La nutria: Lo que debes saber sobre el roedor invasor

Las nutrias son roedores grandes y semiacuáticos originarios de Sudamérica, con un pelaje áspero y marrón, patas palmeadas y un par de dientes delanteros largos con la punta naranja.

Más grandes que las ratas almizcleras y más pequeñas que los castores, dos mamíferos autóctonos que comparten hábitats similares, las nutrias llegaron a Estados Unidos a principios del siglo XX como parte del comercio de pieles. Tras numerosas fugas, la nutria estableció poblaciones de rápido crecimiento en la Costa del Golfo y en otros lugares de Estados Unidos.

Los prolíficos hábitos alimenticios de la nutria tienen un efecto dramático y perjudicial en los hábitats no autóctonos que ahora puebla, en particular humedales y pantanos amenazados. En la actualidad, la nutria se considera una especie invasora en Estados Unidos.

Cómo se convirtió la nutria en una especie invasora

Las nutrias se introdujeron por primera vez en Estados Unidos, en California, en 1899, cuando el comercio de pieles estaba en auge pero las poblaciones de animales autóctonos de pieles empezaban a disminuir. La nutria supuso una nueva fuente de ingresos para los tramperos de las zonas rurales de Luisiana, Texas, Maryland y California.

El atractivo de la nutria para la industria peletera era su piel, similar a la del castor: una capa exterior gruesa e impermeable y una capa interior más corta y suave para el calor. En la década de 1930, la nutria estaba en siete estados.

Al igual que muchas especies no autóctonas importadas por su valor económico, la nutria acabó escapando. En Luisiana, por ejemplo, el fundador de Tabasco, E. A. McIlhenny, perdió al menos 150 animales de sus tierras costeras tras un huracán en 1940.

McIlhenny pensó que los roedores serían devorados por los caimanes. Sin embargo, los animales sobrevivieron y su población se expandió rápidamente por la región. También es probable que se criaran con otras nutrias que los tramperos habían liberado intencionadamente para crear una población local.

En la década de 1950, las nutrias estaban dañando los campos de arroz y caña de azúcar en todo el sur de Luisiana. El estado empezó a pagar a los tramperos 0,25 dólares por cada piel de nutria en un intento de minimizar su impacto. Esta recompensa cesó en la década de 1960, cuando se dispararon las exportaciones de pieles de nutria a Europa.

Pero a finales de la década de 1980, las pieles estaban perdiendo su condición de mercancía preciada. Las poblaciones de nutria volvieron a crecer en los pantanos de Luisiana, así como en Maryland. Ambos estados instituyeron programas de control para intentar detener los daños de la nutria.

Desde entonces, el animal ha sido erradicado de muchas de las zonas vulnerables de los pantanos de Maryland. En Luisiana quedan millones, a pesar de que se han capturado más de 2,5 millones desde que el programa de recompensas del estado comenzó de nuevo en 2002.

Problemas causados por las nutrias

Las nutrias son alimentadores oportunistas. Tienen una amplia dieta compuesta por más de 60 especies de plantas que se encuentran sólo en Luisiana.

Los roedores se sienten atraídos por los humedales que contienen una fuente fiable de agua dulce rica en nutrientes. Pueden consumir grandes cantidades de biomasa de las marismas y, en ciertos casos, pueden provocar el colapso de las mismas a nivel local.

Los estudios científicos que investigan los efectos de la nutria en los hábitats de las marismas concluyen sistemáticamente que el pastoreo de la nutria es perjudicial para la vegetación de las marismas y los bosques jóvenes. Las nutrias también dañan los bosques de ciprés calvo y tupelo de agua, impidiendo que se regeneren al comer las plántulas.

Ragondín (Myocastor coypu) royendo un árbol, Isla de Francia, Francia

Debido a que las nutrias se reproducen prolíficamente y consumen varios kilos de vegetación al día, este daño se produce rápidamente.

A principios de la década de 2000, los investigadores del Departamento de Vida Silvestre y Pesca de Luisiana estimaron que las nutrias dañaban alrededor de 100.000 acres de humedales al año. Tras la puesta en marcha de su programa de recompensas en 2002, en el que se capturan unas 400.000 nutrias al año, ese daño se estima actualmente en unas 15.000 hectáreas.

A los científicos les preocupaba que tantas nutrias muertas pudieran perjudicar a otras poblaciones autóctonas, concretamente al aligátor. Sin embargo, los investigadores descubrieron que la probabilidad de que el estómago de un caimán contuviera nutria en cinco parroquias del sur de Luisiana no cambiaba independientemente de que se cosechara o no nutria en las cercanías.

Muchos pantanos invadidos por la nutria son apreciados por su importancia ecológica, como la Bahía de Chesapeake, en el este de Maryland. Reconocidas internacionalmente como valiosos humedales, estas zonas no sólo son importantes para la pesca y la caza, ya que el ecoturismo desempeña cada vez más un papel económico.

Los legisladores y los defensores del medio ambiente llevan mucho tiempo alertando de que la destrucción de las marismas a causa de la nutria afectará inevitablemente a los cientos de especies de plantas y animales autóctonos de estas zonas. Sostienen que esto provocará importantes pérdidas ecológicas, culturales y económicas.

El comportamiento alimenticio de la nutria destruye la red de raíces que cohesiona la marisma. Una vez dañada esta red de fibras, estas zonas son muy susceptibles a la erosión y pueden convertirse en lodazales. Con el tiempo, pueden convertirse en aguas abiertas, lo que no permitirá el desarrollo de la mayoría de las especies que suelen prosperar en una marisma.

Por supuesto, la nutria no es la única fuente de pérdida de tierras costeras. La crisis climática no hará sino agravar los tipos de daños que causa la nutria, a medida que el nivel del mar suba y estos hábitats se reduzcan al mínimo.

Esfuerzos para frenar los daños medioambientales

Quizás el esfuerzo más exitoso para frenar la población local de nutrias se haya producido hasta la fecha en Maryland. El programa estatal de control de la nutria ha eliminado con éxito todas las nutrias conocidas de más de un cuarto de millón de acres de la península de Delmarva, así como de la bahía de Chesapeake. Estos esfuerzos se consideran «restauración mediante la erradicación» y están respaldados por pruebas que demuestran que menos nutrias en una zona significan menos daños en las marismas.

Nutria o coipo, Myocastor coypus, en un pantano, Luisiana, EEUU. Introducida desde Sudamérica

Louisiana y Maryland iniciaron programas de control de la nutria en 2002. Los procesos y resultados de los dos estados han sido diferentes.

En Luisiana, el sector privado suele asumir el esfuerzo de erradicación, y los tramperos matan a las nutrias a cambio de una recompensa de 6 dólares por nutria. Este programa pretende controlar la población y ha detenido eficazmente su crecimiento, aunque se cree que aún viven millones en los pantanos.

En Maryland, el USDA y sus socios asumieron la función de capturar y eliminar las nutrias con el objetivo de eliminarlas por completo, para acabar erradicando la población conocida.

En California se están llevando a cabo esfuerzos similares para controlar las crecientes poblaciones de nutrias en determinadas zonas.

Para muchos ecologistas y personas preocupadas por la sostenibilidad, los programas de control son una píldora difícil de tragar. Matar a millones de criaturas comestibles y portadoras de pieles y luego enterrarlas o quemarlas supone un gran desperdicio.

Los intentos de reactivar el uso de la carne y las pieles de nutria llevan más de una década en un esfuerzo por desperdiciar menos. Este enfoque también crearía potencialmente un nuevo mercado para la nutria, proporcionando incentivos económicos para reducir la población.

Los cocineros de Nueva Orleans han publicado%20recetas%20en%20Internet,%20y%20una%20película%20recientemente%20estrenada%20sobre%20la%20nutria,%20Rodientes de tamaño inusual, destaca a la chef Susan Spicer, ganadora del premio James Beard, mientras prepara al roedor.

Otra organización sin ánimo de lucro de Nueva Orleans, ya desaparecida, llamada Pieles Justas, trabajó para poner en contacto a los tramperos con los artistas y diseñadores locales. Esta iniciativa proporcionaba un uso para las pieles y los dientes de nutria (que pueden utilizarse para hacer joyas) que quedaban después de que los tramperos recogieran el animal.

¿El posible inconveniente de estas iniciativas? Si los esfuerzos por comercializar la nutria tienen demasiado éxito, la gente puede verse incentivada económicamente a criar el animal, con lo que el problema volvería a empezar. Sin embargo, la mayoría de la gente supone que eso no ocurrirá, dado el aspecto antiestético de la nutria y la actual falta de demanda de pieles en Estados Unidos.

Quizás la forma más directa de deshacer el daño de la nutria sea mediante la plantación de pantanos, cuando los voluntarios replantan la hierba y los árboles perdidos por los daños de la nutria o el jabalí, así como la erosión costera.

Las personas que vivan cerca de zonas con daños causados por la nutria, sobre todo en el sur de Luisiana, pueden dirigirse a grupos locales de defensa, como la Coalición para la Restauración de la Costa de Luisiana, para participar.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad