10 Datos Fascinantes Sobre el Alce

El alce macho, uno de los mayores mamíferos de Norteamérica, puede pesar más de 700 libras, aunque suele perder peso durante la temporada de cría en invierno. Las hembras suelen ser más ligeras, y suelen pesar una media de 500 libras. El alce también es conocido por su nombre indígena, «wapiti», que significa «grupa blanca», y que le fue dado por el pueblo Shawnee debido a la ligera mancha de pelo beige del animal en su cuerpo, que por lo demás es de color marrón oscuro.

Desde su icónico grito de «corneta» hasta su enorme tamaño, los 10 datos siguientes muestran por qué el alce es tan majestuoso y cautivador.

Los alces se confunden a menudo con los alces

Bull elk bugling during rut season in Yellowstone National Park

Hay algunas formas de distinguir un alce de un alce, pero su tamaño y la forma de su cornamenta son las dos principales distinciones físicas. Los alces son los más grandes de los dos, ya que pueden llegar a medir hasta 1,80 m de altura desde la pezuña hasta el hombro, mientras que los alces suelen medir entre 1,50 y 1,50 m. Los alces machos también tienen astas más anchas y planas, mientras que las astas de los alces suelen tener una forma alargada con puntas que se desprenden de los grandes haces.

Sin embargo, la forma más evidente de diferenciarlos es su estructura social. Los alces son mucho más solitarios y disfrutan pasando el rato solos; los alces, en cambio, viajan en grandes manadas (aprenderemos más sobre esto más adelante).

Son los miembros más ruidosos de la familia de los ciervos

Los alces machos utilizan su rugido agudo, llamado corneta, para atraer a sus parejas durante la época de celo. Este fuerte bramido también se utiliza para anunciar territorios en invierno, y tiene una frecuencia fundamental de 2 kilohercios o más (como punto de referencia, un niño humano tiene una media de 0,3 kilohercios). En comparación con su tamaño, no hay ningún animal vocal con las mismas capacidades.

Sólo los machos tienen cornamenta

A diferencia de otras especies de ciervos, como los renos, sólo los alces machos tienen cuernos. Empiezan a crecer sus característicos cuernos en primavera y los mudan cada invierno. Mientras crecen, los cuernos de los alces están cubiertos de «terciopelo», una suave capa de piel que se desprende cuando el clima se vuelve cálido en verano. Los alces machos utilizan su cornamenta para competir entre sí durante la época de celo, bajando la cabeza y golpeándola con otros machos, tanto para adquirir fuerza como para ganar la atención de las hembras.

Prefieren el frío

A elk in the winter snow

Independientemente de la región en la que habiten, los alces son casi siempre más activos cuando hace más frío. Es más probable que los veas en invierno y otoño (durante la época de celo), así como a principios de la primavera. En el Refugio Nacional de Vida Silvestre Neal Smith, en Iowa, los alces realizan la mayor parte de su actividad de ramoneo y búsqueda de alimentos en verano a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, para evitar el calor.

Los alces mastican el bolo alimenticio como las vacas

Los alces se alimentan de hierbas, juncos y plantas herbáceas con flor en verano, y de plantas leñosas como el cedro, el pino y el arce rojo en invierno. Al igual que las vacas, son animales rumiantes, lo que significa que regurgitan su comida, pero siguen volviéndola a masticar para facilitar la digestión. Un estudio realizado en 2006 en las Montañas Rocosas reveló que los alces suelen forrajear en muchos de los mismos lugares en primavera que el ganado vacuno en verano y otoño, solapando más del 60% de los territorios de unos y otros.

Pueden ayudar a restaurar los ecosistemas

Los alces son muy importantes a la hora de conformar las comunidades de plantas dentro de sus propios hábitats a través de su búsqueda de alimento y su ramoneo. Al igual que el bisonte, los alces han sido introducidos en varios refugios nacionales de vida salvaje para ayudar a restaurar los ecosistemas de praderas de hierba. Se alimentan sobre todo de hierba y flores silvestres, pero también ramonean árboles y arbustos, como hacen los ciervos, lo que ayuda a promover y estimular el crecimiento de esas plantas de la pradera al tiempo que controla el crecimiento excesivo de árboles y arbustos. Los alces también son una importante presa para los grandes depredadores, como los osos pardos. Según un estudio de 2014, alrededor del 40% de los intentos de reintroducción de alces registrados en el este de Norteamérica se han considerado infructuosos.

Las crías se mantienen ocultas después de nacer

Elk calf at Rocky Mountain National Park

Los recién nacidos de alce se mantienen ocultos durante los primeros días de su vida. Después de dar a luz, las hembras de alce encuentran una zona camuflada entre la maleza espesa o la hierba alta para ocultar a sus crías, que permanecen inmóviles hasta que tienen unos 16 días de edad. Las crías también nacen casi sin olor para evitar atraer a los depredadores y tienen manchas blancas que ayudan a camuflarlas, rompiendo su contorno e imitando puntos de luz. En el Parque Nacional de Yellowstone, las hembras con crías recién nacidas pasan más del 25% de su tiempo escaneando en busca de depredadores (en comparación con los machos, que pasan menos del 10% del tiempo escaneando).

Los alces son increíblemente sociales

A large herd of elk

Los alces viven en grandes grupos, también llamados rebaños, que pueden llegar a ser de cientos e incluso miles. Aunque las manadas están separadas por sexos, son matriarcales, lo que significa que están dominadas por una sola hembra o «vaca» que dirige el espectáculo. Una de las más grandes de las que se tiene constancia es la conocida como «manada de alces de Jackson», que tiene unos 11.000 miembros que emigran desde el Refugio Nacional de Alces de Wyoming hasta el sur de Yellowstone.

Pueden vivir hasta los 20 años

A diferencia de muchas otras especies de ciervos, los alces viven más tiempo en la naturaleza que en cautividad, con una media de 26,8 años en la naturaleza y 24,7 años en cautividad.

Las poblaciones de alces son resistentes

Los alces están considerados como de «Preocupación Menor» por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, y su número ha seguido aumentando gracias a las medidas de conservación de los ciudadanos particulares y del Departamento de Recursos Naturales. La subespecie californiana (conocida como alce de tule), por ejemplo, se había reducido a menos de cinco individuos en 1875, pero gracias a las estrictas medidas de protección las poblaciones se recuperaron hasta alcanzar unos 3.900 en 2010.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad