¡La naturaleza me deja boquiabierto! Las 6 migraciones de aves más largas

Este invierno he estado observando las numerosas e interesantes especies de aves que utilizan la Vía Migratoria del Pacífico para realizar su migración estacional. De hecho, ha sido impactante ver la enorme diversidad de especies que pasan por allí. Me hizo pensar en lo lejos que algunas especies están dispuestas a volar cada año. Sabemos que muchas especies de aves realizan asombrosas migraciones de larga distancia, pero para algunas especies, el kilometraje que recorren cada año es asombroso. De hecho, la que ostenta el récord vuela el equivalente a tres viajes a la luna y de vuelta a lo largo de su vida. Consulta las seis migraciones de aves más largas en las siguientes páginas; además, descubre qué especie inesperada realizó el vuelo sin escalas más largo del mundo.

Pardela negra (40.000 millas)

JJ Harrison» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__treehugger__images__2013__01__sootyshearwater-0322761893d84016884568bcdb72f054.jpg» height=»533″>

Las fardelas viajan una distancia increíble cada año, recorriendo hasta 40.000 millas en su ruta circular desde sus colonias de cría en las Islas Malvinas en primavera hasta las aguas del Ártico para alimentarse durante el verano, y de vuelta a las zonas de cría en otoño. Son trotamundos habituales, desplazándose de los hemisferios sur a norte y recorriendo hasta 310 millas al día. La pardela cenicienta fue en su día la que ostentó el récord de migración más larga para un ave, pero ese récord fue superado recientemente por otra que aparece en esta presentación.

La collalba gris (11.184 millas)

No hace falta ser grande para viajar lejos, como demuestra la collalba gris. Esta pequeña ave insectívora viaja desde el extremo sureste de Europa hasta China, invernando en la India y el noreste de África. Al desplazarse de las zonas de cría a las de invernada y viceversa, un ave puede recorrer más de 11.000 millas en un año.

El correlimos pectoral (18.000 millas)

Andreas Trepte» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__treehugger__images__2013__01__Pectoral-Sandpiper017-d7356e4272f84a58aa0c639438b6aa43.jpg» height=»600″>

Para algunos de nosotros es difícil imaginar que conducimos nuestro coche 18.000 millas en un año, así que imagina volar esa distancia en el transcurso medio de la vida anual. El correlimos pectoral viaja desde las zonas de cría en la tundra del noreste de Asia o en Alaska y el centro de Canadá, hasta las zonas de invernada en Sudamérica, y algunos de los reproductores asiáticos llegan hasta Australia e incluso Nueva Zelanda.

Pardela de cola corta (27.000 millas)

JJ Harrison» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__treehugger__images__2013__01__shorttailedshearwater-a4a0cd99bef042838a9f19feea7a026b.jpg» height=»533″>

Otra pardela con afinidad por los viajes es la pardela de cola corta, aunque no viaja tan lejos como su prima. La pardela de cola corta recorre el Pacífico todos los años, desplazándose desde las zonas de cría en Australia en el invierno austral hasta las islas Aleutianas y Kamchatka en el extremo norte, y volviendo a viajar por la costa occidental de Norteamérica antes de cruzar a Australia para comenzar su siguiente temporada de cría. Esta vuelta al Pacífico supone volar unos 27.000 kilómetros al año

La collalba norteña (18.000 millas)

Aviceda» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__treehugger__images__2013__01__Northern_wheatear_male09-b8691cb291004c0cac02bf95710ad260.jpg» height=»600″>

La diminuta collalba norteña, que pesa tanto como dos cucharadas de sal, recorre 9.000 millas de océano abierto, hielo y desierto para desplazarse entre sus zonas de cría y las de invernada, realizando una migración anual de 18.000 millas. Esta especie pasa la primavera en el norte, desde el norte y centro de Asia hasta Europa, Groenlandia, Alaska e incluso partes de Canadá. Luego viaja hasta el África subsahariana para pasar el invierno. ¡Imagínate a esta diminuta ave cruzando el océano abierto! Es la migración más larga conocida para un pájaro cantor. Pero no se trata del récord de migración más larga de ningún pájaro; ese pájaro se revela en la siguiente diapositiva.

Charrán Ártico (44.000 millas )

LindsayRs» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__treehugger__images__2013__01__arctictern-3b60f3a1871246d38d5eac608945ee55.jpg» height=»464″>

Y ahora el que tiene el récord: En 2010, los investigadores descubrieron que el charrán ártico recorre el doble de la distancia que se pensaba, viajando una media de 44.000 millas al año. Esto le confiere la migración más larga de todas las aves del mundo. El charrán ártico viaja desde Groenlandia, en el norte del Ártico, hasta el mar de Weddell, en la Antártida. Su migración le lleva de polo a polo cuando viaja de las zonas de cría a las de alimentación y viceversa. ¡Alucinante! Y ahora, descubre qué ave ha realizado el vuelo más largo sin detenerse ni una sola vez para descansar, comer o beber…

El vuelo sin escalas más largo jamás registrado: Aguja colipinta (11.000 km)

Andreas Trepte» src=»https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/09/opt__aboutcom__coeus__resources__content_migration__treehugger__images__2013__01__800px-Bar-tailed_Godwit-48417b743ae844ddae97c641a077f4aa.jpg» height=»533″>

Muchas especies recorren distancias asombrosas a lo largo de una temporada, pero ¿y en un solo vuelo? El vuelo sin escalas más largo de un ave jamás registrado lo realizó una aguja colipinta, un ave limícola migratoria. Este pájaro voló 7.145 millas desde Alaska hasta Nueva Zelanda en nueve días, sin detenerse ni una sola vez para comer, beber o descansar. Eso sí que es resistencia. Aunque la especie realiza una migración anual de Alaska a Nueva Zelanda y viceversa, los investigadores no tenían idea de que pudiera realizar vuelos tan largos sin detenerse. En un artículo de National Geographic, Phil Battley, de la Universidad Massey de Nueva Zelanda, que participó en el estudio de seguimiento de esta especie, afirma «La perspectiva de que un pájaro volara por todo el Pacífico estaba tan lejos de lo que creíamos posible que parecía ridículo». Este es el aspecto de su ruta de migración según el marcado por satélite realizado por los investigadores.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad