10 Juegos de Ingenio para Jugar con tu Perro

A todo el mundo le gusta jugar a un buen juego de búsqueda con su perro. Es perfecto para hacer ejercicio y divertirse. Pero el inconveniente de este juego es que no hay que pensar, sino que hay que correr de un lado a otro. Muchos juegos con los perros, desde la búsqueda hasta el tira y afloja, no requieren que piensen mucho.

Por otro lado, los juegos interactivos para el cerebro no sólo cansan a tu enérgico perro, sino que también vencen el aburrimiento, aumentan la confianza de tu perro y refuerzan el vínculo entre los dos al trabajar juntos como un equipo. Muchas actividades estupendas que puedes hacer con tu perro son simplemente versiones caninas de los juegos favoritos de los niños, y todas ellas ejercitan y entrenan el cerebro tanto como el cuerpo.

Aquí tienes 10 juegos cerebrales para perros para empezar.

Búsqueda del tesoro

dog finds ball

Hacer que tu perro utilice su nariz para encontrar un tesoro escondido es una forma estupenda de estimular su cerebro y enseñarle a utilizar todos sus sentidos. Para empezar, deberás preparar a tu perro para el éxito, de modo que entienda el juego y no se desanime demasiado. Empieza con algo sencillo. Pon a tu perro en posición de sentado y esconde una golosina o un juguete favorito en algún lugar obvio, incluso dejando que tu perro te vea esconderlo. A continuación, dale la señal de liberación para que vaya a buscar el juguete. Recompensa a tu perro a lo grande si consigue encontrar el tesoro escondido.

Cuando tu perro entienda el juego, aumenta la dificultad. Esconde la golosina o el juguete en otra habitación, o en algún lugar donde otros olores enmascaren la golosina o el juguete, como el fondo del cubo de la ropa sucia o debajo del plato de comida. También puedes hacer que el juego sea realmente difícil utilizando cajas de cartón. Coloca de 10 a 20 cajas de cartón de distintos tamaños y, sin que tu perro lo vea, coloca la recompensa en una sola caja. Deja que tu perro investigue todas las cajas y dale la recompensa o un premio gordo cuando seleccione la caja correcta. Hay tantas variantes de este juego que los dos jugaréis a diferentes versiones durante años.

Escondite

dog and boy hiding under the bed

Aumenta la emoción y el nivel de recompensa del popular juego de la búsqueda del tesoro convirtiéndote en el tesoro que tu perro debe encontrar. Necesitarás al menos dos personas para jugar. Una persona distrae al perro y le da la señal de sentarse y quedarse mientras la otra se esconde. La persona que no se esconde da entonces la señal de liberación para que el perro empiece a buscar. Este juego funciona de maravilla tanto en interiores como en exteriores, y es una forma divertida de pasar una tarde lluviosa jugando con tu perro.

Apiladores de anillos

Al igual que los juguetes pueden enseñar a los niños pequeños la coordinación ojo-mano, pueden enseñar a los perros la coordinación ojo-pata (u ojo-boca). Recorrer los pasillos de cualquier juguetería hará volar tu imaginación con cosas que puedes enseñar a tu perro. Los apiladores de anillas, un juego difícil que lleva un tiempo aprender, os mantendrán a ti y a tu perro trabajando juntos durante horas. La paciencia es la clave del éxito de esta actividad, ya que puede llevar días o semanas perfeccionar el juego. Es importante encontrar anillos de madera con tintes naturales en lugar de plástico, ya que tu perro morderá bastante los anillos. Elige anillas de un tamaño adecuado al tamaño de tu perro y a su destreza bucal.

El adiestramiento con clicker es ideal para aprender a apilar anillas, ya que tu perro siente, en lugar de ver, lo que está haciendo. Un método que puedes probar es hacer clic y tratar a tu perro cuando coja una anilla, y luego hacer clic y tratar de nuevo cuando el perro se acerque al palo. Continúa haciendo clic y tratando cada vez que el perro toque la anilla con el palo y cuando intente maniobrar la anilla en la parte superior del palo.

¿Qué es el adiestramiento con clicker?

El adiestramiento de un perro mediante un dispositivo que emite un sonido de clic para que el perro sepa que apruebas su comportamiento, seguido rápidamente de una recompensa o golosina.

Puedes cambiar las cosas montando el palo en una pared para que el perro tenga que encajarlo en un palo horizontal en lugar de dejarlo caer en un palo vertical. También puedes poner las anillas en una habitación diferente para que tu perro corra de un lado a otro para recoger y apilar todas las anillas antes de ganar la recompensa del premio gordo.

Juego de la concha

A los perros les encanta este juego sencillo pero desafiante porque, como en todos los buenos juegos, hay golosinas de por medio. Coge dos vasos de plástico opacos y ponlos boca abajo. Con tu perro mirando, coloca una golosina debajo de uno de los vasos. Dale a tu perro la señal de que venga a dar la vuelta al vaso y coja la golosina. Hazlo ocho o diez veces, dándole tiempo a tu perro para que entienda realmente el juego. Cuando el perro lo haya entendido, alterna la taza bajo la que colocas la golosina. Cuando tu perro seleccione la taza correcta, dale la golosina. Si el perro no selecciona la taza correcta (lo que ocurrirá, incluso cuando vea que colocas la golosina debajo de la taza), muéstrale la golosina debajo de la taza correcta, pero no dejes que la reciba. Esto hará que el perro se concentre en ver bajo qué taza colocas la golosina para que pueda adivinar la taza correcta. Aunque el juego parezca fácil, para muchos perros esto requiere pensar mucho.

Si tu perro lo domina, es el momento de un reto aún mayor. Coloca una golosina debajo de la taza de la izquierda, luego desliza las tazas para cambiarlas de lugar, de modo que la taza con la golosina esté ahora a tu derecha. Suelta a tu perro para que encuentre la golosina. Si tu perro selecciona la taza correcta, dale la golosina. Si tu perro no selecciona la taza correcta, muéstrale la golosina pero no dejes que la tenga. Sigue repitiendo esto y comprueba si tu perro puede descubrir el truco. Algunos perros nunca llegan a entender cómo la golosina cambia mágicamente de lado: es un juego difícil que requiere un seguimiento visual y no todos los perros hacen la conexión. Pero si tu perro lo hace, aumenta el reto aún más cambiando de lado al azar. Comprueba si tu perro puede utilizar sus ojos, su nariz y sus habilidades de pensamiento para encontrar la golosina después del cambio. Muy pocos perros tendrán éxito en esta desafiante versión del juego, así que no te desanimes si tu perro no es un genio en el juego de las conchas.

Nuevo truco

black and white dog in a field doing trick standing on two paws

Una actividad que potencia la creatividad de tu perro es el juego del «truco nuevo». Es un juego muy popular en el adiestramiento con clicker porque enseña al perro a pensar de forma independiente y a tener sus propias ideas sobre qué comportamiento merece una recompensa. La premisa es sencilla: Haz clic y dale una recompensa por un nuevo comportamiento ofrecido por tu perro e ignora un comportamiento ya ofrecido. Un juego típico entre un perro y su dueño es algo así Di «nuevo truco» y el perro puede sentarse. Haz clic y dale una golosina y vuelve a decir «nuevo truco». Repite la secuencia. El juego continúa mientras el perro haga un truco nuevo cada vez. Cuando el perro repita un truco, hazle saber que ya lo ha hecho y no le ofrezcas una recompensa. Si el perro vuelve con un truco nuevo, reinicia el juego con otra ronda de clics y golosinas y una petición de «truco nuevo». Dependiendo del perro, este juego puede durar a veces 30 minutos o más.

Si tu perro no está acostumbrado al adiestramiento con clicker para moldear el comportamiento, empieza de forma sencilla cuando le enseñes este juego. La más mínima novedad puede hacer que se gane una golosina. Por ejemplo, pon una caja junto a tu perro. Haz clic y premia a tu perro por mirar la caja, por tocarla con la pata, por tocarla con el hocico, por pisarla, por caminar alrededor de ella, por cualquier vaga interacción con la caja. Pero no premies la misma acción dos veces. Si tu perro toca la caja con la nariz se gana una recompensa una vez, pero la segunda vez no se gana nada. Una vez que tu perro entienda el juego, amplíalo a otros comportamientos como sentarse, agacharse, gatear, girar, sentarse, etc. Muy pronto, tu perro repasará todo tu repertorio de trucos e inventará otros nuevos sólo para ganarse esa golosina por el pensamiento creativo.

Frío y calor

El juego de frío y calor también es ideal para el adiestramiento con clicker de tu perro, ya que sigue los fundamentos de la formación de un nuevo comportamiento. Es estupendo para los perros inteligentes que no se frustran fácilmente. Y todo lo que tienes que hacer es sentarte en el sofá y decir «caliente» o «frío» y lanzar golosinas. Es así de fácil.

Empieza por idear algo que quieras que haga tu perro. Puede ser cualquier cosa: tal vez veas tus llaves en el suelo y quieras que tu perro vaya a recogerlas y te las traiga. Simplemente siéntate con tu bolsa de golosinas, y cada vez que el perro haga un movimiento que lo acerque a las llaves, di «caliente» con entusiasmo y lánzale una golosina cerca de las llaves. Si el perro se aleja de la meta elegida, di en voz baja «frío». Si el perro vuelve a acercarse a la meta elegida, di con entusiasmo «¡caliente!» y lanza una golosina. Puedes enseñar a tu perro a ir a tocar el pomo de la puerta del otro lado de la habitación, a coger una manta del sofá, o prácticamente cualquier comportamiento que se te ocurra.

Recogida de juguetes

Limpiar nunca ha sido tan divertido. Para que tu perro entienda el juego, empieza diciendo «suéltalo» para que suelte un juguete a la orden. Este es un componente clave para que tu perro pase al siguiente paso, que es dejar caer un juguete en un lugar determinado. Una vez que tu perro haya dominado la orden de soltarlo, empieza a enseñarle a soltar los juguetes en una cesta o caja. Haz clic y trata las etapas del comportamiento poco a poco, cuando tu perro se dirija a la cesta con el juguete o deje caer el juguete cerca de la cesta. Todo lo que le acerque al comportamiento de dejar caer el juguete en la cesta debe ser recompensado. Con el tiempo, tu perro entenderá que una orden como «guárdalo» significa coger un juguete y llevarlo a la cesta, dejarlo caer dentro y dejarlo allí.

Una vez dominada esta parte, aumenta el número de juguetes que tu perro coge. Empieza premiando a tu perro cada vez que guarde un juguete. Luego, empieza a reducir lentamente la cantidad de recompensas ofrecidas. Recompensa al perro cuando guarde dos juguetes, luego cuando guarde tres, y así sucesivamente. Al final, la recompensa sólo llegará cuando se guarden todos los juguetes, y tendrás un perro que corre por la habitación buscando todos los juguetes lo más rápido posible para ganar esa maravillosa recompensa de un puñado de golosinas.

Recuerda que se necesita tiempo para desarrollar estas habilidades, y que el camino forma parte del juego, así que ten paciencia. Puede que hagan falta unas cuantas sesiones de clicker antes de que tu perro entienda el significado de «guárdalo». Pero ver cómo tu perro aprende y se da cuenta de las cosas es parte de la diversión. El silencio, o simplemente un pequeño estímulo cuando tu perro se frustra, contribuye en gran medida a que descubra el truco y gane confianza.

El juego de los nombres

Una vez que tu perro haya dominado la forma de guardar los juguetes, enséñale a guardar los juguetes por su nombre. Empieza enseñando a tu perro el nombre de determinados juguetes, y luego mándale a buscar un juguete concreto. Algunas razas -como los border collies- son famosas por su vocabulario, pero incluso los perros más testarudos pueden aprender los nombres de al menos un par de juguetes. Sólo hace falta repetirlo mucho para que el nombre quede grabado. Una forma de empezar es sostener un juguete, decir su nombre, dejar que tu perro lo coja y luego premiarlo por cogerlo. Digamos que se trata de un juguete de goma llamado Tug. Sujeta Tug con una mano, di «Tug», deja que tu perro lo coja y dale una recompensa. Repite esto 20 ó 30 veces. A continuación, coloca Tug junto a un juguete muy diferente de igual valor, como un juguete de cuerda llamado Rope. Di a tu perro «Tug» y si tu perro selecciona Tug, dale una recompensa. Si tu perro no elige Tirón, sino que elige Cuerda, no digas nada y vuelve a colocar Cuerda junto a Tirón. Vuelve a decir «Tirón» y deja que tu perro elija. Una vez que tu perro haya elegido sistemáticamente Tirón, coloca Tirón junto a otro juguete diferente, y repite los pasos hasta que tu perro elija siempre Tirón en lugar de otros juguetes de igual valor.

Cuando tu perro tenga éxito con el nombre de un juguete, vuelve a empezar todo el proceso con un juguete diferente, como la cuerda. Sostén la cuerda, di «cuerda», deja que tu perro la coja y dale una recompensa, repitiendo esto 20 ó 30 veces. Coloca la cuerda junto a otro juguete (pero no el primer juguete, Tirón), di «Cuerda» y sólo recompensa a tu perro cuando seleccione la cuerda. No digas nada si tu perro selecciona el otro juguete, pero devuélvelo junto a la cuerda y vuelve a intentarlo. Sigue repitiendo hasta que consigas el mismo éxito que tu perro tuvo con Tirón.

Una vez que hayas establecido la Cuerda y el Remolcador y tu perro conozca los nombres de estos dos juguetes, es el momento de hacer una prueba. Coloca la Cuerda y el Remolcador uno al lado del otro, y pídele que elija el Remolcador. Recompensa sólo si tu perro elige Tirón. Sigue intentándolo hasta que tu perro lo consiga unas cuantas veces, y entonces pasa a pedir la Cuerda. Cuando tu perro lo tenga claro, seleccionando sistemáticamente el juguete que le pidas, estarás preparado para llevar la prueba más lejos, añadiendo otros juguetes sin nombre. Comprueba si tu perro puede elegir Tirón o Cuerda del pequeño montón. Si tienes éxito con dos juguetes, sigue el proceso con más juguetes. ¡Quién sabe cuántos nombres aprenderá tu perro!

Saltar a la cuerda

La coordinación ocular y corporal se unen con este juego. Tu perro tiene que concentrarse en el ritmo de la cuerda, en apuntar a un punto determinado del suelo y, por supuesto, en saltar. ¿Crees que no se puede hacer? Te sorprenderá.

Empieza enseñando a tu perro a apuntar a un objeto del suelo. Un buen objeto para empezar es un palo, porque puede demostrar al perro no sólo dónde debe saltar, sino también el espacio que hay para trabajar a ambos lados, de modo que pueda mantenerse dentro de los límites de la cuerda. Una vez que tu perro domine la orientación, enséñale a saltar en ese lugar con una señal. Después, añade la cuerda, dando una señal a tu perro cada vez que tenga que saltar cuando la cuerda baje. Requerirá mucha práctica, pero también quemará una tonelada de energía cerebral y corporal extra. Además, este truco impresionará sin duda a los niños del barrio.

Luz roja, luz verde

Este es un juego ideal para los perros que tienden a excitarse durante el juego y a entusiasmarse demasiado. El juego mejora el control de los impulsos del perro y le recuerda que debe prestarte atención por mucho que se divierta. En última instancia, esto hará que las excursiones al parque para perros o a otras zonas sin correa sean mucho más seguras y agradables, pero es un juego al que se puede jugar en cualquier momento y lugar.

Para jugar, tendrás que enseñar a tu perro la diferencia entre «luz roja», o parar, y «luz verde», o ir. Empieza haciendo que tu perro se siente o se quede, di «luz verde» y anima a tu perro a perseguir un juguete, seguir un señuelo o correr. Mientras juegas con tu perro, asegúrate de que se mantiene concentrado en ti para que esté preparado para tu siguiente orden. Cuando digas «luz roja», dile inmediatamente a tu perro que se siente o se tumbe. Sigue repitiendo la secuencia hasta que tu perro acabe aprendiendo las órdenes de luz roja y luz verde sin ayuda. El vídeo siguiente es un buen ejemplo de cómo enseñar a tu perro a jugar al juego.

https://youtu.be/xCWJmLIIIH8

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad