidad, ¿por qué quieres dedicar tu tiempo a eso? Es costoso, tanto para tu cartera como para el medio ambiente. Mejor aún es NO traer cosas a la casa, y así eliminas la necesidad de purgar por completo. La casa se mantiene ordenada, tienes tiempo extra en tus manos y el dinero se queda en tu cartera.

El nuevo año está a la vuelta de la esquina. ¿Por qué no hacer de 2019 tu año de menos? (Lee el artículo completo de Layne aquí.)

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad