¿Cómo funcionan las lámparas solares? Tipos, usos e impactos ambientales

Las luces solares absorben la energía del sol durante el día y la almacenan en una batería que puede generar luz una vez que cae la oscuridad. Al igual que los paneles solares utilizados para generar electricidad, las luces solares utilizan tecnología fotovoltaica. Pueden utilizarse para diversos fines en interiores y exteriores, desde la iluminación de calles hasta la de casas y jardines, y son especialmente útiles en lugares y circunstancias en los que no es posible conectarse a una red eléctrica central. 

Cómo funciona la iluminación solar

Las luces solares utilizan células fotovoltaicas (FV), que absorben la energía del sol y crean una carga eléctrica que se desplaza por el panel. Los cables de la célula solar se conectan a la batería, que convierte y almacena la energía como energía química hasta que se necesite. 

La batería utiliza posteriormente esa energía para alimentar una bombilla LED (diodo emisor de luz). El diodo es un semiconductor que permite el paso de electrones entre sus dos puntos, creando energía electromagnética en forma de luz durante las horas de oscuridad.

La tecnología LED genera luz hasta un 90% más eficiente que la iluminación incandescente y fluorescente, lo que la hace ideal para los sistemas de iluminación solar. En lugar de quemarse como una bombilla tradicional, las bombillas LED simplemente se atenúan con el tiempo. Pero su vida útil típica es mucho más larga que la de una bombilla tradicional: decenas de miles de horas frente a las 1.000 horas de una bombilla incandescente, o las 3.000 horas de una bombilla halógena.

Tipos y usos de la iluminación solar

La iluminación solar ha despegado en respuesta a la demanda mundial de fuentes de energía menos intensivas en carbono y como estrategia para aumentar la resiliencia energética frente a las condiciones meteorológicas extremas y otras catástrofes naturales que dejan vulnerables a los sistemas eléctricos centralizados. También está ayudando a satisfacer las necesidades energéticas de las regiones en desarrollo donde la conexión a una red eléctrica centralizada es difícil o imposible. 

La iluminación solar proporciona una iluminación barata, atractiva y de bajo mantenimiento para los hogares, las empresas y las infraestructuras públicas, al tiempo que reduce el impacto medioambiental. Cuando pensamos en la iluminación solar, hay dos grandes categorías: la iluminación exterior y la interior. He aquí algunos de los muchos usos de la iluminación solar.

Luces de calle y de aparcamiento

<img alt="Una hilera de farolas alimentadas por energía solar se encuentra entre un bosque y una urbanización" src="https://economiacircularverde.com/wp-content/uploads/2022/06/GettyImages-174988058-db908b7a0d69404da02ce4ad305cfc51.jpg" height="1549"

La inversión en energía renovable, eficiencia energética y otros enfoques de planificación sostenible han llevado a un rápido crecimiento del alumbrado público solar para pueblos y ciudades.

Las lámparas solares proporcionan a las ciudades una forma barata de iluminar las calles, aceras y aparcamientos, creando una mayor seguridad para los peatones y los conductores. Suelen incluir un poste de luz y una luminaria alimentada por un pequeño conjunto de paneles solares fijados al poste. Esto hace que cada lámpara sea autónoma y capaz de generar electricidad sin emisiones de carbono, sin necesidad de conectarse a una red central, y tiene la ventaja añadida de reducir los costes totales de instalación.

Semáforos

Los semáforos alimentados por energía solar no sólo son económicos, sino que pueden salvar vidas durante los cortes de energía y en lugares que carecen de fuentes de electricidad fiables, al garantizar un funcionamiento constante e ininterrumpido de las señales de tráfico. 

Luces de señalización solar

A veces damos por sentada la iluminación de las vallas publicitarias, los carteles de las calles y los letreros de las tiendas, pero una iluminación adecuada es muy importante para conseguir una señalización eficaz. Las luces de señalización solar ofrecen a las empresas y a los servicios públicos una forma de resaltar la información esencial al tiempo que ahorran dinero en electricidad. Están disponibles en varios niveles de luminosidad, según las necesidades.  

Focos solares

Durante y después de una catástrofe natural u otras circunstancias que provoquen cortes de electricidad, los focos de emergencia alimentados por energía solar pueden ayudar a los equipos a realizar reparaciones en condiciones difíciles sin necesidad de un sistema de iluminación alimentado por un generador. Estos potentes focos solares también pueden emplearse en talleres domésticos, garajes, patios y negocios que necesiten seguridad adicional o una iluminación más potente. Algunas son luces de seguridad vienen con temporizadores o sensores para ahuyentar a los posibles alborotadores.

Luces de jardín

Pequeñas linternas solares iluminan las plantas verdes a lo largo de un camino de jardín

Las luces solares se han hecho muy populares para su uso en jardines, patios y lugares para comer al aire libre. Proporcionan tanto seguridad como estética, y están disponibles en una amplia gama de estilos y productos. 

Las luces para el césped pueden resaltar atractivos elementos del jardín como parterres, árboles o esculturas. Las luces para piscinas iluminan elementos acuáticos como piscinas, estanques y fuentes. Una cadena de luces solares puede extenderse por un patio, un porche o entre los árboles para añadir un toque de ambiente festivo. La iluminación del suelo a lo largo de un camino, una calzada o unos escalones mejora la seguridad y proporciona un atractivo elemento de diseño. 

Velas solares

Adecuadas para su uso en interiores y exteriores, las velas y antorchas solares sin llama son una alternativa segura a las velas reales. Los diseños modernos cuentan con «llamas» parpadeantes y realistas que se asemejan a las de verdad, pero evitan el riesgo de incendio y de derramar la sucia cera caliente. 

Lámparas solares de escritorio y de mesa

Una lámpara solar de escritorio es un gran accesorio para la oficina en casa. Por un lado, es inalámbrica y, por tanto, completamente portátil, lo que permite montar un puesto de trabajo a distancia prácticamente en cualquier lugar, tanto en interiores como en exteriores. Los diseños de las lámparas de escritorio van desde pequeñas lámparas de libro con pinzas hasta variedades de sobremesa elegantes y robustas. Las lámparas de sobremesa, por su parte, crean un ambiente a la vez que producen iluminación. 

Al igual que otros tipos de lámparas solares residenciales, algunos modelos vienen con un panel solar incorporado, mientras que otros deben conectarse a un panel fotovoltaico externo, pero ninguno de los dos tipos requiere luz solar directa. La energía generada por el pequeño panel fotovoltaico se almacena en una batería, que proporciona varias horas de luz antes de que la lámpara necesite una recarga. 

Ventajas e inconvenientes medioambientales

Las lámparas solares se cargan con pequeños paneles solares en un campo de refugiados tras las inundaciones en Malawi.

Una inversión en lámparas solares de alta calidad puede proporcionar años de iluminación prácticamente sin emisiones de carbono para hogares, oficinas, parques, jardines e infraestructuras públicas. Es una forma estupenda de que un individuo o una comunidad conserven la energía y reduzcan las interrupciones que suponen los desastres meteorológicos y climáticos extremos. 

Para las comunidades que carecen de una infraestructura energética centralizada, incluidas muchas comunidades rurales de todo el mundo, la iluminación solar contribuye en gran medida a la independencia energética. También contribuye a la seguridad pública al iluminar los caminos y las calles, reduciendo los accidentes de tráfico y aumentando la seguridad personal.

Sin embargo, el alumbrado solar, como todos los sistemas de energía solar, tiene un impacto medioambiental. Las pilas y los componentes electrónicos acaban convirtiéndose en residuos, y esos residuos tienen ingredientes peligrosos que deben gestionarse adecuadamente para evitar la contaminación tóxica. Las baterías pueden contener plomo, litio, plásticos y ácido sulfúrico; los paneles fotovoltaicos contienen silicio, aluminio, estaño, cobre, cadmio y plomo; los componentes eléctricos contienen plásticos y metales. Si no se eliminan adecuadamente, estas sustancias pueden contaminar el aire, el suelo y el agua. 

Esto supone un reto especial en los países en desarrollo, donde es más probable que la gestión de los residuos se lleve a cabo sin una normativa que garantice su eliminación segura. La ausencia de este proceso puede producir residuos electrónicos que suponen graves amenazas para el medio ambiente. Algunos países exigen o fomentan el reciclaje al final de la vida útil de al menos algunos de estos productos.

Hoy en día, se pide que se refuercen estas prácticas y se garantice que los proyectos solares de todo el mundo apoyen la eliminación y el reciclaje seguros de los materiales una vez que los componentes han llegado al final de su uso productivo. Por supuesto, esto es importante no sólo para la energía solar, sino también para la iluminación tradicional. 

Dondequiera que vivas, es importante investigar la longevidad de tus productos de iluminación solar y dar prioridad a la calidad. Opta por aquellos que puedan durar, para que los beneficios medioambientales no disminuyan».

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad