10 bichos que te harán retorcerte

Ya sean insectos, gusanos o arácnidos, hay criaturas tanto inofensivas como dañinas que provocan miedo y desprecio. Algunos son insectos que pueden desarrollarse en el interior, y los humanos los encuentran como huéspedes indeseados de la casa. Otros, como los escorpiones, son muy venenosos y pueden ser peligrosos para las personas si se les molesta. Algunos son parásitos que dependen de la sangre humana para sobrevivir. 

Desde babosas viscosas hasta hormigas enjambres, he aquí 10 criaturas que hacen que la gente se retuerza. 

Garrapata

Porque la garrapata es un animal que se mueve en el aire.

Una garrapata roja y negra caminando sobre una hoja verde

Las garrapatas son arácnidos que se alimentan de la sangre de grandes mamíferos, incluidos los humanos. Encuentran a sus huéspedes posándose en hierbas y arbustos altos, y se transfieren a los animales que pasan por allí y rozan la vegetación. Una vez situadas, las garrapatas pican a sus huéspedes, insertan un tubo de alimentación con púas y son difíciles de eliminar, ya que se anclan en el lugar y se llenan de sangre.

Escorpión

Un escorpión marrón oscuro con la cola enroscada sobre un tronco

Los escorpiones son arácnidos grandes y depredadores, con pinzas de aspecto temible y una cola curvada con un aguijón. Parecen peligrosos por una buena razón: su aguijón es muy venenoso. Todos los escorpiones poseen un veneno que puede paralizar o matar a sus presas, que incluyen grillos, lagartos y pequeños mamíferos. De las 1.500 especies de escorpiones, unas 30 son lo suficientemente venenosas como para ser un peligro para los humanos.

Sanguijuela

Una sanguijuela roja en el suelo del bosque

Las sanguijuelas son gusanos parásitos que se alimentan de animales huéspedes más grandes. Son famosas por su papel en la medicina y se utilizaban habitualmente para extraer sangre de pacientes con diversas dolencias hasta el siglo XIX. Hoy en día, el uso de sanguijuelas sigue considerándose una práctica médica válida en algunos casos raros como la cirugía reconstructiva. 

La mayoría de las especies de sanguijuelas se encuentran en el agua dulce, aunque también hay sanguijuelas en entornos marinos y terrestres. La sanguijuela gigante del Amazonas es una de las más grandes del mundo. Puede llegar a medir 18 pulgadas de largo, con una probóscide de cuatro pulgadas de largo que chupa sangre. 

Cucaracha

Una cucaracha marrón con patas puntiagudas en la rama de un árbol

Hay unas 4.600 especies de cucarachas, 30 de las cuales están asociadas a hábitats humanos. Son criaturas resistentes que pueden sobrevivir en muchas condiciones, y algunas cucarachas pueden pasar sin comer de dos a tres meses. La cucaracha americana, una de las especies más comunes que se ven en las casas, puede comer papel, células de piel muerta, cuero y muchas otras cosas que los humanos considerarían basura. Debido a su notable resistencia, se suele decir que heredarían la Tierra si la civilización humana desapareciera.

Ciempiés doméstico

Un ciempiés con largas patas sobre una hoja verde

Los ciempiés domésticos son habituales en espacios interiores oscuros y húmedos como sótanos, baños y bodegas. Con hasta quince pares de patas largas, son criaturas ágiles que pueden ser difíciles de capturar cuando se desplazan por el suelo. En el exterior, suelen encontrarse escarbando bajo rocas o troncos. Aunque los ciempiés domésticos son venenosos, su picadura no se considera peligrosa para el ser humano. Además, como son capaces de depredadores de termitas, arañas, cucarachas y otros insectos, tener uno en casa podría considerarse un beneficio neto. 

Hormiga de fuego

Una hormiga con la cabeza roja y el abdomen negro sentada en una hoja verde

Las hormigas de fuego son varias especies de hormigas con el cuerpo rojo o marrón claro que forman un enjambre y pican cuando se las molesta. Viven en colonias que suelen aparecer como grandes montículos, pero también pueden estar ocultas bajo rocas, troncos o aceras. Su picadura es dolorosa y potencialmente peligrosa, sobre todo para quienes forman una reacción alérgica a la toxina. La hormiga de fuego que se encuentra en Estados Unidos, Solenopsis invicta, es una especie invasora importada de Sudamérica. 

Chinche de la cama

Un solo chinche en un trozo de tela de punto rosa

Las chinches son pequeños insectos que se alimentan de sangre humana durante la noche. Las picaduras, que aparecen como protuberancias rojas inflamadas o ronchas planas, suelen ir acompañadas de un picor incesante. Las chinches se encuentran en regiones de todo el mundo y son difíciles de erradicar. 

Las chinches de la cama han resurgido en todo el mundo desde finales de la década de 1990, y se han registrado muchas más infestaciones, especialmente en los países desarrollados. Los investigadores creen que el aumento puede deberse a la nueva resistencia del insecto a los insecticidas.

Reclusa marrón

Una araña marrón con largas patas trepando por una pared

La reclusa parda es una araña venenosa originaria del medio oeste de Estados Unidos. Una reclusa parda madura tiene el tamaño de una moneda de veinticinco centavos y es de color marrón uniforme, excepto por una marca «fiddleback» en el dorso que parece un violín. La araña no es agresiva, y si pica a un humano, normalmente sólo provoca una hinchazón localizada. Sin embargo, en algunos casos, la herida puede convertirse en una lesión necrótica que corroe la piel y el tejido muscular. Estas mordeduras pueden ser duraderas y dejar cicatrices permanentes. En casos extremos, pueden llegar a ser mortales.

Babosa

Una babosa asomando por el borde de una hoja

Las babosas son un tipo de molusco que pasa su vida cubierto de mucosidad. La mucosidad ayuda a evitar que sus vulnerables cuerpos, que son en su mayoría agua, se sequen. La mucosidad producida por las babosas puede ayudar a defenderse de los depredadores: los investigadores han encontrado serpientes con las mandíbulas pegadas por la mucosidad. Las babosas prefieren esconderse bajo las rocas y los troncos para retener la humedad de su cuerpo, y a menudo sólo se ven al aire libre después de la lluvia. Aunque son inofensivas para el ser humano, las babosas pueden ser voraces comedores de materia vegetal y a veces se consideran plagas agrícolas. 

Piojo de la cabeza

Un primer plano de un piojo en el pelo

Los piojos de la cabeza son insectos diminutos sin alas que tienen una relación parasitaria con los humanos. Viven toda su vida en el cuero cabelludo humano, alimentándose de sangre. Se reproducen poniendo huevos, conocidos como «liendres», que se adhieren directamente a los folículos pilosos cerca del cuero cabelludo. Los piojos son especialmente comunes entre los niños, y las infestaciones de piojos se registran a menudo en las escuelas y guarderías.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad