¿Por qué son importantes las barreras de coral?

Los arrecifes o barreras de coral son probablemente uno de los espectáculos más maravillosos que podemos presenciar en la naturaleza.

Estos animales coloniales, que sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios, son el hábitat de múltiples especies subacuáticas, como por ejemplo esponjas, ostras, almejas, cangrejos, estrellas de mar, erizos o peces, además de hierbas marinas y numerosos tipos de plantas.

La ONU calcula que el 25% de toda la vida marina —incluidas más de 4.000 especies de peces— depende en algún momento de su vida de las estructuras que forman los arrecifes de coral. Por eso se los considera uno de los ecosistemas más diversos y biológicamente complejos del mundo.

Son, por tanto, de vital importancia para la conservación de la biodiversidad y en caso de desaparecer podrían comportar un riesgo importante para la salud de los mares y, por ende, de las personas.

Por otro lado, los arrecifes protegen la infraestructura costera y atenúan los impactos de tormentas, tsunamis, inundaciones o la erosión, todos ellos fenómenos que ocurrirán de manera más frecuente e intensa a medida que el planeta se siga calentando.

Per se, los arrecifes tienen un valor económico. A nivel mundial, se estima que el beneficio neto total por año de los arrecifes de coral es de casi 30 mil millones de dólares.

Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense: “el turismo y las actividades recreativas representan 9.600 millones de dólares de este monto; la protección costera, 9.000 millones; la pesca, 5.700 millones; y la biodiversidad, que equivale a la dependencia que tienen muchas especies marinas diferentes de la estructura de corales, 5.500 millones”, señalan en su web.

Además está la industria pesquera. Siguiendo con el ejemplo de Estados Unidos —que dispone de arrecifes en Hawaii, Florida, Puerto Rico y algunas islas-colonia como las Virgin Islands o la Samoa Americana—, el Servicio Nacional de Pesca Marítima de EEUU calcula que el valor comercial para este país es superior a los 100 millones de dólares al año.

Las  barreras de coral están en riesgo

Lamentablemente, los arrecifes de coral están en el centro de la diana de la crisis climática. Según el grupo de expertos en cambio climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés), el 90% de estos super ecosistemas podrían estar extintos para el 2050, a causa del calentamiento de los mares—por la emisión de gases de efecto invernadero debida sobre todo a la quema de los combustibles fósiles— y la consecuente acidificación de los océanos (también debida a la actividad humana).

La creciente acidez de los océanos hace que estas criaturas se ven cada vez más incapacitadas para llevar a cabo su proceso de espesamiento, y esto termina debilitando sus estructuras, ya que disminuye la densidad de los esqueletos haciéndolos más susceptibles de romperse, según expuso una investigación de la Institución Oceanográfica Woods Hole. 

¿Por qué los corales se están volviendo blancos?

A pesar de que son famosos por sus colores vibrantes, los pólipos coralinos son en realidad transparentes. Sus colores se deben a las algas que habitan dentro de ellos, y con las que viven en una relación simbiótica. En una situación de estrés térmico, este intercambio de cobijo por alimento no se puede producir, por lo que los corales pierden el alga, se blanquean y se desnutren (se mueren).

Algunas especies, no obstante, son biofluorescentes, es decir, adquieren sus característicos naranjas y rojos al ser iluminados por determinadas ondas de luz. Otras son bioluminiscientes, es decir, crean luz.

No Comments