10 Increíbles Animales que Viven en la Antártida

Como continente más meridional, la Antártida alberga el Polo Sur y una fascinante población de animales específicamente adaptados a su duro entorno. Debido a las condiciones de frío y viento, muchos residentes locales -como las ballenas, los pingüinos y las focas- dependen de la grasa, las plumas impermeables y los sistemas circulatorios únicos para sobrevivir. Aves como el charrán ártico y el petrel de las nieves también han evolucionado para defenderse en tierra y cazar en las aguas heladas.

He aquí 10 de los animales más increíbles que llaman hogar a la Antártida.

Ballena asesina

Killer whale jumping out of the water.

También conocidas como orcas, las orcas son una de las especies más reconocidas de la Antártida. Estas ballenas, que se encuentran en los océanos de todo el mundo, están especialmente adaptadas a las gélidas aguas antárticas y tienen una capa de grasa que les ayuda a mantener su calor corporal mientras se sumergen a profundidades de más de 325 pies.

Estos hermosos animales también se mantienen calientes viajando en manadas y pueden nadar hasta 30 millas por hora gracias a su estructura hidrodinámica, su aleta dorsal y sus aletas pectorales. La ecolocalización les permite comunicarse entre sí y encontrar comida.

Pingüino emperador

Emperor penguins on ice in Antarctica.

Los pingüinos emperador son los más grandes y están entre los más carismáticos por sus singulares hábitos de reproducción. Tras poner un solo huevo, la hembra se lo pasa a su compañero para que lo incube y sale en busca de comida, a veces viajando 80 kilómetros hasta el océano. Durante este tiempo, el macho ayuna durante más de 100 días mientras incuba su huevo y espera el regreso de la hembra.

En el agua, los pingüinos emperador pueden sumergirse hasta 1.850 pies (la mayor profundidad de cualquier ave), y pueden permanecer bajo el agua durante más de 20 minutos. En tierra, las aves se mantienen calientes acurrucándose en grupos.

Elefante marino

Two elephant seals fighting on shore in Antarctica.

Los elefantes marinos machos son las focas más grandes de la Tierra, y llegan a medir unos 4 metros y pesan 4.500 libras. Pueden bucear hasta unos 8.000 pies de profundidad, y pasan cerca del 90% de su vida cazando peces, calamares, tiburones y otras presas bajo el agua.

Esto se ve facilitado en parte por su sistema circulatorio único, que desvía la sangre de su piel hacia el corazón, los pulmones y el cerebro. Los elefantes marinos también tienen la capacidad de almacenar sangre con poco oxígeno durante las inmersiones, y dependen de la bradicardia, en la que su ritmo cardíaco se ralentiza para gestionar sus niveles de oxígeno.

Krill antártico

Krill swimming in Antarctic waters.

El krill antártico tiene una densidad de población de entre 280 y 850 krill por pie cúbico, lo que lo convierte en una de las especies más abundantes de la Tierra y en una importante fuente de alimento para los animales más grandes de la Antártida. Según un estudio publicado en la revista Deep-Sea Research, se calcula que hay más de 400 millones de toneladas de krill antártico en las aguas que rodean el Polo Sur.

Por ello, el krill antártico es una especie clave en la región, lo que significa que sin él, las redes alimentarias del Océano Austral se colapsarían. Los diminutos crustáceos son en su mayoría transparentes, con alguna coloración entre naranja y roja, salpicada de grandes ojos negros.

Foca leopardo

Leopard seal lying on ice with water in background.

Al igual que los pingüinos y otros animales que viven en la Antártida, las focas leopardo tienen una gruesa grasa para retener el calor corporal. Sus cuerpos son también aerodinámicos y extremadamente musculosos, lo que les ayuda a nadar hasta 24 millas por hora y a sumergirse hasta profundidades de unos 250 pies para capturar a sus presas: a menudo krill, peces, pingüinos y, a veces, otras focas.

Además, las focas leopardo tienen orificios nasales que pueden cerrarse para mantener el agua fuera cuando bucean. Otras adaptaciones útiles son los ojos grandes para maximizar la entrada de luz bajo el agua y los bigotes que les ayudan a percibir el movimiento cuando cazan.

Petrel de las nieves

Snow petrel flying low over water in Antarctica.

Los petreles de las nieves son aves de tamaño medio -entre 11 y 16 pulgadas- que tienen la capacidad de anidar en grietas. Esto les permite protegerse del viento frío y les ayuda a mantenerse alejados de los skuas y otros depredadores. Estas aves también pueden sobrevivir con una gran variedad de alimentos: desde krill, pescado y calamares, hasta cadáveres de animales y placenta de foca.

Aunque los petreles de las nieves suelen permanecer cerca de la superficie del agua, son excelentes buceadores y también tienen plumas aceitosas e impermeables que les permiten volar cuando están mojados. Sus patas palmeadas también les impiden resbalar en el hielo y les facilitan nadar cuando es necesario.

Pingüino de barbijo

Chinstrap penguin jumping out of water in Antarctica.

Los pingüinos de barbijo, que sólo miden unos 30 centímetros, son pequeños pero poderosos. No sólo son los pingüinos más agresivos, sino que los barbijos suelen nadar hasta 50 millas de la costa para alimentarse de krill, así como de algunos peces, camarones y calamares. Esto es posible gracias a su gruesa grasa y al intrincado sistema de vasos sanguíneos que les ayuda a retener el calor, así como a sus apretadas plumas que les hacen impermeables. Cuando están en el agua, su depredador número uno es la foca leopardo, y en tierra son susceptibles de sufrir otros depredadores como el petrel gigante del sur.

Albatros errantes

Wandering albatross getting ready to fly.

El albatros errante es un ave de gran tamaño con una notable envergadura de 3 metros. Su enorme tamaño les permite planear durante horas sin necesidad de aterrizar o, en algunos casos, batir las alas. Estas aves también se han adaptado a la vida en la Antártida gracias a su capacidad para beber agua de mar y excretar el exceso de sal de su cuerpo por unos tubos situados a lo largo del pico. La estructura única del pico de los albatros errantes presenta orificios nasales que les ayudan a oler a sus presas a kilómetros de distancia. Sus fosas nasales también se cierran para evitar que entre agua mientras nadan y bucean.

Foca de Weddell

Weddell seal resting on snow-covered shoreline.

Las focas de Weddell tienen un cuerpo liso y cubierto de grasa que les permite sumergirse a profundidades de hasta 2.000 pies y permanecer bajo el agua hasta 45 minutos. Esta característica única, combinada con los bigotes y los grandes ojos, les ayuda a cazar peces y otras especies marinas.

Los sistemas reproductivos del animal también están adaptados al duro entorno de la Antártida. Los embriones entran en hibernación, lo que les permite desarrollarse y nacer en la época ideal del año: el verano. Una vez que nacen las crías, disfrutan de una leche con un contenido de grasa del 60% -entre los más altos de cualquier mamífero- que les permite desarrollarse rápidamente antes de que comience el invierno.

Charrán ártico

Arctic tern resting on sea ice.

Los charranes árticos son aves de tamaño medio que migran del Ártico al Antártico. Viajan alrededor de 25.000 millas cada año, y pasan los inviernos -o veranos australes- en la Antártida. Estas aves pueden vivir entre 15 y 30 años y, al igual que los petreles de las nieves, pueden llegar a medir unos 25 centímetros.

Para adaptarse a sus hábitos migratorios y a las condiciones gélidas, los charranes árticos tienen un alto índice metabólico y unas alas largas y angulosas que les permiten volar distancias más largas que la mayoría de las aves. Se alimentan principalmente de peces, insectos y pequeños invertebrados marinos, y construyen nidos poco profundos en el suelo como parte de una colonia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad