Cómo ha cambiado el mundo el té

Más o menos en la época en que los antiguos de la cuenca mediterránea se daban cuenta de los beneficios de las uvas y las aceitunas, la gente de una civilización muy diferente, al otro lado del mundo, estaba haciendo su propio y notable descubrimiento. Se dieron cuenta de que las hojas de cierta planta tenían propiedades aromáticas que podían hacer algo mágico con el agua.

El país era China, y la planta era Camellia sinensis. Según cuenta la leyenda, un accidente fortuito permitió descubrir que las hojas de camelia convertían el agua ordinaria en una bebida aromática tan refrescante que ayudaba a los monjes a evitar el sueño durante las largas horas de meditación. La bebida se conocería en todo el mundo como té, pero tardaría siglos en escapar de la antaño famosa sociedad cerrada de China.

Hoy en día, junto con el agua, el té es la bebida más consumida del mundo, según la Asociación del Té de EE.UU., con sede en Nueva York, que se describe a sí misma como la autoridad independiente reconocida en materia de té. En un día cualquiera, más de 158 millones de estadounidenses en casi el 80% de los hogares de EE.UU. beben té, según el grupo.

Historia del té

El origen probable de la Camellia sinensis está en una zona que hoy incluye el norte de Myanmar y las provincias de Yunnan y Sichuan en China. Todos los tés del mundo que no son de hierbas proceden de esta única variedad de camelia. Los distintos sabores son el resultado de diferentes métodos de procesamiento de las hojas.

Los historiadores no han encontrado registros precisos de quién descubrió el secreto de las propiedades aromáticas de las hojas, pero la mitología china atribuye la revelación a un accidente. Según la leyenda, el emperador chino Shennong, conocido como el «Sanador Divino», estaba hirviendo una olla de agua en el año 2737 a.C. cuando algunas hojas de té de Camellia sinensis volaron accidentalmente en la tetera del emperador.

La bebida resultante se conoció con varios nombres en las lenguas chinas, pero fue apreciada por sus capacidades medicinales comunes para aliviar la fatiga, deleitar el alma, fortalecer la voluntad y reparar la vista.

La Camellia sinensis crece en una plantación de Munnar, India

Los monjes budistas bebían mucho té para evitar la somnolencia durante las largas horas de meditación, y los taoístas incluso lo utilizaban como ingrediente de su elixir de la inmortalidad.

En algunos casos, se convertía en una pasta y se utilizaba sobre la piel para aliviar los dolores reumáticos. Tuvieron que pasar siglos de uso rudimentario antes de que el té se bebiera más por su sabor que como medicina.

Al parecer, el té salió de China por varios medios. Según varios informes, los monjes budistas llevaron semillas de Camellia sinensis a Japón, y los comerciantes de té chinos exportaron hojas a Irán, India y Japón ya en los años 206-220 de la era cristiana, durante la dinastía Han. Finalmente, en la década de 1600, los comerciantes holandeses importaron hojas de té a Holanda. Desde allí se extendieron por toda Europa.

El cultivo comercial del té comenzó en la década de 1840, cuando un botánico británico encubierto que se hizo pasar por comerciante de té llevó a la India, gobernada por los británicos, miles de plantas de té y trabajadores chinos que sabían cómo cultivarlas, según explica Cassie Liversidge en su libro «Homegrown Tea, An Illustrated Guide to Planting, Harvesting and Blending Teas and Tisanes». En la actualidad, el té se cultiva comercialmente en muchas partes del mundo.

El té en la historia

El té ha desempeñado un papel fundamental en varios acontecimientos históricos importantes, como la Primera Guerra del Opio y la Revolución Americana.

A finales del siglo XVIII, el uso del té en Inglaterra estaba entrelazado con el opio; el comercio de ambos era esencial para apoyar las políticas fiscales y de otro tipo del país. Los ingresos procedentes del té ayudaron a financiar las guerras napoleónicas, por ejemplo. Los británicos cultivaban amapolas en la India y vendían el opio a China e importaban té chino a Gran Bretaña.

En aquella época, el té se consideraba una bebida rara y preciosa. Como tal, era caro y, según el sistema de clases británico, sólo los más adinerados podían permitírselo.

Varios tipos de té llenan un puesto en un mercado de Estambul

Los chinos se rebelaron contra la adicción y otros problemas que causaba el opio, pero fueron derrotados por los británicos en la Primera Guerra del Opio (1839-42), cediendo Hong Kong como base comercial a los comerciantes británicos en el proceso.

Cuando el té por el opio dejó de ser una opción viable, Gran Bretaña estableció la producción de té a gran escala en la India y Ceilán a través de la East India Co. controlada por el gobierno. Este periodo marcó un punto de inflexión en el comercio y el consumo de té a nivel mundial, ya que el té se hizo cada vez más abundante y se introdujo en la población de todo el mundo.

El té también desempeñó un papel fundamental en uno de los momentos decisivos que condujeron a la Revolución Americana.

El 16 de diciembre de 1773, unos manifestantes en Boston, algunos de ellos vestidos como nativos americanos, destruyeron un cargamento de té de la Compañía de las Indias Orientales. Los manifestantes se opusieron a la Ley del Té porque creían que, aunque no imponía nuevos impuestos, era un intento de ganar apoyo para los impopulares impuestos ya existentes. Los manifestantes arrojaron el té al puerto de Boston en un acto de desafío que fue la chispa final que encendió la Revolución Americana.

Ese momento de la historia estadounidense sigue vivo hoy en el movimiento político Partido del Té, que se formó en 2009 como resultado de lo que sus adherentes consideran una extralimitación del gobierno.

El nacimiento de la bolsa de té

La popular costumbre de comprar té en bolsitas surgió por accidente en 1908, según Liversidge. Atribuye el accidente al método que utilizaba un comerciante de té de Nueva York llamado Thomas Sullivan para enviar muestras de té por todo el mundo.

La esposa de Sullivan fabricaba bolsas de seda para enviar las muestras, con la idea de que la gente sacara las hojas de las bolsas para preparar el té, según Liversidge. Pero, según escribe Liversidge en «Homegrown Tea», cuando llegaron las muestras, la gente pensó que debía preparar el té en las bolsas. Así se introdujeron y aceptaron las bolsas de té en todo el mundo.

En 2012, más del 65% del té elaborado en Estados Unidos se preparaba con bolsas de té, según la Asociación del Té de EEUU. La mezcla de té listo para beber y helado constituye aproximadamente una cuarta parte de todo el té preparado en EE.UU., y el té instantáneo y a granel representa el resto, según el grupo. El té instantáneo está disminuyendo y el té a granel está ganando en popularidad, sobre todo en los puntos de venta de té y café especiales.

Té de la tarde

Té de la tarde

«Ana, duquesa de Bedford, una de las damas de compañía de la reina Victoria, inició la costumbre de tomar el té de la tarde a principios de la década de 1840», dijo la historiadora de la alimentación y escritora Francine Segan.

«La duquesa empezó a tomar el té durante esa parte del día como forma de evitar el mareo y el hambre entre la comida y la cena. Empezó a pedir que le llevaran té y pequeños bocados a sus aposentos privados para compartirlos con las demás damas de la corte. Pronto la moda se extendió en la corte, e incluso la propia reina Victoria empezó a organizar eventos de té por la tarde».

El término «té de la tarde» no debe confundirse con el «alto té», añadió Segan.

«Té alto» era el término inglés para referirse a una cena sencilla en una mesa alta, una mesa de comedor», explicó Segan.

El té y la salud

Después del agua, el té se considera una de las mejores bebidas para la salud, según el Consejo de Orientación sobre Bebidas, formado por un grupo de expertos en nutrición de todo Estados Unidos. El grupo clasificó las bebidas en seis niveles en función de las calorías aportadas, la contribución a la ingesta de energía y nutrientes esenciales, y las pruebas de los efectos positivos y negativos sobre la salud.

Sin aditivos, el té y el café no tienen calorías e incluyen antioxidantes, flavonoides y otras sustancias biológicamente activas que pueden ser buenas para la salud. Hasta tres o cuatro tazas al día se consideran una ración saludable. El té verde ha recibido incluso la atención como posible protector contra las enfermedades del corazón. Los estudios han demostrado que algunos tés también pueden reducir potencialmente el riesgo de algunos cánceres.

El té y el café contienen cafeína, y el jurado aún no ha decidido qué cantidad de ambos debe consumir la mujer durante el embarazo. Sin embargo, el veredicto está en los aditivos como la nata y el azúcar. Pueden convertir una bebida saludable en otra que no lo es.

Producción y consumo de té

hojas de té sueltas y una taza de té

El té es la única bebida que se sirve comúnmente helada o caliente, en cualquier momento, en cualquier lugar y para cualquier ocasión, según la Asociación del Té.

En 2012, según el grupo, sólo las ventas en los supermercados superaron los 2.250 millones de dólares en Estados Unidos. Esta cifra representa una tendencia continua de aumento de las compras de té por parte de los consumidores, que, según el grupo, ha aumentado en el consumo fuera de casa al menos un 10% anual durante la última década. Las ventas totales han aumentado un 16 por ciento durante los últimos cinco años, según el grupo.

Leyendo las hojas de té

Y si eres de los supersticiosos, deja de lado la bolsita de té y prepara una taza con hojas que te sirvan para leer la suerte.

La tasseografía, también conocida como tasseomancia o tassología, es un método de adivinación que interpreta los patrones que las hojas de té, los posos del café o los sedimentos del vino dejan en el fondo de una taza.

Aunque sólo sea por eso, disfrutarás de una bebida sabrosa y posiblemente te beneficies de una de las bebidas más saludables del mundo.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad