cambio climatico 2018

Cambio climático 2018: Así se ha sufrido

La realidad del calentamiento global y el cambio climático en 2018 se hace cada vez más evidente. Los últimos cuatro años han sido los más cálidos desde que existen registros, con una temperatura media de la tierra en 2018 casi un grado (en torno al 0,98ºC) superior a los niveles preindustriales (cuya referencia tomada por el IPCC es entre los años 1850 y 1900). Aunque este pasado año no ha sido el más cálido de todos, pues el calentamiento fue especialmente extremo en el periodo 2015-2016 (“El Niño”), un dato revelador es que los 20 años más calurosos de la historia han ocurrido todos en los últimos 22 años.

Europa, sin ir más lejos, tuvo en 2018 unas condiciones climáticas anormales. Por ejemplo, el periodo entre mayo y julio del 2018 fue el más seco y cálido que se ha registrado en muchas partes de Escandinavia central y del sur. A finales de julio y principios de agosto, el Círculo Polar Ártico experimentó récords en sus temperaturas diurnas, llegando a los 25ºC en Helsinki (Finlandia), y 8 días consecutivos por encima de los 30ºC en Estonia; así como en las nocturnas, con siete noches consecutivas por encima de los 20ºC en Lituania y llegando a los 24,8ºC en Suecia.

Los efectos del cambio climático el pasado año

Así lo revela el último informe de la Organización Mundial de la Meteorología (WMO, por sus siglas en inglés), que recoge los registros de 2018 relacionados con el aumento de temperatura de la tierra a consecuencia de los gases de efecto invernadero emitidos por los humanos, reflejando así los efectos del cambio climático más significativos a lo largo del año.

Las cifras justifican la preocupación global por la acidificación de los océanos, las sequías prolongadas, las extremas olas de calor, el aumento del nivel del mar, la mayor frecuencia y virulencia de las tormentas tropicales, la degradación de los ecosistemas, las pérdidas agrícolas y su impacto sobre la seguridad alimentaria, el desplazamiento forzoso de las personas y de otras especies, la pérdida de biodiversidad, los incendios descontrolados y su alcance inusual, etcétera.

Más Pérdida de biodiversidad en el 2019

2018 registró un elevado calentamiento oceánico: el segundo más alto de la historia, pues el año más cálido para los océanos fue el 2017, según este informe. Los océanos absorben el 90% de la energía atrapada por los gases de efecto invernadero, recuerda la WMO, y ese calentamiento conlleva a la expansión del agua -que contribuye, junto al derretimiento de los casquetes polares, al peligroso aumento del nivel del mar- así como a que se originen más huracanes y ciclones, advierten los especialistas. Al atrapar además parte del CO2 emitido por los humanos (en la última década, los océanos absorbieron el 25%) se produce un cambio en el Ph del agua, que lo acidifica. Y ello, como se puede uno imaginar, repercute sobre los organismos marinos, como los arrecifes de coral, que se blanquean -y mueren- a consecuencia de este fenómeno de acidificación.

Impactos socioeconómicos del cambio climático en la actualidad

1600 muertes debidas al calor extremo

Las personas se vieron asimismo afectadas por el cambio climático en 2018. De los países que ofrecieron información a la WMO, se reportaron más de 1.600 muertes asociadas a las olas de calor en este año y más de 100 relacionadas con los incendios de Grecia y California. Japón fue uno de los países donde más se sufrió esta subida de temperaturas, con un récord de 41ºC en Kumagaya, donde 150 muertes fueron asociadas al calor extremo.

Sequías y pérdidas de cultivos

En cuanto a los daños económicos, un ejemplo es Alemania, que en 2018 perdió el 45% de sus cultivos de maíz y el 21% de los de patatas. La escasez de agua se hizo especialmente grave en Sudáfrica, sobre todo en la primera mitad del año. El este de Australia sufrió también una fuerte sequía, que afectó particularmente a los estados de Nueva Gales del Sur y de Queensland, que obtuvieron menos de la mitad de las lluvias que normalmente reciben en el periodo entre enero y septiembre.

Huracanes y ciclones

El año 2018 estuvo además marcado por los reiterados huracanes. “A fecha de 20 de noviembre de 2018, ocurrieron 70 ciclones en el hemisferio norte, muy por encima de la media de 53 a esas alturas del año”, detalla la WMO. La Energía Ciclónica Acumulada (ACE) del pacífico noreste fue en 2018 la más alta desde que existen registros.

Todos estos factores incidieron en mayor o menor medida sobre la calidad de vida de las personas, afectando negativamente a sus asentamientos y a sus actividades económicas (vinculadas a la agricultura, al turismo, a la pesca…), y fomentado un aumento de refugiados climáticos. Se calcula que, de los 17,7 millones de desplazamientos internos, más de 2 millones sucedieron por motivos ligados a eventos climáticos extremos, especialmente a la sequía, las inundaciones y las tormentas tropicales.

No Comments