8 espeluznantes ingredientes misteriosos en la comida rápida

Una de las leyendas urbanas más duraderas sobre McDonald’s es que sus hamburguesas contienen globos oculares de vaca. Aunque no se ha demostrado que sea así, la tarta de manzana caliente horneada de la empresa sí contiene plumas de pato, o al menos un ingrediente comúnmente derivado de ellas. La verdad puede ser tan extraña como la ficción.

¿Cómo se han convertido las plumas de pato en un ingrediente viable en la tarta de manzana? Bienvenido al mundo de los aditivos alimentarios. La gente lleva añadiendo sabores, especias, conservantes naturales y agentes de maduración a los alimentos desde la antigüedad. Pero a medida que la popularidad de los alimentos altamente procesados ha aumentado drásticamente desde la década de 1950, también lo ha hecho la asombrosa variedad de extraños aditivos químicos utilizados en la fabricación de alimentos. Las recetas de la comida rápida parecen nacer más del laboratorio que de la granja o el campo.

Y aunque los poderes fácticos consideran que estos aditivos químicos para alimentos son seguros, la ciencia ficción de todo ello es un poco inquietante. ¿Cómo se nos ocurren estas cosas? He aquí algunas de las más descabelladas.

1. Plumas de pato y pelo humano (L-cisteína)

¿Crees que las plumas de pato suenan mal? ¿Qué te parece el pelo humano? Estas son las dos fuentes más comunes de l-cisteína, un aminoácido que se utiliza para acondicionar la masa para aumentar su flexibilidad, lo que facilita un mejor procesamiento en la máquina. CNN informó de que la mayor parte de la L-cisteína de origen humano procede de mujeres chinas que ayudan a mantener a sus familias vendiendo sus mechones a pequeñas plantas de procesamiento químico.

Aunque originalmente la principal fuente de L-cisteína era el cabello humano, muchos fabricantes parecen haber abandonado la L-cisteína derivada del cabello y han optado por las plumas de pato, más apetecibles. Según Jeanne Yacoubou, MS, editora de investigación de El Grupo de Recursos Vegetarianos, el 80% de la L-cisteína se obtiene ahora de las plumas. Durante su investigación, McDonald’s informó a Yacoubou de que la L-cisteína utilizada en su Pastel de Manzana Caliente Horneado, así como en su Rollo de Trigo y Rollo de Canela Caliente, era de la variedad de plumas de pato. Muchos otros establecimientos de comida rápida también utilizan la L-cisteína en sus productos de panadería.

Y para no ser sensacionalista, el aditivo resultante está muy alejado de su fuente original, pero aún así. Puede resultar molesto para muchos y, lo que es más importante, puede ir en contra de las restricciones dietéticas éticas o religiosas.

2. Arena (Dióxido de Silicio)

Evitar la arena en tu sándwich en la playa es obvio, pero evitar la arena en tu comida comprada en un restaurante puede no ser tan evidente.

El dióxido de silicio, también conocido como sílice (¡también conocido como arena!), se utiliza para fabricar vidrio, fibras ópticas, cerámica y cemento. Y el chile. Utilizado como agente antiaglomerante, se suele añadir a la carne de vacuno y de pollo procesada para evitar que se apelmace, y aparece en los paneles de ingredientes del chile tanto de Wendy’s como de Taco Bell. La mayoría de los expertos sugieren que no es perjudicial para el consumo, pero debes saber que el ingrediente que hace que la carne de chile sea agradable y no se apelmace es también el componente principal de la tierra de diatomeas, utilizada habitualmente como insecticida natural.

3. Pulpa de madera (celulosa)

La pulpa de madera procesada, conocida como celulosa, se utiliza en todo tipo de productos, desde el queso hasta el aderezo para ensaladas, desde las magdalenas hasta el jarabe de fresa. Los procesadores de alimentos la utilizan para espesar y estabilizar los alimentos, sustituir la grasa y aumentar el contenido de fibra, así como para minimizar la dependencia de ingredientes más costosos como el aceite o la harina. La celulosa en polvo se produce cociendo la pulpa de madera virgen en productos químicos para separar la celulosa, y luego se purifica. Las versiones modificadas requieren un procesamiento adicional, como la exposición al ácido para descomponer aún más la fibra.

Irónicamente, con el aumento de la conciencia nutricional ha aumentado el uso de la celulosa: con la adición de pulpa de madera, los productos pueden presumir de menos grasa y más fibra. Eso sí, no te preocupes por la madera.

McDonald’s, Taco Bell, KFC, Sonic, Pizza Hut, Wendy’s, Arby’s, Jack in the Box y muchos otros incluyen celulosa en su repertorio.

4. Silicona Silly Putty (dimetilpolisiloxano)

Los ingredientes de ocho sílabas tienen sentido para el Silly Putty, pero ¿las patatas fritas? Por supuesto, el dimetilpolisiloxano, una forma de silicona que se utiliza en cosméticos y Silly Putty, también se encuentra en muchas cosas fritas de comida rápida. Es el ingrediente secreto que evita que el aceite de la freidora haga espuma. El filete de pescado y las patatas fritas de McDonald’s lo llevan, al igual que las patatas fritas de corte natural con sal marina de Wendy’s. De hecho, la mayoría de los artículos de comida rápida que se bañan en una freidora están impregnados de una pizca de dimetilpolisiloxano. ¿Debería preocuparte? La Organización Mundial de la Salud no encontró efectos adversos para la salud asociados al dimetilpolisiloxano, pero vamos, ¿qué hay de malo en usar patatas, aceite y sal para las patatas fritas?

5. Conservantes derivados del petróleo (TBHQ)

La butilhidroquinona terciaria (TBHQ) está hecha de compuestos derivados del petróleo y se encuentra en productos cosméticos y para el cuidado de la piel, barnices, lacas y resinas, así como en alimentos procesados. McDonald’s, por ejemplo, la utiliza en 18 productos que van desde su Ensalada de Frutas y Nueces hasta los McNuggets.

El TBHQ se aprobó finalmente tras muchos años de presión por parte de los fabricantes de alimentos, aunque con la aprobación, la FDA ordenó que el producto químico no debía superar el 0,02 por ciento del contenido de aceite y grasa de un alimento. ¿Por qué habría un límite? Porque cinco gramos serían letales, mientras que un gramo puede provocar náuseas, vómitos, delirio, sensación de asfixia y colapso. (Aunque tendrías que comer más de 5 kilos de McNuggets para alcanzar ese nivel. Y si estás dispuesto a comer 5 kilos de McNuggets de una sola vez, bueno…)

6. Fertilizante para el suelo (sulfato de amonio)

El sulfato de amonio es vendido por las empresas químicas a los fabricantes de alimentos como «alimento de levadura para el pan», y muchas empresas de comida rápida incluyen este ingrediente en sus productos de panadería.

Pero ése es sólo su trabajo nocturno; cuando el sulfato de amonio no está pluriempleado como aditivo alimentario, desempeña su tarea principal: como fertilizante para suelos alcalinos. El sulfato de amonio también cumple su función como adyuvante de pulverización agrícola para insecticidas, herbicidas y fungicidas solubles en agua.

7. Jugos de escarabajo (glaseado de repostería)

Los colorantes alimentarios aprobados por la FDA incluyen colores sintetizados a partir de derivados del petróleo y alquitrán de hulla, pero con toda la atención negativa que se presta a los colorantes alimentarios artificiales, los colorantes naturales están en auge. Sin embargo, algunos colorantes alimentarios basados en ingredientes naturales proceden de cosas que quizá no te interese ingerir. Te presentamos el ácido carmínico, un colorante alimentario rojo de uso común que procede de los cuerpos secos y triturados de unas cochinillas hembras llamadas cochinilla. Conocido también como cochinilla, extracto de cochinilla, carmín, lago carmesí, rojo natural 4, C.I. 75470, E120, se utiliza en una gran variedad de productos, desde algunas carnes, embutidos, productos avícolas procesados, adobos, productos de panadería, coberturas, galletas, postres, glaseados, rellenos de tartas, mermeladas, conservas, gelatinas, zumos, bebidas, productos lácteos, salsas y productos de repostería.

De la misma familia que la cochinilla procede el escarabajo Lac, que es la fuente de la goma laca, como en la goma laca para madera y barniz. La hembra del escarabajo segrega una resina que se extrae de los árboles del sudeste asiático y de México. La resina se recoge y se procesa para convertirla en una capa brillante que se pone en diversos alimentos, como caramelos, vitaminas, pastillas, cápsulas, chocolate y fruta fresca encerada. No encontrarás excrementos de escarabajo en la lista de ingredientes, sin embargo, busca sus alias Esmalte de confitero, Esmalte resinoso, Goma laca, Esmalte farmacéutico, Esmalte alimentario puro, Esmalte natural o Lac-Resina.

8. Carne separada mecánicamente

La carne separada mecánicamente (CSM) se produce desde la década de 1960, pero últimamente ha cobrado nueva fama gracias a una foto que está circulando y que muestra una máquina industrial extruyendo una cinta de pasta rosa en una caja. Se le llama comúnmente «baba rosa«. Con un aspecto más parecido al de un glaseado que al de un puré de carne y trozos de hueso, la FDA define la carne de ave separada mecánicamente (MSP) como «un producto de ave pastoso y rebozado producido al forzar los huesos, con el tejido comestible adherido, a través de un tamiz o dispositivo similar a alta presión para separar el hueso del tejido comestible.» También se utiliza la carne de cerdo separada mecánicamente, aunque en 2004, para proteger a los consumidores contra la Encefalopatía Espongiforme Bovina, la carne de vacuno separada mecánicamente se consideró no comestible y se prohibió su uso como alimento humano.

Después de producir los purines de carne, a veces se tratan con hidróxido de amonio para eliminar el exceso de bacterias. El hidróxido de amonio también se utiliza como limpiador doméstico y en los fertilizantes. Como la masa resultante de carne-hueso-músculo-tendón-hidróxido de amonio no sabe mucho a carne, se añaden sabores artificiales para acabar con todo el asunto.

La carne separada mecánicamente es la culpable de numerosos productos cárnicos procesados; piensa en los perritos calientes, el salami, la mortadela, las hamburguesas y muchos nuggets de pollo. Los restaurantes de comida rápida son conocidos por emplear baba rosa, aunque recientemente McDonald’s ha aclarado que ya no la emplea en sus hamburguesas.

‘Generalmente Reconocido como Seguro’ (GRAS)

Estas cuatro pequeñas palabras parecen haberse convertido en el mantra de la FDA cuando se trata de aditivos alimentarios; todos los ingredientes mencionados, y una amplia gama de otros aditivos químicos, han sido reconocidos generalmente como seguros en estudios científicos. Sacados de contexto y considerados individualmente, quizá un poco de sulfato de amonio por aquí y un producto del petróleo por allá no van a causar daños cuantitativos a los animales de laboratorio. Pero si se sumaran todos los ingredientes químicos consumidos durante una vida de dieta occidental alimentada con comida rápida, ¿qué aspecto tendría? ¿Se parecería a una epidemia de obesidad, diabetes o cáncer?

El consejo de Michael Pollan, «No comas nada que tu abuela no reconozca como comida», nunca pareció tan atractivo.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad