¿Puede el amor por la música unir a las personas en la lucha contra el cambio climático?

_Linda Adams es directora de asociaciones de la plataforma de acción climática Ecologi. Aquí comparte sus pensamientos sobre cómo la industria de la música puede liderar la acción climática y reducir sus emisiones de carbono. _

Cuando la gente piensa en las causas del cambio climático, es posible que la industria de la música no reciba tantas críticas como otros sectores que tienen un impacto ambiental visible y muy publicitado.

No siempre vemos o escuchamos sobre el impacto que tiene la música en el planeta, lo que significa que rara vez es parte de la conversación sobre el cambio climático.

ecológico

Sin embargo, el mundo de la música ha comenzado a reconocer la importancia de limitar las emisiones de carbono asociadas con la industria. Los sellos discográficos y los artistas se han unido para abordar la acción climática al firmar el Pacto Climático Musical.

Coldplay ha anunciado que su próxima gira reducirá las emisiones de carbono en un 50 por ciento en comparación con su gira anterior. Ed Sheeran tiene planes de reconstruir la mayor parte posible del Reino Unido.

Cifras recientes sugieren que la música en vivo solo en el Reino Unido genera 405.000 toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero cada año. Eso lo convierte en un contribuyente considerable al cambio climático y destaca la necesidad de que más artistas y sus seguidores sigan su ejemplo.

La música es amada en todo el mundo y está culturalmente extendida, y es una parte importante de la vida de muchas personas. Por lo tanto, a todos los aficionados a la música les interesa encontrar formas más sostenibles de seguir disfrutando y experimentando la música.

El industria de la música necesita evaluar el impacto que está teniendo en el planeta y esbozar soluciones para minimizar el daño que está causando.

Colaboración

Para abordar el cambio climático de manera efectiva, los artistas deben trabajar activamente en colaboración con sus sellos discográficos y otros músicos. Debe haber un esfuerzo concertado dentro de la industria para tomar medidas; no basta con que unos pocos artistas asuman la responsabilidad y actúen solos.

Grupos como Música declara emergencia ya muestran que la industria está dando un paso en la dirección correcta, con artistas unidos para declarar una emergencia climática.

Los artistas también pueden trabajar con organizaciones para ayudar a compensar sus emisiones de carbono. Liam Payne, Pasajeroy Palacio Real por ejemplo, están trabajando actualmente con Ecologi para compensar sus emisiones de CO2 apoyando proyectos de reducción de carbono, así como financiando proyectos de plantación de árboles.

Passenger recientemente avanzó más en su viaje de reducción de carbono, al asegurarse de que sus álbumes más nuevos estuvieran hechos de material 100% reciclado. Hannah Trigwell, otra artista que se ha asociado con Ecologi, documentó su huella de carbono de pasar un día en el estudio.

Los artistas pueden enviar un mensaje claro a sus seguidores mientras presionan a los organizadores de eventos para que cumplan con los estándares ambientales esperados.

Al tomar pequeñas decisiones como estas, los artistas pueden reducir significativamente su huella de carbono.

Los músicos también pueden colaborar con los organizadores de eventos para tomar decisiones más conscientes sobre los conciertos y festivales en los que actúan. Al elegir jugar principalmente en eventos que dan prioridad a la sostenibilidad, los artistas envían un mensaje claro a sus seguidores al mismo tiempo que presionan a los organizadores del evento para que cumplan con los estándares ambientales esperados.

Un evento que ya está tomando las medidas necesarias es Shambala Festival, que ha eliminado la carne de su catering en el lugar y alimentará el evento de este año con energía 100 por ciento renovable.

Scott Roth/Invisión 2017

Coldplay, quien se negó a comenzar su próxima gira mundial hasta que se implementaron medidas para garantizar la reducción de emisiones, representan el tipo de poder e influencia que los artistas pueden tener si toman medidas reales y obligan a los organizadores de eventos a mantenerse al día con sus objetivos de sostenibilidad.

Predicar con el ejemplo

Si bien es importante que los artistas hagan campaña y hablen sobre la acción climática, esto no es suficiente para lograr un cambio real. Deben predicar con el ejemplo y comprometerse a establecer y cumplir los requisitos de sus propias iniciativas climáticas.

La energía renovable se puede utilizar para alimentar los sistemas de iluminación y sonido involucrados en sus presentaciones en el escenario, garantizar que las rutas de la gira sean lo más eficientes posible y trabajar con los organizadores para brindar opciones de transporte público de bajas emisiones para los fanáticos que viajan a sus conciertos.

Al centrar sus actividades en torno a la sostenibilidad, los artistas pueden allanar el camino para que la industria del entretenimiento garantice su compatibilidad con la crisis climática. A través de campañas activas y liderando con el ejemplo en sus esfuerzos, los artistas también pueden tener un impacto aún más amplio al alentar y permitir que sus seguidores sigan su ejemplo.

Limitar las emisiones de carbono sin limitar la creatividad

La solución más obvia podría ser restringir y limitar las giras y, en su lugar, reproducir espectáculos virtuales. Dua Lipa realizó un concierto virtual mientras su gira se pospuso durante la pandemia y Travis Scott se asoció con Fortnite para realizar un concierto virtual en el mundo de los juegos digitales.

Si bien estos representan una solución novedosa para minimizar las emisiones, no reemplazan la alegría de experimentar la música en un concierto en vivo. Una respuesta a esto podría ser un modelo híbrido en el que los artistas realicen espectáculos virtuales y fechas de giras en vivo para minimizar el impacto de las emisiones de giras en vivo.

Warner Music Group, por ejemplo, está en proceso de crear una sala de conciertos virtual dentro del metaversolo que permite a los artistas interactuar con los fanáticos de forma remota.

El amor por la música conecta a los artistas con sus fans. Esta misma dinámica puede unirlos en la lucha colectiva contra el cambio climático.

A través de su alcance e influencia en sus seguidores, y siendo proactivos y tomando medidas reales, los artistas globales pueden estar a la vanguardia del movimiento para combatir el cambio climático. Solo a través de un esfuerzo global concertado y una reevaluación completa del enfoque de la industria de la música para producir e interpretar, se puede llevar a cabo la acción climática inmediata y efectiva que se necesita.

El amor por la música conecta a los artistas con sus fans. Esta misma dinámica puede unirlos en la lucha colectiva contra el cambio climático. Al comprometerse con el tema, crear conciencia y pedir cuentas entre sí, los artistas y fanáticos pueden tener un impacto real tanto dentro de la industria de la música como en la cultura global.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad