10 Plantas de Interior que No Son las Habituales

Las plantas serpiente, los pothos, los lirios de la paz y las monsteras, tan populares hoy en día en Instagram, son bonitas, pero no son tan interesantes como otras opciones de plantas de interior. Las plantas de aire, por ejemplo, carecen por completo de suelo y prosperan en una posición colgante invertida. ¿Y la planta de jarra? Atrapa a los insectos con su inteligente diseño de hojas en forma de copa.

El hecho de que ciertas plantas de interior sean inusuales no significa necesariamente que sean difíciles de encontrar o de cuidar (aunque algunas requieren condiciones únicas, como frascos que inducen la humedad o temporadas enteras sin agua).

Si buscas un complemento botánico que vaya más allá de la planta de interior habitual, ten en cuenta estas 10.

Advertencia

Algunas de las plantas de esta lista son tóxicas para las mascotas. Para más información sobre la seguridad de determinadas plantas, consulta la base de datos de la ASPCA.

Plantas de aire (Tillandsia)

Air plants planted in sea urchin shells

A diferencia de los típicos pothos y plantas araña, las plantas de aire son inusuales porque no necesitan tierra. En la naturaleza, crecen sobre otras plantas, como los árboles, en lugar de enraizarse en el suelo. En el interior, suelen exhibirse en terrarios, conchas marinas o simplemente solas.

Originarias de climas más secos -desde el sureste de EE.UU. hasta Sudamérica- hay más de 730 tipos de tillandsia. Aparte de tener un aspecto francamente gracioso, las plantas de aire son probablemente la planta de interior menos exigente del mundo. Sin embargo, el hecho de que no tengan suelo no significa que no necesiten agua.

Consejos para el cuidado de las plantas

Luz: Brillante, indirecta.

Agua: Sumérgelas en agua a temperatura ambiente durante cinco o diez minutos cada una o dos semanas.

Suelo: Ninguno.

Seguridad para las mascotas: No es tóxico para perros y gatos.

Piedras vivas (Lithops)

Living stones (Lithops) planted in a small pot

Las piedras vivas, también llamadas plantas de guijarros, son un tipo de suculenta partida que se parece a la roca. Tienen una gran variedad de colores e incluso producen flores parecidas a las margaritas, que surgen entre las hojas en otoño e invierno. Tan peculiar como el aspecto de la piedra viva es su ciclo vital: Cuando recibe un nuevo conjunto de hojas en primavera, se desprende de las viejas como un cangrejo al que le queda pequeño el caparazón.

Como todas las suculentas, las piedras vivas requieren muy poco mantenimiento. Aunque les encanta un lugar soleado, pueden pasar largos periodos sin agua. De hecho, no deben regarse durante sus períodos de inactividad, en verano e invierno.

Consejos para el cuidado de las plantas

Luz: Pleno sol.

Riego: Regar sólo cuando la tierra se seca por completo, y no durante sus períodos de letargo (verano e invierno).

Suelo: Bien drenado, arenoso.

Seguridad para las mascotas: No es tóxico para los gatos y los perros.

Marimo (Aegagropila linnaei)

Marimo (moss ball) on the table

El marimo (que significa «alga bola» en japonés) es un tipo de alga verde esférica que puede crecer hasta 30 cm de diámetro y tiene un aspecto aterciopelado. Coloca estas maravillas geométricas en una jarra de agua o en un acuario y nunca más tendrás que entretener a los invitados.

Las bolas de musgo japonés son fáciles de cuidar, ya que sólo necesitan agua del grifo a temperatura ambiente (cambiada semanalmente) y algo de luz para crecer hasta un cuarto de pulgada al año. Son poco frecuentes, pero a veces se venden en las tiendas de acuarios.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: Indirecta.

Agua: Manténgala sumergida en agua a temperatura ambiente -preferiblemente filtrada, pero el grifo también está bien-.

Suelo: Ninguno.

Seguridad para las mascotas: No es tóxico para perros y gatos.

Cactus manchado de sapo (Orbea variegata)

Toad cactus flower

Anteriormente llamada Stapelia variegata, esta suculenta tiene flores en forma de estrella que seguramente deslumbrarán a los invitados de la casa. Las flores, que suelen aparecer a finales del verano o en otoño, varían de color; la variedad amarilla moteada que aparece en la foto es la que dio a esta planta su nombre común de «sapo». Los cactus con manchas de sapo son resistentes a la sequía y fáciles de cuidar.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: Sol parcial.

Regar: Con poca frecuencia.

Suelo: Bien drenado y rico en nutrientes.

Seguridad para las mascotas: No es tóxica para los gatos y los perros.

Bonsái (Varias especies)

Bonsai tree in a pot on a stump

Si buscas una planta de interior inusual, ¿qué tal un árbol entero? Bueno, en forma de miniatura. A diferencia de las suculentas, las plantas de aire y otras que prácticamente puedes exponer y olvidarte de ellas, el bonsái requiere un amplio recorte, poda, sujeción, alambrado, injerto y defoliación. Es un ejercicio de paciencia y artesanía.

El bonsái es una antigua forma de arte japonés que combina técnicas de horticultura y estética asiática. Utiliza las mismas especies de árboles que encontrarías en tu patio trasero -como abetos, arces, abedules, cedros y cipreses-, pero reducidos al tamaño de una mesa de café.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: De pleno sol a poca luz, según la especie.

Regar: Cuando la tierra esté ligeramente seca.

Suelo: Mezcla de akadama, piedra pómez, roca de lava, abono orgánico para macetas y grava fina.

Seguridad para las mascotas: Varía según la especie. Comprueba tu variedad de planta específica en la base de datos de búsqueda de la ASPCA.

Naranjos (Citrus X sinensis)

Small orange tree in a pot inside

Un naranjo no es lo que esperarías ver fuera del Mediterráneo, California o Florida, y mucho menos en un salón del Medio Oeste. Estas plantas productoras de cítricos pueden, de hecho, crecer incluso en climas fríos siempre que se les proporcione un suelo naturalmente rico, un entorno estable de 65 grados y cinco o seis horas de luz solar directa al día.

El cuidado de un naranjo no es terriblemente difícil, pero requiere paciencia. Un naranjo puede tardar de tres a cinco años en empezar a dar frutos, e incluso entonces, los frutos tardan hasta ocho meses en madurar.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: Sol pleno y directo.

Regar: Una o dos veces por semana en verano y sólo cuando la tierra se seca en invierno.

Suelo: Rico, como una mezcla de arcilla, materia orgánica y arena.

Seguridad para las mascotas: Tóxico para gatos y perros.

Bulbos forzados (Varias especies)

Several hyacinth bulbs growing inside

Otro extravagante tema de conversación botánico es el bulbo que crece en el interior. Los bulbos de flor son capullos con forma de globo, normalmente plantados en el suelo, de los que salen hojas superpuestas. Convencer a estos bulbos para que florezcan en el interior es un truco que los seres humanos han realizado durante siglos. Este pasatiempo hizo furor en la Europa del siglo XVIII, hasta el punto de que se diseñaron jarrones especiales para ello.

El acto de engañar a los bulbos para que crezcan en el interior, fuera de temporada, se llama «forzar». Hay muchos tipos que se prestan a ello, como los jacintos, los blancos de papel, los tulipanes y las amarilis. El procedimiento es sencillo, pero varía según el tipo de bulbo y el recipiente que elijas.

Consejos para el cuidado de las plantas

Luz: Oscura durante el periodo de enfriamiento, luego brillante e indirecta una vez que aparezcan las hojas.

Agua: Mantén la humedad.

Suelo: Mezcla para macetas que drene bien.

Seguridad para las mascotas: Varía según la especie. Comprueba tu variedad de planta específica en la base de datos de búsqueda de la ASPCA.

Capuchina (Tropaeolum)

Person picking leaves and flowers from potted nasturtium

La capuchina es habitual en los jardines exteriores, pero no se ve tan a menudo en el interior. Esta planta floreciente y comestible puede prosperar en un entorno interior, y puedes arrancar sus hojas y pétalos para añadir color a tus creaciones culinarias. Cultivada en interiores, la capuchina puede incluso producir flores durante todo el año, en lugar de hacerlo sólo en verano. Estas plantas pueden crecer en cultivar o en enredadera, pero la primera puede ser mejor para el interior, ya que ocupa menos espacio.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: Pleno sol.

Regar: Una o dos veces por semana.

Suelo: Pobre, arenoso, ligeramente ácido.

Seguridad para las mascotas: No es tóxico para los gatos y los perros.

Plantas de café (Coffea arabica)

Coffee plant in a preserving jar

¿Qué hay más impresionante que cultivar tus propios frutos de café? Estas plantas son originarias de zonas tropicales de África y Asia, por lo que cultivarlas en tu casa te costará un poco de trabajo extra, pero ése es el precio de tener plantas de interior poco habituales a veces. Una forma de imitar el calor y la humedad de su entorno nativo es cultivar la planta de café en un frasco, lo que le permite reciclar el aire y el agua.

Es probable que tu planta de café necesite un poco de poda para evitar que crezca hasta convertirse en un árbol de tamaño medio. También tendrás que esperar unos años antes de que empiece a producir flores y el posterior fruto que contiene los granos.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: Brillante, indirecta.

Agua: Mantener húmeda.

Suelo: Rico, con buen drenaje.

Seguridad para las mascotas: Tóxico para los gatos y los perros.

Plantas de jarra (Nepenthaceae)

Hanging pitcher plant cups

La cualidad más inusual de la planta jarro son sus hojas en forma de copa que cuelgan de tallos fibrosos y forman trampas para los insectos. Por eso se las llama carnívoras, como la Venus atrapamoscas. Las plantas pueden plantarse en el exterior, pero también son un bello complemento de estilo tropical para tu interior. Además, se encargarán de tu problema de moscas, polillas, avispas u hormigas.

En la naturaleza, las plantas de jarra son plantas perennes (en su mayoría) que crecen en Madagascar, el sudeste asiático y Australia. Si las cultivas en casa, tendrás que reproducir esas condiciones con tierra húmeda, mucha humedad y bastante calor y sol.

Consejos para el cuidado de la planta

Luz: Pleno sol.

Regar: Cada dos o tres semanas.

Suelo: Húmedo, muy ácido.

Seguridad para las mascotas: No es tóxico para perros y gatos.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad