libera basuraleza

Proyecto LIBERA: Naturaleza sin “basuraleza”

Borrar la huella que los seres humanos dejamos en el medio ambiente no es tarea fácil. El impacto de nuestras actividades, a día de hoy, es elevado sobre todo teniendo en cuenta las múltiples formas de contaminación. La basura encontrada en ríos, entornos terrestres y mares lo ponen de manifiesto. Según la ONU, los océanos albergarán en 2050 más plásticos que peces.

Colillas, envoltorios, botellas de plástico, latas, bolsas o toallitas. Estos son los productos que desechamos que más se encuentran en el medio ambiente y que reflejan cómo la dejadez o el desconocimiento humano a la hora de gestionar nuestros residuos comporta un problema para el ecosistema.

Así lo revela el Barómetro de la Basuraleza que Ecoembes, la entidad sin ánimo de lucro que promueve el cuidado del medio ambiente, y la organización conservacionista SEO/BirdLife han desarrollado en el marco de su proyecto LIBERA. Éste consiste en la movilización masiva de personas en grandes batidas para retirar basura de la naturaleza (“basuraleza”) y analizar los diferentes tipos de residuos que, intencionadamente o no, se vierten al entorno natural. El argumento es que, conociendo el origen de nuestros desechos, podremos asegurarnos de que se gestionan correctamente y de que no acaban contaminando el medio ambiente.

Ese es el leitmotiv del proyecto LIBERA, que comenzó hace tres años y que sólo en 2019 ha reunido a más de 30.000 voluntarios y voluntarias, lo que en algunos casos —como en la acción por los ríos, embalses y pantanos— supone hasta un 114% más de participación que el año anterior.

Son lo que ambas organizaciones llaman “héroes LIBERA”; ciudadanos de a pie que se han sumado por su propia carga de conciencia a las diversas acciones de “1m2 por la naturaleza”, que se han llevado a cabo tanto en el campo, los bosques y el monte como en los fondos marinos, en las playas y los mares, así como en los ríos, embalses y pantanos.

En total, en 2019 se retiraron 126 toneladas de basura abandonada en 1.000 puntos naturales distribuidos por toda la geografía española. De todos esos residuos recogidos, se caracterizaron (se analizaron y catalogaron) más de 140.000 objetos.

Ante cifras de este tamaño, afortunadamente los promotores del proyecto —y los héroes y heroínas que se han ido sumando— no están solos. Este último año se han apoyado en nada menos que 866 asociaciones, organizaciones tanto públicas como privadas que han colaborado de múltiples maneras. Por ejemplo, la Asociación Vertidos Cero ha sido la encargada de desarrollar, junto con Paisaje Limpio, las aplicaciones con las que los voluntarios o “héroes LIBERA” han caracterizado los residuos que encontraban. Así, Marnoba y eLitter han sido las herramientas de ciencia ciudadana con las que se han podido recopilar los datos suficientes para comprender el fondo del problema.

Ciencia ciudadana para favorecer el medio ambiente

Desde LIBERA subrayan la importancia que supone disponer de esta información para facilitar el diseño de campañas con las que sensibilizar a la población, así como la elaboración de estrategias de prevención más eficaces.

El consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín, recalcó el hecho de que con esta iniciativa se ha pasado a la acción. “Una acción que pasa por la ciencia como herramienta fundamental, que necesita ir acompañada de un cambio de comportamiento general en la sociedad”, aseveró. También puso en valor el conocimiento científico, la educación y la concienciación como “palancas claves para provocar ese cambio”. “Debemos hacer ver a la sociedad que la basuraleza no es un problema ajeno, sino propio, y ofrecer alternativas que nos hagan a todos parte de la solución”, agregó.

Educación y concienciación

Y es que la idea del proyecto no se quedaba sólo en la recogida y caracterización de residuos. Sólo en 2019 LIBERA ha impulsado tres grandes campañas de concienciación para erradicar el problema del littering: una sobre el impacto del plástico mal gestionado —abandonado— y sus posibles soluciones; otra, sobre la basuraleza en las cunetas de las carreteras; y una tercera sobre lo que implica dejar residuos higiénicos, como toallitas, en la naturaleza, y de tirarlas por el inodoro.

En paralelo a todo ello, el proyecto trabaja en colaboración con colegios para reforzar la educación ambiental en secundaria y el último ciclo de primaria. En el curso de 2018-2019 se apuntaron al programa Aulas LIBERA más de 19.000 estudiantes y, en lo que va de curso (2019-2020), ya hay 400 alumnos nuevos.

Para universitarios organizan también charlas y encuentros con científicos dirigidas a jóvenes, además de contar entre sus acciones con influencers y YouTubers de moda.

LIBERA vuelve a la carga este año 2020, con una batida organizada para entre el 7 y el 15 de marzo, en la que los héroes recorrerán los ríos, embalses y pantanos; y otra el 13 de junio que será la gran cita anual de LIBERA: 1m2 por la naturaleza; que convidará a 13.000 voluntarios a rastrear residuos en 453 puntos del país.

No Comments