¿Qué es el «Cradle to Cradle»?

La cuna a la cuna (C2C) es una forma de diseñar productos o procesos que funcionan más como los sistemas naturales. Este método de diseño pretende reemplazar el enfoque de fabricar, tomar y desechar, que comienza con nuevas materias primas extraídas de la tierra y termina con montones de basura.

Este enfoque se inspira en los procesos de la naturaleza que han evolucionado durante mucho tiempo, con pocos residuos y conservando la energía. Al igual que un árbol nace de la tierra creada por otros árboles muertos, crece utilizando recursos locales, produce frutos o semillas y luego muere, creando a su vez alimentos y tierra para otros organismos (un ciclo), los seres humanos pueden fabricar productos que formen parte de un sistema circular continuo. De este modo, a veces se dice que el C2C es biomimético.

Por ejemplo, supongamos que quieres una silla. El modelo convencional «de la cuna a la tumba» incluiría la extracción de productos petrolíferos y metales de la tierra, y el gasto de una enorme energía para transportarlos y fabricarlos en una silla que se utiliza durante unos años, luego se rompe o no se necesita, y acaba en el vertedero. En el modelo C2C, la silla se fabrica con materiales que ya forman parte de un ciclo de uso existente, y al final de su vida útil, los materiales con los que se ha fabricado entran en el ciclo para ser utilizados de nuevo para fabricar otra cosa. Puede ser otra silla u otro tipo de producto.

Definición de la cuna a la cuna

El concepto «de la cuna a la cuna» se atribuye a menudo al arquitecto suizo Walter Stahel; él y su coautora Genevieve Reday escribieron sobre una economía que utilizaba bucles en un informe de investigación de 1976 para la Comisión Europea. Stahel trabajó en el desarrollo de esta nueva forma de fabricar productos en el Instituto Product Life de Ginebra. Tenía cuatro objetivos: «una extensión de la vida del producto, bienes de larga duración, actividades de reacondicionamiento y prevención de residuos», según la Fundación Ellen Macarthur.

Actualmente, el término «cradle-to-cradle» es una marca registrada de los consultores McDonough Braungart Design Chemistry (MBDC). En 2002, William McDonough y Michael Braungart publicaron un libro titulado «Cradle to Cradle: Remaking the Way We Make Things», que llevó la idea tanto a los profesionales del diseño como a un público popular. El libro es tanto un manifiesto que detalla cómo podría funcionar la C2C como una prueba de cómo funciona a través de productos reales como ejemplos. Le siguió un segundo libro complementario en 2013, «The Upcycle: Más allá de la sostenibilidad, diseñando para la abundancia»

Desde la popularidad del primer libro, las ideas de la cuna a la cuna han sido utilizadas por empresas, organizaciones sin ánimo de lucro y gobiernos, sobre todo en la Unión Europea, y también se ve en China y en Estados Unidos, Canadá y Australia.

¿Qué es el diseño de la cuna a la tumba?

El diseño de la cuna a la tumba (o «take-make-waste») es la forma en que se fabrican la mayoría de los productos que utilizamos actualmente. Ese sistema se basa en un suministro ilimitado de recursos de la Tierra para fabricar productos y en una disponibilidad ilimitada de espacio en los vertederos para los productos al final de su vida útil.

Ninguna de las dos cosas es cierta: no hay un suministro ilimitado de recursos, ni hay espacio ilimitado en los vertederos. El sistema actual se basa en recursos finitos y no tiene en cuenta el hecho de que un día se agotarán.

Principios del diseño C2C

Los principios del diseño de la cuna a la cuna han evolucionado con el tiempo, pero las ideas fundamentales siguen siendo las mismas: «La circulación segura y potencialmente infinita de materiales y nutrientes en ciclos. Todos los componentes son químicamente inocuos y reciclables», según EPEA, la empresa de Michael Braungart.

El concepto de «cuna a cuna» suele aplicarse al diseño de productos, pero también puede utilizarse al pensar o diseñar otros sistemas. Los materiales y los servicios también pueden ser más sostenibles utilizando el proceso «de la cuna a la cuna».

Eliminar el concepto de residuo es fundamental para el C2C, tanto desde el punto de vista filosófico como práctico. Braungart y McDonough escribieron que, en lugar de pensar en los residuos como un problema del que hay que deshacerse, hay que pensar en ellos de otra manera, como lo hacen los ciclos naturales: «Los residuos equivalen a los alimentos». Con este concepto como base, los productos y materiales pueden diseñarse para ser utilizados de forma perpetua.

Entonces, en lugar de residuos, lo que queda al final de la vida útil de un producto son nutrientes útiles que pueden alimentar un sistema circular. Estos nutrientes pueden ser de dos tipos: biológicos o técnicos. Es importante que los componentes de los ciclos biológicos permanezcan dentro del ciclo biológico, y los materiales técnicos deben permanecer dentro de su ciclo.

Una futura escena de interior-exterior con muebles modernos

Ciclo biológico

En el diseño C2C, el ciclo biológico incluye las fibras naturales con las que se puede fabricar ropa o tejidos para muebles, productos de limpieza, materiales de embalaje y otros materiales que pueden convertirse en compost (o en otro material que pueda utilizarse para fabricar un nuevo producto). Por ejemplo, una camiseta que no contenga plásticos podría biodegradarse en un montón de compost, lo que alimentaría a las bacterias y a las plantas cuando se componga por completo. También podría tratarse de un envase de vidrio que se devuelve para rellenarlo o de un cartón que se puede reciclar para convertirlo en un nuevo cartón o en compost.

Ciclo técnico

Los materiales sintéticos, la electrónica de consumo y los plásticos están separados del ciclo biológico porque no pueden descomponerse. Sin embargo, pueden diseñarse de forma que puedan optimizarse y servir como recurso material para su próxima vida. Los artículos con una mezcla de materiales técnicos pueden descomponerse y clasificarse en partes constitutivas. La idea no es reciclar los materiales una sola vez, sino fabricarlos de forma que su calidad se mantenga alta y puedan reciclarse infinitamente.

Un gran reto para el sistema C2C es que la mayoría de los productos se fabrican sin tener en cuenta este ciclo futuro, según el sistema «de la cuna a la tumba», por lo que se mezclan materiales biológicos y técnicos. Incluso los artículos relativamente sencillos pueden tener este problema: piensa en una blusa hecha con una mezcla de tejidos de algodón y poliéster, cosida con hilo de poliéster y con botones de plástico. No puedes compostar la camisa, ya que el poliéster y el plástico no se biodegradan, y el algodón se perderá si intentas reciclarlo dentro de un ciclo técnico. La mezcla de componentes biológicos y técnicos significa que no se puede reciclar en ninguna de las dos categorías.

¿Cómo encaja el C2C en una economía circular?

En la práctica, el «de la cuna a la cuna» es un replanteamiento radical del proceso de diseño, ya que abarca todo el ciclo de vida de un producto, no sólo la fase de uso.

El diseño de la cuna a la cuna forma parte de la economía circular, que es un concepto más amplio. Una economía circular tiene como objetivo moldear el sistema económico de forma respetuosa con el medio ambiente, minimizando los impactos ambientales negativos. Esto incluye un conjunto más amplio de cuestiones y abarca el diseño de la cuna a la cuna para productos y servicios.

Certificación C2C

Una de las primeras críticas al proyecto de la cuna a la cuna fue que no era fácilmente accesible para las empresas u organizaciones que deseaban utilizarlo, ya que estaba controlado por el MBDC. Como respuesta, en 2012 se creó el Instituto de Innovación de Productos de la Cuna a la Cuna, una organización sin ánimo de lucro. La organización es independiente y dirige un programa de certificación que tiene parámetros específicos establecidos en su sitio web.

La Certificación Cradle-to-Cradle examina cinco categorías: salud de los materiales, utilización de los materiales, gestión de la energía renovable y del carbono, administración del agua y justicia social.

Para poder obtener la certificación, las empresas deben asegurarse, a través de un tercero, de que cumplen la versión actual de la norma de la cuna a la cuna, que tiene en cuenta las puntuaciones en cada una de las categorías mencionadas. Cada nueva versión de la Norma de Innovación de Productos de la Cuna a la Cuna está abierta a las aportaciones del público y en ella participan también diversas partes interesadas, como fabricantes, evaluadores y otros.

La cuarta versión de esta norma entró en vigor el 1 de julio de 2021. Incluye requisitos más rigurosos que aceleran las acciones necesarias para hacer frente al cambio climático, requisitos ampliados para la salud del agua y del suelo, y nuevas incorporaciones a las sustancias químicas de la Lista de Sustancias Restringidas de la organización. De este modo, la norma evoluciona con el tiempo con nuevos datos y objetivos.

Los productos que han recibido la certificación «de la cuna a la cuna» abarcan toda la gama y ahora hay miles de ellos. Incluyen desde prendas de vestir para adultos y niños hasta tejidos utilizados en muebles de exterior; desde moquetas y materiales para paredes interiores de oficinas hasta tipos de pintura, muebles, productos de limpieza, productos de cuidado personal, incluidos perfumes, revestimientos de vidrio, pegamentos y mucho más.

Criterios de certificación C2C

  • Salud de los materiales: La categoría de salud de los materiales ayuda a garantizar que los productos se fabrican con sustancias químicas lo más seguras posible para las personas y el medio ambiente. La norma guía a los diseñadores y desarrolladores de productos a través de un proceso de inventario, evaluación y optimización de las sustancias químicas de los materiales. Como paso hacia la certificación completa, los fabricantes también pueden obtener un Certificado de Salud de los Materiales por separado para los productos que cumplan los requisitos de salud de los materiales de la Cuna a la Cuna Certified™.
  • Utilización de materiales: La categoría de reutilización de materiales tiene como objetivo eliminar el concepto de residuo ayudando a garantizar que los productos permanezcan en ciclos perpetuos de uso y reutilización de un ciclo de producto a otro.
  • Gestión de la energía renovable y del carbono: La categoría de gestión de la energía renovable y el carbono ayuda a garantizar que los productos se fabrican con energía renovable, con el fin de reducir o eliminar el impacto de los gases de efecto invernadero que cambian el clima debido a la fabricación del producto.
  • La categoría de gestión de la energía renovable y el carbono ayuda a garantizar que los productos se fabrican con energía renovable, con el fin de reducir o eliminar el impacto de los gases de efecto invernadero que cambian el clima debido a la fabricación del producto.
  • Gestión del agua: La categoría de gestión del agua ayuda a garantizar que el agua se reconozca como un recurso valioso, que se protejan las cuencas hidrográficas y que el agua limpia esté disponible para las personas y el resto de organismos.
  • La categoría de gestión del agua ayuda a garantizar que el agua se reconozca como un recurso valioso, que se protejan las cuencas hidrográficas y que el agua limpia esté disponible para las personas y el resto de organismos.
  • Justicia social: El objetivo de esta categoría es diseñar operaciones empresariales que honren a todas las personas y a los sistemas naturales afectados por la fabricación de un producto.
  • Los productos de la categoría «Justicia social» son los que más se benefician de los beneficios de los productos.

{«@context»: «https://schema.org»,»@type»: «FAQPage»,»mainEntity»: [{«@type»: «Question»,»name»: «¿Qué es el diseño de la cuna a la tumba?»,»acceptedAnswer»: {«@type»: «Answer»,»text»: «El diseño de la cuna a la tumba (o \»take-make-waste\») es la forma en que se fabrican la mayoría de los productos que utilizamos actualmente. Ese sistema se basa en un suministro ilimitado de recursos de la Tierra para fabricar productos y en una disponibilidad ilimitada de espacio en los vertederos para los productos al final de su vida útil.» } }, {«@type»: «Question»,»name»: » ¿Cómo encaja el C2C en una economía circular? «,»acceptedAnswer»: {«@type»: «Answer»,»text»: «En la práctica, el \»de la cuna a la cuna\» es un replanteamiento radical del proceso de diseño, ya que abarca todo el ciclo de vida de un producto, no sólo la fase de uso.» } }] }

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad