A más calidad ambiental, más felicidad

Pocas cosas consiguen más titulares que un ranking. Las comparaciones serán odiosas, pero dan contenido editorial en cantidad. “El país más rico del mundo”, “el más inclusivo”, “el que gasta más en I+D”, “el más verde”… ¿Y el más feliz? ¿Hay formas de medir algo tan subjetivo como la felicidad?

Un escéptico plantearía las diferencias culturales. Ser feliz en muchos países europeos no puede suponer lo mismo que serlo en Singapur o en Madagascar. Por otro lado, mientras que en Japón podría estar mal visto “alardear” de estar satisfecho y por tanto las respuestas de los japoneses en las encuestas tenderían a la baja, en Estados Unidos es más probable lo contrario, ya que existe un cierto estigma que relaciona la falta de felicidad con el fracaso.

Lo explica así el periodista británico Michael Booth en su libro Gente casi perfecta (editado en castellano por Capitan Swing), en el que analiza el éxito del modelo escandinavo y su relación con su supuesta felicidad, constatada año tras año en el Índice Mundial  de la Felicidad, que evalúa el “bienestar subjetivo” percibido por los habitantes de 153 países y que, desde sus inicios, coloca a los países nórdicos en el top 5.

Elaborado por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, el Informe Mundial de la Felicidad se basa en los datos de la encuesta Gallup, que examina el bienestar, el comportamiento y las actitudes de los ciudadanos alrededor del mundo.

Para ello se tienen en cuenta seis factores: renta per cápita, esperanza de vida sana, libertad de elección, generosidad, percepción de corrupción y apoyo social. Por último, las valoraciones de los ciudadanos respecto a estas cuestiones se contrastan con los de un país hipotético llamado “Distopía”, en el que se reflejan las peores condiciones registradas para cada una de esas variables entre los años estudiados (en el caso de 2020, el periodo estudiado es 2017-2019).  Este año, como novedad, el índice presta especial atención a los factores ambientales tanto del entorno natural como del social.

¿Cómo incide el medio ambiente en la felicidad?

El texto resalta las evidencias en psicología que sugieren un efecto positivo sobre el bienestar mental producido por la naturaleza. Los espacios verdes reducen el estrés, logran un aumento en las emociones positivas y una restauración cognitiva, reza el informe. Además, estas zonas arboladas incitan a quienes los disfrutan a llevar a cabo tareas o comportamientos saludables como hacer ejercicio o encontrarse con amigos. “Hacer vida social con amigos, familiares o parejas es uno de los más fuertes determinantes de la felicidad”, asegura el documento.

Para el índice se han considerado tres principales variables medioambientales: contaminación atmosférica, clima y cobertura forestal. Los resultados indican que “hay una relación positiva muy significativa entre la cantidad de espacio verde que hay en torno a las viviendas y la felicidad de los residentes en esos hogares”. Quienes vivían más cerca de grandes zonas verdes reportaban, de media, una satisfacción con la vida mucho mayor, señala.

El ranking

Ahora bien, ¿qué países son más felices de acuerdo con los resultados de la encuesta? En 2020, por tercer año consecutivo, Finlandia se coloca en el primer puesto del ranking de felicidad, seguido de Dinamarca y, en tercer lugar, de Suiza, que escala posiciones respecto al año pasado. Después están, en este orden, Islandia, Noruega, Países Bajos, Suecia, Nueva Zelanda, Austria y Luxemburgo, una nueva incorporación al top 10 que deja fuera a Canadá (11) y a Australia (12).

España sube dos puestos y queda en el 28º lugar, justo debajo de Francia (23), México (24), Taiwan (25), Uruguay (26) y Arabia Saudí (27). Por detrás quedan Guatemala (29), Italia (30), Singapur (31), Brasil (32) y Eslovenia (33).

En la parte inferior de la lista —los países menos felices (o más infelices)— están República Centroafricana (149), Ruanda (150), Zimbabue (1521), Sudán del Sur (152) y, en último lugar, Afganistán (153).

Otra novedad de la edición de este año del World Happiness Report es la inclusión de un índice que mide la felicidad urbana. Algunas de las primeras en la lista coinciden con el ranking de países: Helsinki (Finlandia), seguido de Aarhus (Dinamarca), Wellington (Nueva Zelanda), Zurich (Suiza), Copenhague (Dinamarca), Bergen (Noruega), Oslo (Noruega), Tel Aviv (Israel), Estocolmo (Suecia) y Brisbane (Australia) forman el top 10 de ciudades más satisfechas con su forma de vida.

No Comments