Reutilizar es reciclar. Claves para no generar basura.
15765
post-template-default,single,single-post,postid-15765,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Reutilizar es reciclar. Claves para no generar basura.

Reciclar solo cuando sea imprescindible y aprender a reducir drásticamente tus desechos sin dejar de lado lo que amas y las comodidades modernas, solo te requerirá un poco de disciplina y un cambio de hábitos. Piensa si realmente necesitas ese artículo antes de comprarlo. Cuantas más cosas compres, más basura generarás. Si puedes hacer que las cosas que ya tienes cumplan una doble función, generarás menos basura a largo plazo.

 

 

No compres productos envasados

 

  • Lleva tus propias bolsas para llenarlas con productos a granel en el supermercado.
  • Evita comprar artículos empaquetados en porciones individuales. Por ejemplo: compra una botella grande en vez de cuatro pequeñas.
  • Compra granos, pasta y fruta seca al por mayor, pagarás menos embalaje y transporte,
  • En el mercado, pídele al carnicero que envuelva la carne en papel durazno y que luego pegue el precio por encima para mantener el papel doblado. Este papel es resistente al agua y al aceite y sirve para envolver carne de res y de cerdo.
  • Compra frutas y verduras frescas y sin embalar.
  • Antes de comprar, verifica si el envase es reciclable en tu zona.
  • Cuando vayas de compras al supermercado usa bolsas de lona en vez de papel o de plástico.
  • Pídeles a los empleados de la tienda que no pongan en bolsas los artículos que ya están envasados, empaquetados o que tienen bolsas.
  • No pidas bolsas si solo compraste artículos que puedes llevar fácilmente o si los artículos van a ir directamente del carrito de compras al coche y de este a la cocina.
  • Empaqueta tus compras tú mismo y ahorra en tiempo y en bolsas.
  • Si no puedes evitar recibir una bolsa de plástico de la tienda, reutilízala como una bolsa de basura para el baño o para las habitaciones.
  • Evita usar papel y no imprimas hojas si puedes ver la información desde el ordenador.
  • Recibe y procesa los estados de tu cuenta bancaria y paga recibos de forma electrónica.
  • Lee periódicos y revistas en línea si están disponibles en Internet .
  • Evita coleccionar folletos. ¿Ibas a leerlos de todos modos?
  • Usa bolsas de regalo reutilizables. Incluso puedes hacer tus propias bolsas de regalo de tela.

 

Dona o vende lo que no necesites

 

 

Elige reutilizar

 

  • Deja de comprar ropa nueva y comienza a comprar sólo cosas de segunda mano.
  • Usa servilletas de tela en vez de servilletas de papel o toallas de papel.
  • Usa recipientes de alimentos reutilizables en vez de bolsas de plástico o bebidas preenvasadas. Si usas bolsas de plástico con cierre para almacenar los alimentos, puedes lavarlas y reutilizarlas varias veces.
  • Evita usar platos, manteles o vajilla de plástico desechable.
  • Usa una toallita en vez de toallitas desechables para el rostro.
  • Usa toallas de tela para la cocina y el baño.
  • Limpia con toallas de felpa en vez de toallas o toallitas de papel.
  • Mantén y repara en vez de remplazar.

 

Usa menos

 

  • Aprende a preparar tus propios productos de limpieza y belleza
  • Reduce tus posesiones al vender, donar o regalar las cosas superfluas de tu vida.
  • Compra solo la cantidad de algo que sabes que puedes usar antes de que se eche a perder.
  • Piensa en la durabilidad de los productos. Procura elegir uno que vayas a usar durante mucho tiempo y que puedas mantener y reparar si es necesario
  • Vacía la basura sin remplazar el forro cuando no esté muy sucio. Y reutiliza las bolsas del supermercado como forros de botes de basura donde sea posible.
  • Usa solo la cantidad necesaria de jabón y detergente.
  • Cocina en casa. Los ingredientes crudos a menudo vienen menos envasados que los alimentos preparados en caja.
  • Alquila antes de comprar cosas que solo vas a usar una o dos veces.
  • Usa tu biblioteca pública local.
  • Compra pensando en la durabilidad del producto.Cada vez que sea posible, elige un producto que usarás durante un largo tiempo y que podrás mantener y reparar si es necesario. Esto podría costar un poco más al inicio, pero al final te ahorrará desperdicios y dinero.
  • La durabilidad también se aplica al estilo y a la moda. No siempre es posible darse cuenta antes de comprar un producto qué tan pronto este se volverá totalmente obsoleto. Sin embargo, normalmente es posible comprar estilos simples y clásicos que te gusten y puedas usar o mostrar en tu casa durante un largo periodo de tiempo.
  • Reducir la cantidad de desperdicios que produces a menudo puede ahorrarte dinero. Traer tu propio almuerzo de casa en recipientes reutilizables te ahorra bolsas de compras y comprar almuerzos en la escuela o el trabajo.
  • Averigua si puedes reducir tu factura de la basura si reduces tus desperdicios. Muchas ciudades cobran por el bote o la bolsa u ofrecen una tasa menor por usar pequeños o pocos contenedores para ordenar la basura semanalmente.
  • Comienza a planear potenciales situaciones que puedan generar desperdicios. Di “NO” a cosas como bolsas de plástico y papel en tiendas o recibos.

 

Beneficios de ser una persona libre de basura

 

Ahorrarás dinero

  • Haz la lista de la compra antes de ir al supermercado lo para estar preparado. De esta manera no adquirirás artículos costosos por impulso.
  • Si compras alimentos a granel, no pagarás por el embalaje.
  • No compres ropa nueva; compra en tiendas de segunda mano. Obtendrás tu ropa a un precio muy rebajado.

 

Te alimentarás mejor

  • Compra alimentos no envasados. Aliméntate de frutas y vegetales orgánicos, granos enteros a granel y legumbres, y de comida local de temporada.
  • Si sigues estos consejos conseguirás dejar de ir corriendo al supermercado antes de que cierre porque no has comprado adecuadamente, y habitualmente no pedirás a domicilio porque contarás con la comida que necesitas.
No Comments