India y el medio ambiente

India y el medio ambiente:
Un primer ministro que se cree y promueve la transición ambiental

A principios de este mes, el primer ministro de la India, Narendra Modi, fue galardonado junto al presidente francés Emmanuel Macron con el premio “Campeones de la Tierra” en la categoría de “Liderazgo Político”, que concede la ONU para agradecer el compromiso de los líderes políticos con el medio ambiente.

En el caso del primer ministro indio, fueron reconocidos especialmente sus esfuerzos por reducir el uso del plástico y promover la energía solar en la India, después de que el Gobierno de Modi anunciara en el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio) su propósito de acabar con el plástico de un solo uso para 2022, promesa que se convirtió automáticamente en la más ambiciosa de las acciones globales para combatir la contaminación por plásticos.

India y el medio ambiente. El problema de los plásticos en la India

Mientras que la India, cuya economía está experimentando un crecimiento vertiginoso, no está entre los países que más plástico consumen -cada habitante utiliza cerca de 11kg de plástico al año, una cifra relativamente baja en comparación con los más de 100 kg por persona que se consumen en Estados Unidos- tiene sin embargo una deficiente gestión de residuos. Del total generado, al menos el 40% de los residuos plásticos ni siquiera se recogen, y el abandono de estos restos acaba contaminando las aguas, atascando las alcantarillas y degradando el suelo, entre otras de sus consecuencias ambientales.

Desde el anuncio de esta meta para 2022 por parte del ministro de Medio Ambiente indio, algunos estados ya han prohibido el uso de algunos productos desechables, y han comenzado a reemplazarlos por artículos de papel o de tela. El estado que abarca la ciudad de Bombai decidió prohibir por completo la producción y comercialización de productos de plástico y poliestireno: desde su manufactura hasta su uso, pasando por el transporte, distribución, almacenamiento, venta e importación; aplicando multas que van desde los 63 euros para primeras infracciones hasta los 315 euros y tres años de cárcel para reincidentes.

Impulso a la energía solar

El gobierno de Modi también pretende llevar la iniciativa en la transición energética en la India, donde, de los más de 1.300 millones de habitantes (es el segundo país más poblado del mundo) 300 millones todavía no tienen acceso a electricidad.  Hasta ahora, la energía se produce mayoritariamente con carbón, pero, con el nuevo compromiso del país por transformar su sistema energético en uno más verde y eficiente, se pretende añadir un 50 por ciento más energía solar y eólica a la instalada en Estados Unidos y que la generación renovable suponga el 20% de la energía total del país.

Uno de los proyectos más destacados que reflejan el liderazgo de la India en la revolución global de las renovables es la construcción recién terminada del parque solar más grande del mundo, bautizado como “Shakti Sthala” y situado en Pavagada. El parque, que ha contado con un presupuesto de 2.530 millones de dólares, tiene una superficie de 5.261 hectáreas y capacidad para generar hasta 2GW de energía, suficiente para alimentar a 700,000 hogares. Gracias a este nuevo impulso a las renovables, los costes de la energía renovable se han visto muy rebajados, de forma que el precio del kilovatio por hora cayó de los 12 céntimos/kWh en 2014 a los cuatro céntimos/kWh en el caso de la solar a finales de 2017, pasando a ser más barata que el carbón.

Cooperación internacional

La India también tiene proyectos de impulsar las renovables en el ámbito internacional. Entre los anuncios más recientes está la construcción de una central bioeléctrica y un parque eólico en Cuba que, financiado por el país asiático, tendrá capacidad para generar 50 MW en el país caribeño. Lo hará en el marco de la Alianza Solar Internacional (ISA, por sus siglas en inglés), una organización promovida por Modi con el objetivo de recaudar un billón de dólares para promover la generación solar y la tecnología en 121 países. La plataforma, en vigor desde finales de diciembre del 2017, fomenta la cooperación entre los países desarrollados que disponen de tecnología solar y los que están en vías de desarrollo, situados entre el trópico de Cáncer y de Capricornio y que quieren desarrollar su potencial en el sector.

Durante la primera Asamblea de la ISA, celebrada entre el 2 y el 5 de octubre de este año, Modi señaló que, en adelante, el sol jugará en el futuro el mismo rol que el petróleo ha tenido durante las últimas décadas con respecto a la generación de energía a nivel mundial. En este sentido, manifestó su esperanza por que la ISA se convierta en una versión de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) pero orientada a la energía solar.

No Comments