7 herramientas de alta tecnología para combatir la caza furtiva

Los rinocerontes, por sus cuernos. Los tiburones, por sus aletas. Los elefantes, por sus colmillos. Los tigres, por sus órganos y pieles.

La lista de especies en peligro de extinción cazadas furtivamente para obtener trozos de sus cuerpos y venderlos ilegalmente en el mercado negro es larga. Por desgracia, a medida que estas especies disminuyen y la caza furtiva se hace más difícil, el problema no ha disminuido, sino que se ha vuelto más metódico, más organizado y más tecnológico. Los guardas de los parques y los gobiernos se esfuerzan por luchar contra bandas casi mafiosas que utilizan helicópteros, gafas de visión nocturna y rifles de alta potencia para acabar con sus objetivos.

Pero los avances tecnológicos no se han limitado a las herramientas utilizadas para la caza furtiva: también ofrecen soluciones sorprendentes para atrapar a los cazadores furtivos. He aquí siete herramientas que están marcando la diferencia.

Drones

A medida que el coste de los drones disminuye y su uso se hace más fácil, estas herramientas de alta tecnología han ido desempeñando un papel importante para conservadores y guardas de parques que quieren detener a los cazadores furtivos. Ya se han utilizado drones para proteger especies en peligro de extinción desde Kenia hasta Nepal y las ballenas en el océano. Google concedió al Fondo Mundial para la Naturaleza 5 millones de dólares a través de los Premios al Impacto Global, dinero que se destinará a la tecnología que pueda impulsar los esfuerzos de conservación, incluidos los drones de vigilancia aérea. Tener ojos en el cielo, especialmente en un vehículo diminuto y silencioso, es una gran ayuda para los equipos que protegen las especies en peligro de extinción.

Rastreo de ADN

Un rinoceronte africano

A veces, para disuadir a los cazadores furtivos hay que asegurarse de que se les va a pillar, incluso si consiguen cometer el delito y vender la mercancía mal habida. Ahí es donde entra en juego el rastreo forense, una táctica que está funcionando con varias especies. Por ejemplo, cuando se confiscan aletas de tiburón ilegales, los científicos están aprendiendo a utilizar el ADN de la aleta para rastrear el tiburón hasta su lugar de origen, hasta las poblaciones distintivas. Luego pueden utilizar este «código postal» de ADN para indicar a las autoridades dónde deben vigilar el cercenamiento ilegal de las aletas de los tiburones y atrapar a los culpables. Esto funciona con al menos dos especies de tiburones, el tiburón oscuro y el tiburón cobrizo. No funcionará con todas las especies, especialmente con las que se mueven en amplias zonas, pero sí con algunas y eso es una buena noticia para estas especies de tiburones en peligro de extinción.

Otra estrategia de seguimiento del ADN funciona con los rinocerontes. El Sistema de indexación de ADN de rinocerontes (RhoDIS) incluye datos desde 2010, entre los que figuran unos 5.800 delitos de caza furtiva de rinocerontes. El sistema, según un estudio de enero de 2018 publicado en Current Biology, ha conducido directamente a sentencias para los cazadores furtivos. Un cuerno confiscado puede ser rastreado hasta el rinoceronte exacto del que fue extraído, lo que puede dar a las autoridades una pista para encontrar al cazador furtivo y a los traficantes que han puesto el cuerno en el mercado. Saber que te pueden pillar incluso después de que la mercancía haya salido de tus manos puede ser un fuerte elemento disuasorio y hacer que los furtivos se lo piensen dos veces.

Vallas de alarma

En 2013, Los Servicios de Vida Silvestre de Kenia anunciaron que iban a poner alta tecnología en el vallado de ciertas reservas en un intento de mantener alejados a los cazadores furtivos y a las especies en peligro de extinción. Las vallas hacen sonar una alarma y envían un mensaje de texto a los guardas de la fauna salvaje si son manipuladas, ya sea por un cazador furtivo o por un animal. Una vez recibido el texto, los guardas pueden dirigirse directamente a la zona afectada para ver qué ocurre. Esta herramienta es sólo para las zonas más pequeñas, los cotos lo suficientemente pequeños como para ser cercados, y no funcionaría para los grandes cotos. Sin embargo, una cierta protección para determinadas zonas es mejor que nada, y quizá el hecho de no saber qué vallas están equipadas con alarmas disuada en cierta medida a los cazadores furtivos. De hecho, los funcionarios esperan que las vallas puedan detener hasta el 90% de la caza furtiva dentro de las zonas valladas.

Cámaras ocultas sigilosas

Una empresa llamada Wildland Security ha creado TrailGuards, una cámara de rastreo diminuta que puede ocultarse en los troncos de los árboles, los arbustos y otras grietas de los senderos. Las cámaras se activan con el movimiento de los animales grandes, igual que las cámaras trampa que utilizan los investigadores. Sin embargo, la cámara está programada para reconocer posibles amenazas y envía la imagen inmediatamente a los equipos de lucha contra la caza furtiva, que pueden echar un vistazo y actuar si ven que la imagen revela a un cazador furtivo.

Las cámaras ocultas, como las vallas de alarma, no son una solución perfecta para atrapar a los cazadores furtivos. En el caso de la TrailGuard, está el problema del coste del equipo y de la conexión a Internet para enviar y recibir imágenes, un coste que muchas reservas y parques de fauna silvestre no pueden permitirse. También está el tiempo que se tarda en llegar al lugar donde se ha visto a un posible cazador furtivo, durante el cual puede realizar su matanza. Pero las cámaras ocultas tienen su lugar en el arsenal y pueden ser útiles en determinadas circunstancias.

Google Earth y los collares GPS

Un elefante se queda solo en el Parque Nacional Hwange de Zimbabue

Google Earth ha proporcionado una gran cantidad de información y descubrimientos a los científicos y conservacionistas que exploran el mundo desde la pantalla de su ordenador. Pero también puede ser una herramienta en tiempo real para acabar con la caza furtiva. Salvemos a los elefantes utiliza Google Earth junto con collares de seguimiento por GPS de los elefantes para controlar los movimientos de las manadas, anotando no sólo su ubicación sino la rapidez con que se mueven. Pueden utilizar los datos casi en tiempo real para rastrear si un individuo o una manada parece huir de sus perseguidores, así como si un animal ha dejado de moverse y puede haber sido víctima de la caza furtiva. El equipo recibe alertas en los dispositivos móviles cuando los movimientos de un elefante son inusuales, lo que les indica cuándo deben prestar atención y dónde deben ir a investigar.

La organización sin ánimo de lucro no sólo utiliza Google Earth para seguir los movimientos y proporcionar ayuda a los animales sobre el terreno, sino también para proporcionar datos de alta calidad al público. El sitio web Elefantes en peligro utiliza el motor de Google Maps y Fusion Tables para mostrar la historia de las poblaciones de elefantes a lo largo del tiempo y en todo el continente, revelando las tendencias e impulsando el interés de la población por la protección de la especie.

Collares antisonoros con alertas de emergencia

Una grave amenaza para algunas especies no proviene de la caza activa, sino de la caza pasiva mediante lazos. Los cazadores furtivos ponen trampas que enganchan en el cuello a especies como los leones, guepardos, leopardos y perros pintados. Esto suele suponer una muerte lenta y dolorosa mientras se espera a que el cazador furtivo revise las trampas. El Fondo de la Ley de Vida Silvestre tiene una solución interesante: collares a prueba de liebres que piden ayuda. Los collares son similares a las anchas bandas de cuero de un collar de seguimiento por GPS, excepto que son más gruesas y tienen filas de pequeños pomos metálicos que agarran el cepo y evitan que se ahogue o corte el cuello de los animales. El collar alerta entonces al equipo de que el animal ha dejado de moverse o se ha separado de la manada, lo que significa que podría estar herido o atrapado. El equipo puede entonces localizarlo para ayudarlo y liberarlo de nuevo en la naturaleza.

Chips GPS integrados

El Proyecto de Rescate de Rinocerontes utiliza la tecnología GPS, así como un brillante uso del tinte, para detener proactivamente a los cazadores furtivos haciendo que los cuernos sean indeseables en primer lugar. El proyecto infunde un tinte indeleble de color rosa brillante en el cuerno mediante un dispositivo de alta presión. También insertan tres microchips de GPS en el cuerno. El cuerno no sólo es indeseable porque ahora es rosa para siempre, sino que también es indeseable porque está marcado con microchips escondidos en algún lugar del interior que tardarían en sacar, probablemente dañando el cuerno y disminuyendo su valor en el proceso. Los conservacionistas que observan los movimientos del rinoceronte podrían saber si ocurre algo extraño, y si el cuerno se mueve de forma inusual (como a la velocidad de un jeep o un helicóptero durante un tramo largo, por ejemplo). Este tinte rosa disuasorio puede no ayudar a los rinocerontes cazados al amparo de la noche con gafas de visión nocturna, ya que el color no se vería. Pero ayudará a disuadir a los cazadores furtivos que cazan o exploran rinocerontes a la luz del día. Es lamentable que hayamos llegado a un punto en el que los rinocerontes salvajes que corren por ahí con cuernos de color rosa brillante y con microchips es la mejor protección, pero el color rosa es sin duda mejor que la extinción.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad