Teñir para la moda: por qué nuestra ropa es tan mala para el medio ambiente

El Dr. Alan Hudd es científico de materiales y experto en inyección de tinta industrial con más de 250 patentes a su nombre. En 2014, Alan fundó Alchemie Technology con la misión de revolucionar la forma en que se produce nuestra ropa eliminando la contaminación del proceso de teñido.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26, en noviembre de 2021, cerca de 200 países acordaron recortes urgentes en las emisiones de gases de efecto invernadero, para mantener 1,5 grados al alcance y alcanzar el cero neto para 2050.

Para hacer esto, debe haber un cambio sistémico en la industria global, pero algunas industrias tienen más responsabilidad que otras.

La industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo. Utiliza enormes cantidades de energía y agua y genera hasta el diez por ciento de las emisiones globales de CO2.

Dr. Alan Hudd Fundador de Alchemie Technology

La industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo. Utiliza enormes cantidades de energía y agua (un estimado de 93 mil millones de metros cúbicos al año) y genera hasta el diez por ciento de las emisiones globales de CO2.

Se prevé que el consumo de prendas de vestir aumente un 63 % a 102 millones de toneladas al año en 2030, según un informe de 2017 Informe Pulso de la industria de la moda. Entonces, sin una acción urgente, el problema solo empeorará.

Sin embargo, la causa del problema también podría ser la solución. Debido a los rápidos métodos de producción de la industria de la moda, el sector es capaz de realizar mejoras significativas y rápidas, lo que podría ayudar a resolver la crisis climática.

Es uno de los mayores contribuyentes al problema, pero también tiene el potencial de reducir drásticamente las emisiones de carbono.

Problemas en la industria de la moda

Cuando se piensa en la sostenibilidad y la responsabilidad corporativa en la moda, muchas personas piensan en talleres clandestinos. Este es, por supuesto, un tema importante y que ha sido el foco de investigaciones y revelaciones. . Lamentablemente, el escándalo de la ropa de Leicester y el colapso de una fábrica en Bangladesh en 2013 aún ocupan un lugar preponderante en nuestras mentes.

El reciclaje es el otro tema destacado, que muchos países han estado tratando de abordar durante más de una década. El reciclaje de ropa vieja, el uso de materiales reciclados y la reutilización de prendas obsoletas y sin usar ayudan a hacer importantes contribuciones positivas.

Sin embargo, hay una fuente de daño ambiental de los textiles que se pasa por alto con demasiada frecuencia: el proceso de teñido tradicional. La mayor parte de nuestra ropa todavía se tiñe con tintes industriales y baños químicos, que apenas han cambiado en siglos.

Cómo los tintes industriales envenenan nuestro planeta

Canva

Dentro del sector textil y de la moda, el factor que más contribuye al cambio climático es el teñido y el acabado, los procesos mediante los cuales se aplican color y otros productos químicos a los tejidos. Estos son algunos de los procesos industriales más contaminantes del mundo.

El teñido y el acabado son responsables del 3 % de las emisiones mundiales de CO2 (se prevé que aumenten a más del 10 % para 2050). Eso es más que el CO2 producido por el transporte marítimo y la aviación combinados. También causa más del 20 por ciento de la contaminación global del agua.

Las aguas residuales producidas por el teñido contaminan el manto freático, llegando a ríos y océanos. También se utiliza para regar los campos. Este es un problema importante en países que aún dominan la industria del teñido, como China, Bangladesh, Tailandia e Indonesia.

El teñido y el acabado también pueden ser un sector peligroso para trabajar. A principios de enero de 2022, seis trabajadores de una planta de teñido en India murieron después de inhalar gases tóxicos causados ​​por un vertedero ilegal de productos químicos de desecho.

Hacer que la fabricación sea más sostenible

Canva

Mi empresa, Tecnología de alquimiacon sede en Cambridge, es una de las empresas de tecnología limpia decidida a marcar la diferencia e introducir procesos de fabricación más sostenibles en la industria de la moda.

Nuestra máquina de teñido digital EndeavourTM, que no produce aguas residuales y reduce el consumo de energía en un 85 % en comparación con el teñido tradicional, ya está en producción.

Acabamos de enviar una máquina a Taiwán, donde formará la pieza central de un nuevo centro de demostración y sala de exposición de Alchemie en Asia. Taiwán es un país comprometido con las soluciones de fabricación con bajas emisiones de carbono y respetuosas con el medio ambiente.

Nuestro objetivo es impulsar una revolución de teñido sostenible en la región y alentar a más marcas y fabricantes a unirse.

No estamos solos al tratar de impulsar el cambio. Alchemie se unió recientemente al proyecto D(R)YE Factory of the Future, lanzado por Fashion For Good para acelerar el cambio del procesamiento húmedo al seco en la cadena de suministro textil. A finales de este año se publicará un informe que detallará la diferencia que las innovaciones en el pretratamiento y la coloración de textiles pueden suponer para la reducción de emisiones y el consumo de agua.

Cómo la industria de la moda puede cumplir sus compromisos de la COP26

Muchos países ya están haciendo grandes progresos hacia soluciones textiles más sostenibles. En Bangladesh, el gobierno ha promulgado una ley que obliga a las fábricas a instalar plantas de tratamiento de agua. En China, el gobierno ha estado criticando duramente a las fábricas textiles altamente contaminantes.

Sin embargo, para cumplir los compromisos de la COP26, los consumidores, las marcas y sus fabricantes deben trabajar juntos y exigir que la ropa se fabrique de formas menos dañinas. También se requiere el apoyo del gobierno y la legislación si vamos a hacer la transición del teñido húmedo al seco.

Ningún país o empresa puede impulsar el cambio por sí solo. Toda la cadena de suministro debe trabajar en conjunto para reducir el uso de energía y evitar que el agua contaminada se vierta en los ríos.

De esta manera, la industria de la moda puede hacer su contribución a las promesas hechas en la COP 26 y pasar de ser un contaminador del medio ambiente a un futuro sostenible.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad