5 formas de mejorar la seguridad alimentaria mundial

Más de 820 millones de personas en todo el mundo pasan hambre.   Teniendo en cuenta que ya producimos suficientes alimentos para alimentar a todo el planeta, esto no debería ser un problema. Pero hay una serie de factores que se interponen, como el uso ineficiente del agua, los fertilizantes y las rotaciones de los cultivos.

Por eso Paul C. West y un equipo de investigadores han desarrollado una serie de formas de mejorar la seguridad alimentaria mundial.

«Nuestro objetivo al escribir este documento era hacer un análisis que pusiera de manifiesto que las oportunidades y los retos para crear un sistema alimentario sostenible se concentran en un pequeño conjunto de cultivos y lugares», dijo West, codirector de la Iniciativa de Paisajes Globales de la Universidad de Minnesota, a EconomiaCircularVerde. «Dirigir las acciones a estos lugares puede tener un impacto no sólo local, sino también regional y, en algunos casos, mundial».

Según su informe, si se intensifican una serie de puntos clave, se obtendrían suficientes calorías para alimentar a 3.000 millones de personas, teniendo en cuenta también el bienestar medioambiental.  

Cerrar la brecha de rendimiento

De aquí a 2050, 120 millones de hectáreas de hábitats naturales se convertirán en cultivos en los países en desarrollo, según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.   Según el estudio de West, en muchas partes del mundo, las tierras agrícolas actuales no están alcanzando su potencial, rindiendo un 50% menos de lo que podrían producir. Cerrar la brecha entre lo que se produce y lo que podría producirse reduciría la necesidad de despejar la tierra para la agricultura y alimentaría a 850 millones de personas. Los siguientes puntos abordan cómo se puede reducir esta diferencia.

Utiliza los fertilizantes de forma más eficiente

En EconomiaCircularVerde, no somos grandes fans de los fertilizantes sintéticos, pero la realidad es que se utilizan en grandes cantidades en todo el mundo. Hay algunas buenas noticias: basándose en sus estudios, West y su equipo estimaron que el uso de fertilizantes con nitrógeno y fósforo en los cultivos de trigo, arroz y maíz podría reducirse entre un 13 y un 29 por ciento y seguir produciendo los mismos rendimientos. Se podría ganar más eficiencia mediante ajustes en el momento, la colocación y el tipo de fertilizante.  

Aumentar la baja productividad del agua

El agua es un problema importante. Mejorar los sistemas de riego y plantar cultivos que consuman menos agua sería una forma eficaz de afrontarlo. Por ejemplo, el arroz y la caña de azúcar están entre los cultivos que más agua necesitan. Pero no es sencillo cambiar los tipos de cultivos, ya que los agricultores deciden qué cultivar en función de los valores del mercado, señaló a EconomiaCircularVerde el investigador principal del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, Lawrence Haddad. Una forma de fomentar el cambio sería ofrecer incentivos económicos, pero eso puede cambiar en función de las diferencias regionales y los gustos culturales.

Dirigir los alimentos al consumo directo

Se pierde mucha eficiencia calórica cuando los cultivos se destinan a la alimentación animal y a otros usos no alimentarios.   Si estos cultivos se utilizaran directamente para alimentar a las personas, West y su equipo calcularon que podrían proporcionar suficientes calorías para 4.000 millones de personas. En algunos casos, esto significaría cambiar el lugar donde se cultivan ciertos cultivos, pero, como ya se ha dicho, cambiar los cultivos no es sencillo. Los agricultores cultivan las cosechas que les garantizan a ellos y a su familia la posibilidad de comer, ya sea comiendo sus propias cosechas o vendiéndolas para poder permitirse la comida. «En este estudio se hacen muchas suposiciones: que la gente está dispuesta a cambiar su dieta; que la gente de los países ricos está dispuesta a tomar medidas significativas para reducir el desperdicio de alimentos; que los países pobres tienen los medios políticos y económicos para rectificar las diferencias de rendimiento», dijo la Dra. Carol Barford, directora del Centro para la Sostenibilidad y el Medio Ambiente Global de la Universidad de Wisconsin.

Pero West tuvo una respuesta a esto: «Sería muy ingenuo suponer que las dietas podrían cambiar radicalmente en breve. De hecho, la tendencia a consumir más carne se está produciendo en muchas partes del mundo. Nuestro punto principal aquí es que el número de calorías que ya cultivamos pero que alimentamos a los animales es un enorme número de calorías. Incluso pequeños cambios en la dieta pueden tener un profundo impacto».

Reducir el desperdicio de alimentos

En todo el mundo, alrededor de un tercio de los alimentos se pierde o se desperdicia, como resultado de diversos factores, como la preparación ineficiente o las instalaciones de almacenamiento inadecuadas.   Estados Unidos es uno de los mayores culpables de esto y necesita una base de tierra agrícola que es de 7 a 8 veces mayor que la de la India para compensar este desperdicio. Reducir el desperdicio de alimentos en Estados Unidos, India y China podría alimentar a 413 millones de personas al año, según la investigación de West.

Si bien el estudio de West proporciona algunas áreas que deben ser consideradas por los responsables políticos, el estudio no profundiza demasiado en la economía.

«La investigación se centra en la disponibilidad de alimentos, pero yo diría que la mayor parte del problema del hambre gira en torno al acceso a los alimentos: ¿tiene la gente suficientes ingresos para comprarlos?», dijo Haddad, del IFPRI, en un correo electrónico. Haddad escribe que un debate sobre la seguridad alimentaria mundial también debería abordar las diferentes necesidades de los grupos de mayor y menor renta, maximizar la resistencia de la cadena alimentaria frente al cambio climático y los conflictos sociales, y minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para ser justos, West reconoció que su artículo se quedaba corto a la hora de abordar el acceso a los alimentos y la nutrición, pero añadió: «Aborda muchos de los aspectos clave de la creación de un sistema alimentario sostenible utilizando herramientas de baja tecnología, incluyendo el uso de fertilizantes para impulsar la producción en zonas con inseguridad alimentaria para beneficiar a la gente de esas zonas y ser menos dependientes de los principales graneros, minimizando los residuos, así como reduciendo el impacto medioambiental mediante cambios en las prácticas de gestión que aumenten la eficiencia. El acceso, la nutrición y las preferencias culturales deben abordarse conjuntamente con los aspectos que hemos tratado».

La complejidad de cuestiones como la seguridad alimentaria es la razón por la que el hambre es un problema tan frecuente en el siglo XXI. La lucha contra el hambre requerirá un enfoque multidimensional y multidisciplinar.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad