Camelia en Maceta

La camelia es un arbusto cuyo atractivo principal son las flores que se producen entre los meses de febrero a abril y contrastan con el follaje verde oscuro.

Crece en el suelo al aire libre, pero también en maceta bien sea en el interior o en el exterior. Existen diversas variedades de camelias, lo importante es adquirir aquella que combine más con el lugar donde se le vaya a ubicar.

La camelia japónica por su floración primaveral y la camelia reticulada que se destaca por tener corolas grandes son las más habituales.

camelia en maceta

En este artículo podrás encontrar todo lo relacionado con los cuidados de la camelia en maceta.

Cuidados de una camelia en maceta

Una mata de camelia se puede tener durante mucho tiempo en la maceta si se le proporcionan los cuidados que requiere. No es difícil su mantenimiento.

El material de la maceta puede ser de plástico porque es más conveniente para la planta porque retiene mejor la humedad. El recipiente puede ser grande para facilitar el crecimiento de la camelia.

Iluminación

Es una planta que requiere recibir un poco de sol en horas de la mañana o hacia el final de la tarde. Si esta mucho tiempo en la sombra no florece mucho. El sol directo no es aconsejable porque le quema las hojas.

iluminacion de la maceta

En caso de frío extremo en el ambiente cuando los botones se están abriendo es necesario acercar la maceta cerca de un muro o de otras plantas. El aire seco y caliente del interior de una casa tampoco lo soporta la camelia.

Sustrato

Es importante contar con un terreno que permita drenar el agua. Se puede mezclar con compost de brezo a la tierra. La corteza de pino ayuda a mantener la humedad y a proteger la raíz en caso de heladas. El terreno debe contener buen nutriente para la planta y ser ácido.

Fertilizante

Es conveniente el abono orgánico completo diluido en el agua del riego. Para no caer en la sobredosis es mejor aplicarlo cada mes y medio. Los elementos que requiere esta planta son nitrógeno, fósforo y potasio.

Trasplante

Puede hacerse después de la floración más o menos cada dos años. Cuando se vaya a realizar este proceso es bueno empapar el cepellón durante una hora antes. El sustrato es mejor que contenga humus y que sea suelto para que drene bien.

Riego

La camelia requiere un terreno húmedo por eso el riego debe ser generoso y ojalá con agua lluvia. Cuando le falta agua las hojas pierden el brillo y se arquean. Hay que evitar el encharcamiento. No es bueno regar sobre las flores.

Poda

poda de la macetaNo requiere de mucha poda porque su crecimiento es lento. En caso de hacerlo es mejor después de la floración y antes de que surjan los brotes nuevos.

La poda de limpieza consiste sobre todo en retirar las hojas en mal estado, las ramas secas o enfermas, ramas sin brotes, los rebrotes del pie del arbusto que estén débiles y las ramas cruzadas.

La poda de floración no es conveniente cuando la mata tenga capullos. Después de la floración es bueno despuntar las ramas por encima de la segunda o la tercera yema.

Multiplicación

Se puede hacer por semillas, estacas, injerto y acodo. Las semillas germinan en terrenos ácidos, con buen drenaje.

Generalmente las camelias se producen por medio de estacas de 7 a 15 cms de largo con 2 o 3 hojas que se siembran a mitad del verano. El injerto se puede realizar para mejorar una variedad y el acodado se puede hacer en primavera, pero requiere de uno a dos años para la formación de las raíces.

Enfermedades

La pueden atacar los pulgones, cochinillas y el hongo fumagima. Puede presentar moteado de las hojas, manchas plateadas o agallas fóliales, las cuales hay que controlar con fungicidas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad